Solicitan que el Estado restituya la capacidad productiva de agricultores de Gobernador Roca que sufrieron fuertes pérdidas a raíz de la tormenta.

Sábado 4 de julio de 2020. La violenta tormenta que azotó esta semana a gran parte de Misiones produjo numerosos daños en la zona Centro y Sur, afectando en Gobernador Roca a la producción agrícola, que se suma a la crisis desatada por la pandemia de coronavirus.
En ese sentido, el diputado Martín Sereno (Partido Agrario y Social), solicitó a través de un Proyecto de Comunicación -aprobado sobre tablas el jueves-, que el Poder Ejecutivo -a través del Ministerio del Agro y la Producción y los organismos que correspondan-, asistan con la premisa de recomponer la capacidad productiva de las familias agricultoras que sufrieron grandes pérdidas.
“Los daños fueron muy grandes y por eso consideramos necesario que se actúe de manera urgente para darle una respuesta a esos trabajadores y trabajadoras que quedaron a la deriva y su único sostén es la tierra en la que trabajan”, manifestó el legislador en la sesión virtual.
Los agricultores de Gobernador Roca ven mermadas casi en su totalidad su capacidad productiva tras el temporal que sufrió la provincia el 30 de junio pasado, y afectó varias zonas. Son más de 45 familias productoras de alimentos agroecológicos “que producen alimentos sin veneno” en unos 308 invernáculos que quedaron destruidos y otros con daños parciales, dejando a varias familias sin poder cosechar ni retomar su labor cotidiana
Los diputados del Pays acercaron el relevamiento de los daños al Ministerio del Agro y la Producción: “no hablamos de subsidios en dinero sino que se les provean los insumos que disponían para trabajar”, manifestó Sereno.

“Unas 300 familias afectadas”

alimentos roca

La productora Nidia Pintos, impulsora de la Cooperativa del Pueblo Evita, señaló que el temporal de gran magnitud que los afectó “porque la producción mayoritariamente hortícola está donde viven los productores, y esa producción es la que más se distribuye en toda la provincia”.
Desde el Pays y la Cooperativa consignaron que los más perjudicados son los productores con los que trabajan desde hace unos años. El tornado dañó los distintos invernáculos de Colonia Roca Chica, Yacutinga y parte de Santa Rosa, entre otros. En proximidades de la ruta Provincial 6 los daños fueron más leves.
La mayoría de las familias vive de sus producciones, de manera independiente y conformaron una Cooperativa con más de 300 familias “y la mayoría de ellas fueron afectadas. Los que sufrieron pérdidas totales les será imposible volver a levantarse sin ayuda, y si bien trabajamos organizados y de forma cooperativa, iremos ayudando en la mano de obra; pero se nos hace difícil reorganizar sin ayuda del Estado. Los plásticos son costosos, también las semillas y las estructuras de madera. El relevamiento incluyó a 50 familias y todavía falta recorrer a muchos lugares más, pero la situación es muy complicada sin una ayuda económica o insumos. Esto se agravó, también, por la fuerte helada y las verduras que estaban a cielo abierto se terminaron de dañar”, indicó Nidia.

Destrucción de invernaderos y mudas

daños roca

En Roca Chica viven y plantan los productores hortícolas, Ramón y Hernán Román, padre e hijo, que vieron su producción destruida casi en un 85% a causa de la tormenta. “Fue terrible, duró aproximadamente media hora pero tumbó todas las estructuras, casi en un 85 por ciento. Destruyó lo nuestro como los insumos de los vecinos agricultores. Esto era el único sustento que tenemos, de lo que vive la familia; no contamos con otro ingreso. Hay que empezar de cero”, indicó.
Los productores señalaron que se rompieron las estructuras de los invernaderos y perdieron las mudas de las bandejas que utilizarían para la cadena de producción.
Esta familia trabaja para ellos, de manera independiente, desde hace unos siete años. “Nos independizamos y con mucho sacrificio levantamos las estructuras, ya que todo cuesta mucho y los gastos los cubrimos con la producción hortícola que sembramos”.
Primero empezó su padre, y cuando el joven terminó sus estudios, se sumó al emprendimiento y se dedicaron a los invernaderos, a la producción hortícola y viven solamente de esto.
“Es un orgullo trabajar plantando por nuestra cuenta, hasta que vino ese tornado y nos dejó prácticamente sin nada. Esto viene a destrozar todo la economía de la casa, que la teníamos organizada para solventar los gastos de la familia, y ahora prácticamente hay que empezar de cero”, lamentó Ramón.