Esta norma permitirá cubrir zonas de mayor demanda. Eleva la calidad asistencial y garantiza la cobertura de profesionales según la necesidad poblacional.

Miércoles 26 de agosto de 2020. La Cámara de Representantes sancionó el jueves por unanimidad, la Ley del Sistema Provincial de Residencias de Ciencias de la Salud, y que posibilitará completar la formación integral de profesionales ejercitándolos en el desempeño eficiente y ético de las disciplinas correspondientes, mediante la ejecución personal supervisada progresivamente.
Además, reconocerá en forma efectiva la importancia del sistema de residencias y la incorporación posterior al Sistema Público de Salud de Recurso Humano Médico altamente capacitado en la provincia, en los lugares con mayor demanda y escasez; asegurar como resultado final la elevación de la calidad asistencial, y garantizar la cobertura de profesionales según la necesidad poblacional.
El Proyecto de Ley fue elaborado y presentado en 2016 por los diputados, Martín Sereno y Héctor Bárbaro (MC), quienes propusieron crear el Programa de Reparación Histórica de Recursos Humanos en Salud, destinado a satisfacer la demanda existente de profesionales médicos en Municipios de la provincia, y asegurar la provisión y atención de la población de manera igualitaria, accesible y equitativa estimulando la presencia y radicación de profesionales en los Municipios de la provincia.
Luego se sumó la iniciativa de los legisladores Oscar Alarcón, Carlos Báez y Roberto Chas Roubineau, todos del bloque del Frente Renovador y que ya cumplieron sus mandatos, solicitando crear el Programa Especial de Residencias Médicas Unificadas y de Fortalecimiento Salarial.
Los médicos con residencia por especialidad básica o posbásica en zonas desfavorables, percibirán un sueldo de tiempo completo con dedicación exclusiva, más un adicional equivalente a un 40 por ciento por la zona y un adicional del 25 por ciento por especialidad.
Los profesionales que estén trabajando en zonas desfavorables sanitarias, sin residencia hecha ni especialidad, percibirán el sueldo por tiempo completo, con dedicación exclusiva, más un adicional por zona desfavorable del 40 por ciento.
También habrá contrato para el cónyuge o conviviente de la o el profesional médico, con el objetivo de favorecer y fortalecer su arraigo personal y familiar y una vivienda provista por el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (Iprodha).

“Buscamos el arraigo médico”

“Estos dos proyectos, tanto el creado por el actual ministro de Salud Pública, Oscar Alarcón y otros colegas, como el que elaboramos en conjunto con el diputado mandato cumplido Héctor “Cacho” Bárbaro son del año 2016, cuando empezamos a pensar y a proponer opciones para optimizar la atención y el acceso al derecho a la salud de los misioneros y misioneras. Trabajamos mucho con Cacho (Bárbaro) para hacer este proyecto, fueron horas de entrevistarnos con trabajadores y trabajadoras de la salud de diferentes Municipios; de debatir, pensar y tratar de plasmar en una ley, propuestas que realmente sirvan a ese objetivo, buscando generar las condiciones más favorables posibles para propugnar el arraigo de los profesionales médicos en las zonas más alejadas de los grandes centros urbanos”, expresó en la sesión a través de videoconferencia el diputado Martín Sereno (Frente Popular Agrario y Social).
Destacó que parte de esta ley apunta a que en todas aquellas zonas más rurales y limítrofes, en pueblos como El Soberbio, San Antonio, Irigoyen, Andresito, Libertad, que están a mucha distancia y que tienen menos zonas de confort, caminos y posibilidades de esparcimiento, tengan médicos que quieran radicarse en esos lugares.
“En San Antonio vemos cuánto cuesta que se queden. Los médicos y médicas llegan, están un tiempo y se van, y ese ciclo se repite y siempre son los habitantes, hombres, mujeres y niñes de la colonia los que sufren ese ir y venir de los profesionales”, señaló Sereno.

Ley superadora

El legislador consideró que es entendible que los y las médicas no logren arraigarse, por diversos motivos. “Por ejemplo no están cómodos, porque quizás su compañero o compañera no encuentran ocupación, y además es difícil conseguir una vivienda o el incentivo económico para permanecer en el lugar, soportando y resistiendo algunas incomodidades como los cortes de luz, de agua potable; la falta de caminos, “problemas de infraestructura y que todavía tenemos pendientes con nuestro pueblo.
Por eso nuestro desafío fue buscar mecanismos para compensar de alguna manera esas vicisitudes que requieren de muchísima vocación para ejercer la profesión en nuestras zonas de frontera.
Así fue que en 2016 plasmamos este proyecto, que tiene mucha coincidencia con lo planteado luego también por el doctor Alarcón y sus pares autores del otro proyecto. Nos juntamos y pudimos trabajar, consensuar y construir en conjunto un proyecto de Ley superador, como un claro ejemplo de lo que es el trabajo en la política cuando se piensa exclusivamente en los beneficios para nuestro pueblo.
Para el PAyS, la sanción de esta Ley es motivo de celebración porque estamos dando un salto cualitativo en las posibilidades de acceso a la salud especialmente de nuestra gente del interior profundo”, enfatizó el diputado Sereno.