Los paraguayos salieron a la calle para reclamar, primero, cambios en el Gabinete y ahora, la renuncia del presidente Mario Abdo Benítez. El mandatario cambió a cuatro funcionarios después de pedirles la renuncia a todos, pero los reclamos y marchas no cesan.

Lunes 8 de marzo de 2021. Las manifestaciones populares por el descontento con del gobierno del presidente paraguayo Mario Abdo Benítez no cesan pese a que aceptó cambiar funcionarios de su Gabinete en consonancia con la exigencia de la población. El viernes, la protesta dejó fuertes enfrentamientos con la policía y el sábado marcharon para pedir ahora la renuncia del mandatario.
Desde la semana pasada, Paraguay vive otro marzo convulsionado, esta vez por las protestas por falta de medicamentos, la no llegada de vacunas contra el coronavirus, la suba del pasaje del transporte de pasajeros y la crisis económica y social. El primero en renunciar fue el ministro de Salud, Julio Mazzoleni -reemplazado de manera provisoria por Julio Borba-, aunque el cambio no calmó los ánimos.
Después, Abdo Benítez anunció el reemplazo del criticado ministro de Educación, Eduardo Romalino Petta San Martín -el ex fiscal de Itapúa de los años 2000-; la cuestionadísima ministra de la mujer, Nilda Romero; el jefe del gabinete civil, Juan Ernesto Villamayor, mientras tiene otros cambios en carpeta.

Marchas e incidentes
Este domingo, en el tercer día de movilización contra la administración de Abdo fue masiva. Exigen su renuncia después que los cambios anunciados no bajaron los niveles de descontento con la gestión actual.
El Presidente dijo que “está consciente de que las personas esperan cambios” que se darán en el transcurso de la semana y rechazó la violencia en las manifestaciones -que costaron la vida de un artesano-.
La oposición política de Mario Abdo Benítez aprovechó el contexto de descontento para reimpulsar un juicio político contra Abdo y Hugo Velázquez.

Un argentino detenido
Un argentino de 27 años fue detenido durante la manifestación realizada en la noche del domingo frente a la casa del ex presidente Horacio Cartes, acusado de provocar disturbios en el lugar donde se realizó la movilización ciudadana contra el Gobierno por la crisis sanitaria y socioeconómica que atraviesa el país. Según la policía, los propios manifestantes ayudaron a detener al supuesto infiltrado.
La manifestación pacífica frente a la residencia del exmandatario buscaba adhesión para impulsar el juicio político contra el presidente Mario Abdo y su vicepresidente Hugo Velázquez, cuando comenzó la represión policial contra los manifestantes con gases lacrimógenos y balas de goma, que dejó heridos entre los ciudadanos.

Improvisación
(Informe del diario Última Hora). El presidente de la República ahora está buscando calmar los ánimos. Improvisa en la recomposición de su Gabinete. Sus principales leales fueron cayendo como naipes en medio de denuncias de corrupción, escándalos y crisis.
La falta de medicamentos y la incapacidad de gestión sanitaria para traer las vacunas contra el Covid terminaron arrastrando a Julio Mazzoleni, hombre leal del equipo de Mario Abdo. Hasta último momento se resistieron a hacer una movida. Sin embargo, en medio del apuro y la crisis que iba subiendo de tono, uno de los que aconsejaron al presidente a desprenderse sin perder más tiempo fue el director paraguayo de Yacyretá, Nicanor Duarte Frutos. “O se va Mazzoleni o todo el Gobierno”, le advirtió buscando abrirle los ojos ante la situación de hartazgo político y social de su gobierno.
El dilema que carga el presidente es la necesidad de designar a sus nuevos ministros. Para el Gabinete Civil está barajando reubicar a Hernán Huttemann, quien fue nombrado como su asesor jurídico buscando de esa manera salvar ese espacio estratégico en la composición del Palacio de Gobierno.
Para el Ministerio de la Mujer, hay interés de un nombramiento político. Gabriela Friedmann, esposa del diputado Hugo Ramírez, entra en la ronda de posibilidades.
Mientras que la cartera de Educación reflota la idea de reubicar a Hugo Cáceres (Unidad de Gestión) o buscar un técnico y especialista en educación para recomponer el diálogo con los sindicalistas y la comunidad educativa en medio de la crisis que se arrastra desde la pandemia.
Una ficha que no quiere perder el presidente es su ministro de Obras Públicas, Arnoldo Wiens, ante los proyectos millonarios en marcha. Sin embargo, los escándalos que giraron en torno a las licitaciones millonarias y algunas direccionadas a favor de la empresa Engineering ponen en aprietos a la decisión presidencial.
En medio de la crisis, los primeros en auxiliar al presidente fueron los dirigentes de base, presidentes de seccionales y ministros que ocupan cargos. Pocos legisladores del Senado. Hay llamativos silencios, como el caso del presidente del Congreso, Óscar Salomón; Juan Afara, y otros referentes de Añetete. Inclusive del propio vicepresidente Hugo Velázquez, quien está en cuarentena según indicaron sus allegados. Sin embargo, se mencionan fuertes operativos a nivel de los diputados en medio de la crispación interna.

Encrucijada política
Auxilio. Mario Abdo sigue apostando al apoyo del cartismo para sostener su gobierno y evitar que haya votos para un eventual juicio político. Esto en medio de las presiones sociales que siguen con las movilizaciones.
Señal. El presidente tuvo que sacrificar a dos jugadores que se resistía apartar de su Gabinete. Juan Ernesto Villamayor (jefe de Gabinete) y a Eduardo Petta (Educación). Ambos cuestionados por la clase política y cuyas cabezas estaban en la mira del cartismo.
Gabinete. Intenta búsqueda para recomponer su Gabinete y reubicar a sus leales en medio de la exigencia de la dirigencia que busca lograr sacar provecho a costa del Estado.
Enojo de aliados. Los seccionaleros fueron los primeros en acudir hasta Mburuvicha Róga para dar respaldo a Marito. Hubo algunas ausencias, principalmente de legisladores de Colorado Añetete y del vicepresidente Hugo Velázquez.

Dilema con las binacionales
El presidente de la República evalúa los cambios de sus ministros por la presión política y ciudadana. Hasta el momento no sabe qué hacer con la suerte en las binacionales. Por un lado debe definir la suerte de su aliado Federico González, quien necesita del acuerdo del Congreso, pero tiene un fuerte rechazo político. A eso también la continuidad o no de Nicanor Duarte Frutos, director paraguayo de Yacyretá. No puso su cargo a disposición.