Reivindicando gestualmente la metáfora “con peronismo hay asado”, Mario Esper embistió en contra del modelo neoliberal, de endeudamiento y exclusión que se expresa en Juntos por el Cambio. En Canal 4 de Posadas sostuvo que las elecciones provinciales de junio enfrentan dos modelos de nación y reivindicó la gestión de Alberto Fernández para denostar la actitud disolvente de la oposición cambiemita. Destacó también la gestión del ministro Guzmán y el armado de CFK en el Frente de Todos para afirmar que el kirchnerismo en la provincia se expresa en las listas que integra como candidato. “Los pichados arriba del techo”, observó cuando le preguntaron por la conformación de la listas.

Jueves 6 de mayo de 2021. Reivindicando gestualmente la metáfora “con peronismo hay asado”, Mario Esper embistió ayer en contra del modelo neoliberal, de endeudamiento y exclusión que se expresa en Juntos por el Cambio. En Canal 4 de Posadas sostuvo que las elecciones provinciales de junio enfrentan dos modelos de nación y reivindicó la gestión de Alberto Fernández para denostar la actitud disolvente de la oposición cambiemita.
Invitado como candidato a diputado provincial al programa que conduce Ariel Sayas, Esper que es delegado de la Anses en Posadas, se presentó vistiendo una remera con la inscripción “peronismo y asado”. Un gesto cargado de significación política. Por un lado reivindica el derecho y el deseo de los sectores más empobrecidos a acceder a niveles de consumo inscritos en su cultura y simultáneamente explicita su perfil de militante político que no disocia de su gestión en el organismo del Estado en el que fue designado. Perfil que resalta también al hacer público su apodo privado. Pichi antes que Mario se nutre de la trayectoria política de sus padres Esper y Perié, trayectoria inscripta en las tradiciones del peronismo y de las luchas por la emancipación.
Así, la leyenda en la remera de Pichi es el mensaje que el dirigente Esper no deja que pase inadvertido. Se ganó un lugar en la construcción simbólica del debate político cuando hace un año generó un revuelo en las redes sociales al postear que con el IFE mucha gente come asado. Críticas, odio y descalificaciones que rebotaron en su muro fueron reacciones gorilas que terminaron logrando el efecto inverso: darle dimensión política a la frase. Se transformó en metáfora de sentido, contundente en la batalla cultural en contra de la anti-política.
Esper remató la entrevista en Canal 4 afirmando que en las legislativas hay dos modelos en discusión. Diferencia en ese sentido lo que llama nacional y popular y también que inserta a la provincia en un proyecto latinoamericanista y de inclusión, enfrentado al proyecto que encarna Junto por el Cambio que Esper lo desnuda en la deuda que dejó el gobierno de Mauricio Macri y que considera termina perjudicando a la sociedad generando exclusión y pobreza.
La opción, dice textualmente es “Cambiemos o Frente de Todos”.
Vale, pero Cambiemos es hoy Juntos por el Cambio y el periodista le hizo ver que el Frente de Todos no se presenta en las elecciones sino que es candidato por el Frente Encuentro Popular Agrario y Social para la Victoria.
“Es el Frente de Todos”, dijo categóricamente. Aunque el Partido Justicialista y Kolina (el partido de Alicia Kirchner) están en el Frente Renovador, Pichi consideró que el peronismo tiene una concepción nacional y en las elecciones de junio -afirmó -se expresa el Frente que integra y que cabe señalar tiene como columna vertebral al Pays. “El peronismo –insiste Pichi como militante- está fundamentalmente en las calles y los barrios”.

Pichados arriba del techo
Indagado por el armado de la lista de candidatos a diputados del Frente del Encuentro Agrario y Social para la Victoria, Esper desdramatizó las informaciones que hablaban de conflictos internos. Con lógica destacó que los encargados del entramado de los espacios eran Cristina Brítez y Cacho Bárbaro que tienen representación en el Congreso de la Nación y que al ser la única lista kirchnerista el armado se “define a nivel central”.
No negó que se hayan generado rispideces en las negociaciones y acuerdos por la sencilla razón de que los lugares son limitados. Y para no dejar dudas de la validez de lo firmado reveló que para él “es un orgullo ser candidato”.
Para indagar sobre el estado en que quedaron las relaciones al interior del espacio, el periodista recordó la premisa de que la política no es para pichados. “Pichados arriba del techo”, agregó Esper para restar importancia a los rumores y hábilmente recordó que en Misiones se realizará la primer elección y que probablemente el resultado electoral no esté a la altura de 2019 por lo que hay que evitar estar en boca de Clarín el día después.
También restó gravedad al veto del Presidente a la creación de una zona aduanera especial en Misiones. Lo justificó destacando que debe tomar decisiones en el marco de armonización de políticas con 24 distritos.
Elogió también la gestión del ministro Martín Guzmán “tapando huecos en una situación excepcional” y después de repasar medidas, como el IFE y subsidios a empresas, tomadas durante la pandemia y la reactivación de conectar igualdad entre otras políticas para reafirmar derechos sociales concluyó en que fue posible gracias al Gobierno del Frente de Todos que, subrayó pudo conformarse por “la condición de estratega y estadista de Cristina Fernández de Kirchner”. Esper pone en valor lo actuado en un contexto no sólo determinado por la pandemia sino por la actitud política de la oposición de Juntos por el Cambio que se comporta como un enemigo que traspasa los límites de la disolución social.