El Partido Demócrata de Misiones, que acaba de obtener la personería jurídica, irrumpe en el tablero político provincial con la pretensión de construir una alternativa. Aspira a ocupar el espacio de representación que, desde la democracia recuperada de la dictadura más sangrienta de la historia nacional, aquí en la Provincia supieron ganarse en las urnas Roque Fessler con la UCeDé; Jorge Galeano y Claudio Wipplinger con partidos provinciales y Alfredo Schiavoni con el PRO antes de fusionarse con la UCR en JxC.

Jueves 25 de marzo de 2021. El Partido Demócrata de Misiones, que acaba de obtener la personería jurídica, irrumpe en el tablero político provincial con la pretensión de construir una alternativa. Lo inédito es que sincera su posicionamiento de centro derecha en el espectro político, rompiendo con el cinismo discursivo de la política argentina, donde hasta el más ultra y cerril habla como si fuera de centro.
El PD pareciera ser una construcción idealista pero, innegablemente, tiene un anclaje en la historia reciente de la política misionera. Aspira a ocupar el espacio de representación que, desde la democracia recuperada de la dictadura más sangrienta de la historia nacional, aquí en la Provincia supieron ganarse en las urnas Roque Fessler con la UCeDé; Jorge Galeano y Claudio Wipplinger con partidos provinciales y Alfredo Schiavoni con el PRO antes de fusionarse con la UCR en JxC.

Contra los personalismos
Ya en los albores de su constitución del Partido en 2019, los demócratas sostenían que “hay una franja importante del electorado que reclama a los representantes públicos que defiendan conductas correctas en la acción política, que se recuperen los valores republicanos en democracia y que se asuma el compromiso con la libertad y es a ellos a quienes queremos ofrecerles una opción electoral. Entonces, este espacio político nace para estructurarse en una organización con gente que no renuncia a sus valores y con aquellos que no han podido desarrollar su vocación de servicio en los partidos tradicionales. Este espacio está para contrarrestar la arraigada cultura autoritaria donde “el séquito” es más importante que la discusión”.
Integrado por profesionales independientes, docentes, estudiantes y comerciantes pymes, los adherentes al PD se jugaron con los avales para no perder la esperanza de construir alternativas que, observan, se fue diluyendo, por la fuerza de cooptación que tiene la Renovación, pero también –afirman- por las defecciones democráticas que tuvieron esos partidos alternativas debido a la dependencia poco democrática que instauran los personalismos en la toma de decisiones.
Es una crítica al “poder hegemónico” de la Renovación, pero también a expresiones opositoras. Que “no se esmeran mucho por mostrar nuevas caras, ni tampoco nuevos procedimientos. Se repiten candidatos que buscan siempre la reelección, se suma una “reiterada conducta partidaria” donde los cargos principales siempre los ocupan los mismos y con el ascenso de algunos pocos actores nuevos”.
Que empieza predicando con el ejemplo no hay dudas ya que uno de los gestores del Partido desde 2016, Rodrigo de Paula, de reconocida trayectoria en la UCR Misiones, no aparece ni en la Junta Promotora, integrada por el comerciante Jorge Daniel Mohr y el abogado Martín Hubert, ni aparece entre los candidatos.

Lazos nacionales
Destacan en sus documentos que “nacemos para enfrentar ese estilo de hacer política y porque vamos a hacer docencia para el cambio cultural. Porque la deliberación y el consenso son la práctica habitual en un sistema democrático y donde descansa la idea que la victoria o la derrota son consecuencias lógicas del mismo”.
Al hablar de “docencia” y “cambio cultural”, no sólo anuncian un estilo sino que al mismo tiempo denuncian la degradación del debate político de hoy, ganado por las fake news, su reproducción en linchamientos en las redes, la demonización, la judicialización y la simplificación del discurso público que no debate ideas ni proyectos.
Para interpretar el espacio de representación que pretenden ganar cabe señalar que en el orden nacional el PD Misiones tiene una alianza con el PAN del Pocho Romero Feris y lazos con el PD de Mendoza cuya vida institucional es el modelo de construcción. Siempre ha mantenido su autonomía provincial, lo que lo llevó a ser Gobierno tanto con el PJ como con la UCR.
Es decir que esta ruptura con cualquier dogmatismo ideológico electoralmente, centra sus principios en defensa de las instituciones de la República y la democracia y relativiza así las posibilidades de acuerdos con Espert y Milei.
Es una realidad que el PD Nacional es reciente, por lo que cada uno de sus distritos tiene libertad de acción. Así en CABA están dentro del Gobierno de Rodríguez Larreta, en Mendoza se salieron del Gobierno, en Córdoba probablemente vayan con Schiaretti y en Misiones irán solos.
Como dato local: el 80% de las afiliaciones del PD Misiones son de Posadas. De hecho, al día de hoy será el único municipio en el que podrán competir.

Compromiso electoral
En los compromisos que asume el PD Misiones en la Plataforma Electoral se precisa:
Nos aseguraremos de que nuestros candidatos cumplan y ennoblezcan este compromiso:
-“Voto-mandato” o “voto-contrato”. Asumimos el compromiso cívico por la nueva Legislatura y el -Compromiso cívico por el nuevo Consejo Deliberante. Queremos devolver la confianza a los ciudadanos en la democracia, por ello nuestros candidatos hacen este compromiso de honrar el contrato electoral. De esa manera, el no cumplimento de la palabra empeñada, valdrá “como escarnio público”.
-No votar aumentos de impuestos.
-No votar aumentos del gasto público, especialmente incorporación de empleados innecesarios y aumentos salariales en los cargos políticos.
-No votar aumentos de tarifas a empresas de servicios públicos que brindan un mal servicio.
-No votar reducciones ni afectaciones en los haberes de jubilados y de los salarios de empleados públicos.
-No votar ajustes en los presupuestos de Educación y de Salud.
-Nos comprometemos a no buscar la reelección en el mismo cargo una vez finalizado el mandato y dejando pasar un tiempo igual al total del mandato para competir en ese cargo.
-Nos comprometemos a no emplear familiares ni amigos mientras dure nuestro mandato.
-Los empleados que ingresen con nuestros legisladores se irán al final de sus mandatos, dando muestra clara de nuestra intención de reducir el gasto político.
-Nos comprometemos a asumir el compromiso cívico de “promover la honestidad del debate democrático en las próximas elecciones, de modo de contribuir a mitigar los efectos negativos de la divulgación de contenido falso y demás tácticas de desinformación en redes sociales y otros entornos digitales”.
-Nos comprometemos a sumar esfuerzos legales y éticos para construir una agenda pública de prevención y lucha contra la corrupción apoyando la iniciativa de “Ficha Limpia”, a fin de que la ciudadanía cuente con toda la información posible para decidir su voto.
-Legislar sobre mecanismos de control y transparencia para prevenir, disuadir y denunciar aportes de campaña que provengan del narcotráfico, narco terrorismo, lavado de activos, tala ilegal, crimen organizado, trata de personas o del uso indebido de recursos públicos y otras fuentes ilícitas.
-Aplicación de la paridad y alternancia de género en las candidaturas, así como la efectiva inclusión de los jóvenes.