Con un monto estimado en 600 millones de pesos los nuevos programas estarán destinados a los sectores económicos más vulnerables. Prevén la ampliación de viviendas, refacción de sanitarios y compra de terrenos. La financiación será entre 10 y 30 años, según cada beneficio.

Jueves 25 de junio de 2020. El Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (Iprodha) lanzará nuevos programas para soluciones habitaciones, informó su presidente, Santiago Ros.
Serán unos 600 millones de pesos que estarán destinados a resolver las necesidades de los sectores sociales más vulnerables, que representan el 80 por ciento de las demandas que recibe el Iprodha.
Ros explicó que por un lado lanzan el programa Arreglo mi casa, “un préstamo de hasta 100 mil pesos para que la gente pueda resolver cuestiones básicas como los sanitario: baños, agua corriente y cloacas o ampliación de un dormitorio”.
“El préstamo se deberá devolver en 10 años a una tasa de interés anual del 2,8 por ciento actualizable en Unidades de Vivienda (UVI) que a la vez está limitado al 2 por ciento mensual como máximo. Es decir que no puede superar el 24 por ciento anual. El tomador del préstamo tendrá meses de gracias que no debe superar los 180 días”.
Ros dijo que “la devolución está garantizada con el patrimonio, alguna garantía o débito automático del sueldo”.
También relanzarán el programa de créditos para la construcción de viviendas que incluyen la financiación de compra del terreno. “El adjudicatario del préstamo debe construir la vivienda que nosotros tenemos como prototipo, pequeña, porque es para resolver los problemas básicos. Baño, cocina-comedor, dos dormitorios. Es una vivienda tipo de hasta unos 38 metros cuadrados”, explicó el Presidente del Iprodha.
“El crédito no puede superar los 500 mil pesos y se debe devolver en hasta 30 años con una tasa anual del 2,8 por ciento más el UVI, que no debe superar el 2 por ciento mensual” dijo.
Finalmente, como programa de gestión compartida entre el Instituto y los municipios, Ros mencionó el tercer programa, “destinado a unos 40 municipios de segunda y tercera categoría. Estamos trabajando en un programa de gestión compartida en el cual la comuna pone el terreno con los servicios públicos y el Iprodha otorga el dinero para que construya viviendas de no más de 34 metros cuadrados. Cuando la vivienda está lista, el Instituto instala el techo y entregamos la madera para que el municipio realice el cerramiento perimetral y las divisorias internas de la vivienda”.
“Son viviendas simples, básicas, con título de propiedad y todos los servicios que permiten la habitabilidad de una familia que en la actualidad está alquilando o viviendo de prestado”, sostuvo Ros.
Respecto al recupero de los crédito, Ros está convencido que estas familias podrán pagar las cuotas de los préstamos. “Estas familias, más allá de su condición social, podrán pagar sus viviendas debido a que las cuotas serán acordes a sus ingresos. La experiencia nos demostró que las familias situadas en estas clases sociales, como se dice vulgarmente se rompen el lomo para pagar la cuota de su vivienda”, indicó.

Balance de gestiones nacionales

Ros hizo un balance de la situación del Instituto durante los cuatro años de gestión del expresidente Mauricio Macri y el tiempo que lleva adelante Alberto Fernández como presidente: reconoció, en ese sentido, que durante el Gobierno de Cambiemos “la cuestión habitacional no estaba al tope de la agenda de gestión; mucho menos en la necesaria en el interior del país. Esa impronta golpeó el trabajo del Iprodha en la solución de cuestiones habitacionales en la provincia”, indicó.
“Todo lo que hicimos en construcción de viviendas se llevaron a cabo con recursos provinciales. Al igual que la construcción de escuelas, hospitales y comisarías” sostuvo.
También dijo que con el Gobierno nacional encabezado por Alberto Fernández la situación cambio, “aunque lamentablemente en marzo cuando se desató la pandemia por el Covid19 la situación se complicó”.
“La actual gestión del Gobierno nacional si bien tiene menos recursos que el Gobierno de Macri -porque son recursos nominales afectados por la inflación y la pandemia- lo que hizo que la recaudación fiscal baje. Al igual que el impuesto a los combustibles destinado al Fondo Nacional de Viviendas (Fonavi), de todos modos se preocupó más por hacer llegar los recursos a la provincia” afirmó el funcionario provincial.
Respecto a los fondos provenientes del impuesto a los combustibles, el funcionario destacó que trabajan “con el 60 por ciento de dicho impuesto, lo que implica un impacto muy considerable. Estamos haciendo un gran esfuerzo en mejorar los sistemas, las herramientas, los productos destinados a la gente para que mejore nuestra recaudación. Ya que la pandemia afectó el ingreso de dinero en el bolsillo de la gente”, concluyó Santiago Ros.