A propuesta de la diputada federal brasileña (PT), María do Rosário Nunes, junto a organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos, establecieron el 30 de junio como el Día Internacional por la Aparición con Vida de «Lichita». En este marco, al cumplirse siete meses de la desaparición forzada de Carmen Elizabeth «Lichita» Oviedo Villalba, de 15 años, a manos de las Fuerzas de Tareas Conjuntas del Ejército Paraguayo Fuerzas de Tareas Conjuntas del Ejército Paraguayo, comenzó una fuerte campaña internacional que impulsa la búsqueda –sin tregua– de la adolescente. #DondeEstaLichita, #EranNiñas y #EstadoInfanticida. Este fin de semana una misión argentina que buscaba datos de la joven en la zona donde desapareció fue expulsada del país por el Gobierno paraguayo.

Miércoles 28 de julio de 2021. Paraguay expulsó a la Misión Humanitaria argentina que viajó para recolectar información sobre “Lichita”, la adolescente desaparecida hace ocho meses. La vieron por última vez en noviembre, tras un operativo de la Fuerza de Tareas Conjuntas (FTC) contra el grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).
Las autoridades paraguayas dijeron que la comitiva no pidió los permisos necesarios para entrar a Yby Yaú, zona selvática ubicada a 350 km de Asunción. Allí, la menor había sido vista por última vez, en noviembre del año pasado.
Los devolvieron este fin de semana a través de Encarnación – Posadas. La Misión estuvo compuesta por integrantes de la Asamblea Permanente por los DDHH, el Movimiento Popular Nuestramérica y la Secretaría de Trabajadores Migrantes y Refugiados de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP). También contaron con el apoyo de Nora Cortiñas, integrante de Madres de Plaza de Mayo, línea fundadora.
La delegación fue a buscar la información que pudieran aportar las comunidades originarias y campesinas del lugar de la desaparición. Ese lugar es zona militarizada y controlada casi sin restricciones por la FTC, justamente el grupo de elite de las Fuerzas Armadas sobre el que recaen múltiples denuncias de desaparición y asesinato.
La comitiva argentina llegó el jueves a la zona, cuando las Fuerzas de Tareas Conjuntas les advirtió que no les iban a permitir que la Misión se arrogara funciones del Estado. Al día siguiente comenzó el operativo de expulsión cuando los llevaron a un campamento de Concepción y luego al aeropuerto de Encarnación, para ser deportados a través del puente Internacional San Roque González de Santa cruz, nuestro puente.
La denuncia argentina y de grupos de DDHH de ambos países es contundente: el gobierno paraguayo no quiere investigar porque no quiere que se sepa qué pasó con la adolescente. Esta joven es prima de las otras dos niñas argentinas, Lilian y María Carmen, que fueron asesinadas por el Ejército Paraguayo en un operativo anterior, un caso que impactó en nuestra provincia porque eran jóvenes misioneras, hijas sí, de integrantes del EPP. Pero niñas, no guerrilleras.
Las mostraron como guerrilleras abatidas en un enfrentamiento, y vestidas con ropa de combate, un montaje de las fuerzas militares y del Gobierno de Paraguay que muy pronto quedó al descubierto. Todavía no hay un solo militar imputado, ni por el asesinato de las niñas, ni por la desaparición de la adolescente, que desapareció en un operativo siguiente.
A su vez el gobierno paraguayo bloqueó los intentos que hizo la Cancillería argentina, para que el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) analice los cuerpos de las dos menores. Lo que sí avanza son las denuncias realizadas ante Naciones Unidas. En ellas, las chicas que sobrevivieron a los operativos de septiembre y noviembre, declararon que vieron como la FTC se llevó con vida a las dos niñas que luego fueron presentadas como abatidas en combate. La familia denuncia que fueron ejecutadas por el grupo militar. Ahora se espera que tanto la Relatoría Especial de Ejecuciones Sumarias como el Comité de los Derechos del Niño, ambos organismos de la ONU, tomen acciones en los próximos meses.