Después de años Misiones logró acordar soluciones en la compra de energía. Energía de Misiones Sociedad Anónima (EMSA) paga al día 480 millones al mercado mayorista. EMSA podrá acogerse al artículo 87 de la Ley Nacional de Presupuesto 2021 que establece que las distribuidoras de energía que están al día con Cammesa pueden refinanciar sus deudas a 60 meses.

Lunes 21 de diciembre de 2020. Misiones se podrá acoger al artículo 87 de la Ley de Presupuesto nacional 2021 que crea un régimen crediticio especial para distribuidoras eléctricas. De esta forma, Energía de Misiones Sociedad Anónima (Emsa) podrá refinanciar su deuda con Cammesa en 60 cuotas iguales y consecutivas.
Según fuentes de la empresa provincial de energía, la deuda –con los descuentos correspondientes por la deuda que mantiene la Nación con Misiones por las regalías de Yacyretá- se ubican en torno a los 1000 millones de pesos.
En la actualidad Emsa está al día con Cammesa, la distribuidora mayorista de energía. Paga en tiempo y forma la factura mensual que se ubica en torno a los 480 millones de pesos mensuales.
Al estar al día, la empresa estatal misionera puede negociar la deuda. Es decir, dividir los 1000 millones de pesos en 60 cuotas, lo que significaría una erogación mensual de unos 160 millones de pesos mensuales. “Nosotros estábamos esperando la reglamentación del artículo 87 para sentarnos a negociar con Cammesa”; dijo un directivo de Emsa.
En principio la deuda de Emsa con Cammesa se ubicaba en torno a los 12.000 millones de pesos, pero se redujo considerablemente debido al reconocimiento de deuda de la Entidad Binacional Yacyretá en 2015 bajo el gobierno provincial de Hugo Passalacqua.

Cómo funciona el régimen especial
Se estableció un régimen especial de regularización de las obligaciones pendientes de pago de las distribuidoras acumuladas al 30 de septiembre, «ya sean por consumos de energía, potencia, intereses y/o penalidades». Los créditos del Tesoro que reciba cada empresa podrán ser equivalentes hasta cinco veces la factura media mensual del último año de la compañía o al 66% de la deuda existente con Cammesa. La deuda remanente deberá ser regularizada mediante un plan de pagos con un plazo de hasta 60 cuotas mensuales, períodos de gracia de hasta seis meses y una tasa de interés equivalente de hasta el 50% de la vigente en el Mercado Eléctrico Mayorista.
En un principio, el régimen crediticio estaba pensado para negociar con las distribuidoras cómo administrar el congelamiento de las tarifas residenciales desde el primer trimestre de 2019. Desde ese entonces a la fecha, la inflación supera un 70 por ciento.
Según esa lógica, el Estado nacional ofrecería créditos blandos a las empresas eléctricas para que cada gobernación negocie a cuenta de una recomposición tarifaria atrasada. Como está redactado el artículo 87, el acuerdo con cada distribuidora deberá estar validado por el secretario de Energía de la Nación. Habrá que ver si las condiciones están dadas para proceder o resta acotar los riesgos legales de la normativa.

Intereses excesivos
Cammesa cobra intereses excesivos si las empresas si empresas como Emsa se atrasan en el pago mensual de la factura de compra de energía. “Ni bien nos llega la factura tratamos de pagarla debido a que si nos atrasamos los intereses son muy excesivos”, indicaron a Misiones Plural desde Emsa.
“Los intereses van entre el 3,5 por ciento si pagamos entre el 2 y el 9 de cada mes; el 5 por ciento se abonamos el día 10 y el 7,5 por ciento mensual después del día 10”.