Las palabras del ministro Coordinador de Gabinete, Víctor Kreimer, en Plural, refuerzan las del discurso del 1 de mayo del Gobernador de Misiones, donde plantea la necesaria autonomía provincial para tomar decisiones relacionadas con las necesidades de los misioneros, sin intermediarios. Esa línea permitió, dice Kreimer, el equilibrio que hoy muestra la provincia.

Jueves 6 de mayo de 2021. Misiones pone en juego -en las elecciones de junio- la posibilidad de fortalecer el proyecto misionerista que trabaja con prioridad absoluta en los intereses del pueblo frente a opciones que terminan favoreciendo a los mandatos nacionales en desmedro de los intereses provinciales, define con seguridad el ministro coordinador de Gabinete, Víctor Kreimer, en una entrevista con Plural TV, por Canal 4 Posadas.
“En esa línea de trabajo venimos y en esa línea estamos” -insiste- para volver a pedir el acompañamiento en las urnas que le permitan a Misiones seguir tomando las decisiones autónomas que nos permitió, por ejemplo, ser una provincia que logró mantener el equilibrio sano entre la realidad sanitaria y la realidad económica pero también –dice- plantear ante la Nación los reclamos que son justos y la libertad de decidir de manera autónoma sus prioridades. “Eso vamos a votar y estamos tratando de transmitir en toda la Provincia”, dice Kreimer, en declaraciones enmarcadas en la política partidaria y la acción de Gobierno, explicada y ratificada también en el discurso del gobernador Oscar Herrera Ahuad, el 1 de mayo, al dejar inaugurado el período de sesiones ordinarias de la Cámara de Representantes.
Misiones instaló la opción entre el misionerismo federal (la fortaleza del partido provincial que acompaña las políticas federales del Gobierno nacional) pero crítico al centralismo porteño. Es que el Gobierno local entiende que en los últimos meses, en un contexto inesperado de una pandemia muy larga, “quedó en evidencia, con tanta claridad, la importancia de la construcción de un sistema político institucional que pone en primer lugar a nuestra gente”, enmarcado también por “el sistema institucional argentino hace tiempo dejó de reflejar la realidad del país”, tal como reflejó el discurso del gobernador.
Kreimer también tomó y enfatizó las consignas del discurso: “primero misiones, que conceptualmente deja muy claro -en dos palabras- que para nosotros es un juramento y una forma de trabajar todos los días”.

Rumbos claros
Las definiciones de Kreimer en defensa del proyecto fueron contundentes cuando rescata la fórmula de lo que calificó como logros de gestión: “una conducción política clara que marcó el rumbo y que nos permitió llegar hasta acá desendeudados, con previsibilidad económica para poder decidir de qué manera vamos a ayudar, tanto a nuestros sectores productivos, laboral, deportivo; empresarial y popular, por ejemplo”, frente a opciones que terminan priorizando, muchas veces, líneas o decisiones nacionales aun cuando afectan los intereses misioneros, como sucedió con legisladores nacionales por esta provincia que priorizaron las miradas de otros espacios, lejanos a los intereses locales, que no son los que necesita o pide el pueblo misionero, explicó, para reafirmar que en eso, “los legisladores de la renovación están del lado que tienen que estar, del lado de la gente, priorizando nuestros intereses”.

Extraordinaria Misiones
Las particularidades de Misiones en comparación a las demás provincias forma parte del lenguaje político desde hace varias décadas, y fue madurando en los reclamos por las asimetrías económicas con los países que la rodean, por su ubicación geopolítica, por la distancia del país central y hasta por la injusta coparticipación que recibe, una situación de arrastre de varias décadas que tampoco ninguna administración central resuelve: aportamos con la octava y recibimos como la décimo octava provincia”, resumió Kreimer contundente.
Aún así, en ese contexto y de la mano de un espacio que dos décadas en el poder provincial, Misiones se maneja con libertad, insiste: puede demostrar independencia política, solidez económica, administración ordenada con ejemplos concretos en el marco de una pandemia imprevista donde hubo que actuar con celeridad, incluso antes que la Nación: “pudimos tomar decisiones claras, quizás porque nuestros gobernantes son ambos médicos (Herrera Ahuad y el vicegobernador Carlos Arce) y supieron medir los tiempos y tomar las decisiones correctas, con el respaldo político muy fuerte de la conducción partidaria (Carlos Rovira); el acompañamiento de la Legislatura y también de todos los intendentes. Esto es clave porque la gestión de Gobierno pasó mucho, también, por los intendentes y las cercanías de estos con sus comunidades. “Esta es una de las diferencias más fuertes: la posibilidad de decidir de manera autónoma”.

Federalismo de guión
Para el ministro en jefe de los ministros provinciales, y a su vez exdiputado provincial, la discusión sobre el federalismo real declamado “es una pelea histórica” y la pone en contexto: sobre todo, dijo, cuando se discuten asignación de recursos. “Es compleja, porque nadie está dispuesto a resignar nada y mucho menos los misioneros que pueden demostrar, con números, que vienen resignando desde hace décadas.
“Los misioneros tenemos una postura clara que la podemos demostrar con números concretos: cuando tenemos la posibilidad de competir en igualdad de condiciones y cuando podemos volcar los recursos que generamos a las economías de la provincia, podemos hacer cosas muy importantes”.
En la nota surgió el veto presidencial a la creación de una zona aduanera especial para Misiones, que molestó a todo el arco político: “en lo económico, lo planteamos, lo discutimos y lo conseguimos durante la discusión del Presupuesto Nacional del año pasado pero cuando otras provincias pidieron lo mismo, el Presidente (Alberto Fernández) decidió vetar esa norma acordada”, aún cuando la provincia, con ese promocionado porcentaje de frontera, “el 92 por ciento del territorio limita con otros países”, definen una realidad distinta que somete a los comerciantes a competencias en desigualdad de condiciones con el extranjero, ubicado a pocos metros, pero con matrices, costos y estructuras diferentes. “Nuestra gente no tiene-hoy- cómo competir en igualdad de condiciones. Eso pedimos; que nuestra situación especial sea atendida de manera especial”.
Con las fronteras cerradas y con un fuerte parate a causa de la pandemia, Misiones recaudó más que en años anteriores y por encima de las restantes provincias. Ese dato, contundente para la administración provincial, deja en claro la cantidad de dinero que se fuga a través de las fronteras en tiempos normales, sin pandemia.
Ese dato, ante la Nación, sirvió para sostener el planteo provincial ya que anteriormente siempre trabajaron sobre estimaciones y era complicado cuantificar cuánto dinero sacan los misioneros a través de sus compras en los países vecinos. “Hoy está más claro; se ve en la recaudación del comercios. En misiones aumentó cuando cayó en todo el país. Son recursos que permitió que en este tiempo, los indicadores económicos de Misiones sean, por lejos, los mejores del país. Me parece entonces que el argumento económico y la demostración económica quedó arriba de la mesa y no se puede discutir”.
A pesar del veto a la zona aduanera especial, Misiones siguió trabajando en ese mismo sentido y en busca de opciones. Reforzó, por ejemplo, los programas ahora y pretende que la Nación ayude, también a continuar esa línea. “La idea es reforzarlos con aportes de la Nación para que se pueda comprar a precios competitivos y cuando se abran las fronteras, nos sentir el cimbronazo que implicará nuevamente las compras en Brasil y Paraguay. “Queremos que nuestros empresarios puedan competir de igual a igual, con condiciones más parecidas”, enfatizó.
Víctor Kreimer rescató además que la pandemia dejó al descubierto la gran solidaridad y el compromiso de los misioneros. Aún con grandes excepciones, la población entendió el contexto y ayudó. “Haber llegado a este tiempo, en esta situación sanitaria y económica, se debe en gran medida a un trabajo y a la responsabilidad de nuestra gente, que supo cuidarse y entendió que había que quedarse en la casa y la mayor parte se quedó, porque vio un gobierno cercano. Al principio de la pandemia trabajamos en asistencias urgentes a personas que día a día se pelea el mango en la calle y que no podían trabajar; tratamos, con el programa Ahora de incentivar el consumo; se sigue trabajando en Puerto Iguazú que es el lugar más golpeado, porque depende del turismo y casi todo el turismo es nacional o internacional. Tratamos de dinamizar esa economía con beneficios para los misioneros, que puedan gastar y alojarse en Iguazú”.
“Quedó clara, dice, la solidaridad en el sentido de cuidarse, priorizando lo nuestro, el consumo en comercio y emprendimientos misioneros. Sostuvimos las ferias y el trabajo de los productores para que con menos intermediación, ganen todos. Ahí estuvo la clave. El misionero fue solidario en este tiempo”.
La pandemia también demostró, dice el Ministro, “el potencial de Misiones cuando la gente tiene las herramientas para trabajar y competir; vimos que cuando nos encolumnados detrás de un objetivo común, como salud y economía, lo pusimos hacer. Recato del discurso del Gobernador, también, que en pleno receso por esta cuestión sanitaria, habló de inversión, proyectos productivos; fortalecimiento de la seguridad; mirar para adelante con inversiones en hospitales de alta complejidad que quedan para atender mejor la salud de nuestra gente; se habilitaron unidades de alta complejidad que quedarán activas después de la pandemia”.
Kreimer finalizó su charla con Plural, el martes por Canal 4 Posadas, con un mensaje optimista:”si seguimos trabajando juntos, de la mano, no tengo dudas que Misiones será más que un ejemplo nacional; también internacional, porque tenemos con qué”, enfatizó.

RP – Misiones Plural