El peronismo no perdona. Ahora Aníbal Velázquez se sumó a las críticas por el veto presidencial a la Ley que permitía la zona franca para Misiones. Dijo que esta medida sorpresiva afecta la credibilidad y que a los dirigentes de Buenos Aires les falta más peronismo y menos progresismo, al igual, que conocer más el país profundo.

Martes 15 de diciembre de 2020. Aníbal Velázquez, dirigente político y gremial reclamó más peronismo y menos progresismo al Gobierno Nacional y a la figura del presidente Alberto Fernández, en el contexto del veto presidencia l a la Ley que le permitiría a Misiones convertirse en zona aduanera. Esa ley antes fue una promesa, un acuerdo y una negociación que avanzó aún cuando Chaco y Formosa presionaron para subirse a la propuesta de Misiones.
Este fin de semana se conoció la intención del veto que se oficializó, finalmente, este lunes, para sorpresa de todo el arco político local.
“Al Gobierno nacional le falta más peronismo y menos progresismo, porque el peronismo avanza y resuelve. Cumple”, enfatizó Velázquez cuando fue consultado por la prensa posadeña, donde también aventuró que este veto puede ser una exigencia del los ajustes que pide el Fondo Monetario Internacional (FMI). Entiende el dirigente que “si Alberto hubiera querido”, determinan en alguna reglamentación las particularidades únicas de Misiones para que la provincia consiga esta medida necesaria para la economía y el desarrollo. “No sé, por ejemplo decir que es para las provincias que tengan un 70 por ciento de límites internacionales, por ejemplo”, dijo.
Pero más allá del veto en si mismo, que preocupa a la dirigencia política y de Gobierno, Velázquez entiende que el error más grave está en no darse cuenta que el Gobierno pierde credibilidad. “Eso es lo más grave; la pérdida de credibilidad porque en política, las promesas se cumplen y no se permite que se perjudique la credibilidad. Al menos es así en el peronismo”, aseguró.
“Hay que cumplir y Alberto no cumplió. Estamos muy preocupados; necesitamos reajustar la concepción de lo que entendemos como movimiento nacional y popular. La segunda carta de Cristina (Fernández de Kirchner) marca el camino. Ahora el Gobierno tiene que recuperar la credibilidad porque los que votan no son los del FMI ni la tapa de un diario hegemónico sino la gente de todo el país”.
Para Velázquez, el otro problema que afecta al Frente de Todos es que el poder no conoce la Argentina profunda y que Gobiernan desde Buenos Aires, donde nunca ganaron una elección: “ganen al menos una elección en la ciudad de Buenos Aires”, chicaneó, para resaltar el gran desconocimiento que tienen sobre el país. “Hay que atender a la Argentina toda. Sin el peronismo no se ganan elecciones en la Argentina”, concluyó.

Foto de archivo.