Si bien tendrá que volver al Senado por la modificación del Juramento de Enjuiciamiento que garantice las mayoría para destituir a un procurador y la paridad de género, el oficialismo impuso el dictamen para trata el proyecto en el recinto, aunque con un margen muy estrecho.

Miércoles 19 de mayo de 2021. La Cámara de Diputados fue escenario de un debate de altísima temperatura durante cinco horas para dar dictamen favorable al proyecto de reforma de la Ley del Ministerio Público Fiscal. Con acusaciones cruzadas de alto voltaje entre el oficialismo y la oposición, una fuerte presión sobre las bancadas minoritarias, y hasta una protesta en las afueras del Congreso, el Frente de Todos logró imponerse en un poroteo de votos ajustado.
Si bien tendrá que volver al Senado por la modificación del Jurado de Enjuiciamiento que garantice las mayorías para destituir a un procurador y la paridad de género, el oficialismo logró imponer el dictamen para tratar el proyecto en el recinto con un margen muy fino y muy trabajado.
Luego de casi cinco horas y ya de madrugada, el plenario de las comisiones de Justicia y Asuntos Constitucionales fue testigo de las 34 firmas que logró el Frente de Todos y las 30 adhesiones en contra que sumó Juntos por el Cambio. Por su parte, la diputada de Consenso Federal, Graciela Camaño, firmó su propio dictamen de minoría.
Al lado de la oposición se plegaron Consenso Federal, Córdoba Federal y el Frente de Izquierda, que rechazaron el proyecto del oficialismo.
Uno de los aliados que encontró el gobierno para desequilibrar la balanza a su favor fue el voto del diputado mendocino de Unión Federal para el Desarrollo, José Luis Ramón, a quien el oficialismo le concedió un cambio en el proyecto: la creación de una procuraduría especializada en usuarios y consumidores.

Modificaciones
Dentro de los cambios que propone el proyecto de reforma se encuentra la posibilidad de limitar el mandato del Procurador General de la Nación a cinco años y también las mayorías necesarias para su designación, uno de los puntos más discutidos por Juntos por el Cambio. En ese marco, la reforma propone la elección del jefe de los fiscales por mayoría absoluta a cambio del mecanismo actual de elección con el voto de dos tercios del Senado.
También se propone cambiar el viejo esquema del Jurado de Enjuiciamiento que garantice las mayorías para destituir a un procurador y la paridad de género en ese Jury, algo que el oficialismo aceptó cambiar del proyecto original y que prevee sumar un integrante del Ministerio Público Fiscal en reemplazo de un legislador.
De esa forma, el Jury quedaría compuesto por dos representantes de la Comisión Bicameral del Congreso,
uno del Poder Ejecutivo, un representante del Consejo Interuniversitario Nacional, un abogado y dos fiscales.
En caso de darse un voto para destituir a un Procurador, se establecerá un total de cinco votos para poder expulsarlo, llegando a un total de dos tercios.

Debate caliente
Durante el dictamen, que no era de debate sino de exposición de temas pero que se transformó en un espacio de chicanas y recriminaciones, los legisladores mantuvieron numerosos cruces. Uno de los representantes del oficialismo que más se embarró en esa contienda fue Leopondo Moreau, que habló cerca de una hora.
“Hay muchos diputados que están duda pero entre la mafia y la democracia no hay camino del medio. El Gobierno de Macri optó por la mafia. Por eso hay gente que se está yendo del país, porque saben que no pueden responder ante la Justicia”, atacó el Diputado Nacional en referencia a Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, conocido como el operador judicial del gobierno de Mauricio Macri.
Por el lado de la oposición, el diputado chubutense Gustavo Menna sostuvo que la reforma impulsada por el oficialismo es “abiertamente contraria a los postulados de la Constitución Nacional”. Luis Petri, también del interbloque de Juntos por el Cambio, dijo que “es un indulto encubierto para cada uno de los acusados en causas de corrupción”, algo similar a lo que argumentó la legisladora del PRO, Silvia Lospennato, (PRO), al asegurar que busca “garantizarle la impunidad” a ex funcionarios kirchneristas.
“Estamos viviendo un nuevo capítulo de esa vocación por destruir la independencia del Poder Judicial. Esta es una ley de impunidad pero es mucho más que eso: es una ley para destruir la independencia de los fiscales”, aseguró Lospennato según informó el medio Parlamentario.

Cacerolazo
Mientras subía el voltaje en el plenario de las comisiones sobre el proyecto de ley, en las afueras se llevaron a cabo protestas contra la Reforma que impulsa el oficialismo.
“La sociedad se ha movilizado para expresar su rechazo a la ley de impunidad que hoy el kirchnerismo quiere dictaminar. Detrás de la modificación de la ley de Ministerio Público Fiscal existe el objetivo de controlar la Justicia. Es muy evidente!”, escribió en sus redes sociales el diputado cambiemita Mario Negri.
Con protestas afuera y un ajustado resultado adentro, el Frente de Todos obtuvo un dictamen por mayoría que le costará al momento de llevar la discusión al recinto.