El mundo superó el millón de muertos por coronavirus, cifra alcanzada en poco menos de diez meses desde que se disparó la enfermedad. Un millón de muertos después, el mundo cambió. El que conocimos no existe más. Pero tampoco podemos comprender cómo es, cómo será, el nuevo mundo que ya llegó.

Miércoles 30 de septiembre de 2020. En este medio periodístico nos propusimos no contar muertos por coronavirus, pero la cifra se convirtió en la misma noticia: el mundo superó, este fin de semana, el millón de muerto por esta enfermedad que tuvo en enero de ese año, el 11 de enero de este año, a su primera víctima registrada en China, donde todo comenzó.
Esta epidemia llegó más tarde a América del sur y allá por marzo, la emergencia sanitaria buscó frenar, en nuestra región, la suma de casos que hoy, en conjunto, se lleva la vida de unas dos mil personas por día.
Si, dos mil personas por día mueren en América del Sur por Covid19. Más de un millón de muertos registra el mundo en 10 meses de pandemia. El número de infectados en el planeta superó las 32 millones de personas.
La malaria en 2018 provocó 405 mil muertes.
El VIH provocó en 2019, 690 mil muertes, de las 32 millones de muertes que produjo desde los años 80 cuando se declaró en el planeta.
La gripe común mata entre 290 mil y 650 mil personas cada año.
La gripe de 1957 causó la muerte de un millón de personas.
La gripe de Hong Kong en 1969 causó la muerte de un millón de personas.
La gripe de hace cien años, la que se desató entre 1918 y1920 dejó unas 50 millones de personas muertas. Es la cifra más citada. La más escandalosa. La más escalofriante ya que fue la pandemia más mortífera de la historia del planeta.
Pero en ese mundo que conocimos, la economía pretende ser más importante que la salud porque el capitalismo, en definitiva, tiene a los seres humanos como herramienta y por lo tanto, somos reemplazables.
Nueve meses después, y un millón de muertos, ni el caos social ni el político llegaron, como tampoco llegó a su techo el número de víctimas ni, por supuesto, los porcentajes del desastre económico.
En sólo 10 meses hay más de un millón de víctimas fatales. Lo vamos a repetir.
En sólo 10 meses, nunca tantos países habían estado a la vez en recesión desde 1870.
Según la Fundación Gates, 35 millones de personas cayeron en la pobreza extrema sin dimensionar, todavía, lo que provocará la crisis sanitaria que está lejos de resolverse.
Con más de un millón de muertos, estamos mejor preparados y con vacunas en el horizonte.
Un millón de muertos, casi toda la población de Misiones, para poner en perspectiva. Es un número arbitrario que puede sonar a poco, o a catastrófico: “un muerto es una tragedia. Un millón, es una estadística”, dice la frase atribuida a Stalin.
Pero un millón de muertos después, el mundo cambió. El que conocimos no existe más. Un millón de muertos después tampoco podemos comprender cómo es, cómo será, el nuevo mundo que ya llegó.