El Gobernador de Misiones y el Presidente argentino mantienen el buen diálogo después del veto de este a la posibilidad de que la Provincia se convierta en una zona aduanera. De todas maneras Oscar Herrera Ahuad insiste en esa línea.

Martes 15 de diciembre de 2020. No hay cortocircuito entre el Gobierno de Misiones y el de Alberto Fernández, que este lunes vetó la promesa y la Ley que le permitiría a Misiones convertirse en zona aduanera, con impuestos diferenciales, para poder hacer frente a las asimetrías que afecta a esta provincia rodeada por Brasil y Paraguay.
Aunque la noticia sorprendió a propios y extraños, este lunes y este martes, el gobernador Oscar Herrera Ahuad dijo que siguen conversando y que Misiones insistirá con la zona aduanera, descartando así –al menos por ahora-, cualquier otra alternativa que, además, sea de menor envergaduras que la acordada en el campo política y convertida en Ley en el campo legislativo de la Argentina.
Este martes nuevamente Herrera puso paño frío a la situación y aseguró que volvió a hablar con Alberto Fernández, donde cada uno defendió sus posturas e intereses, pero con proyección constructiva. En ese sentido dijo que decidieron llevar adelante una ronda de negociaciones de trabajo a partir de la comunicación que tuvo con el Presidente este lunes por la noche, para analizar la salida para Misiones tenga lo que le corresponde, “sin pedir de más”, sobre la base del buen diálogo y la agenda de trabajo acordada entre ambas jurisdicciones, explicó el Gobernador, asegurando que pese a la sorpresa de este veto, Misiones no se puede detener.

Foto de archivo.