“La mayoría de los colegios de las profesiones tradicionales existen hace más de treinta años. El de Farmacia y los de salud en general, tienen sesenta años; las ingenierías más de treinta. Habían muchas leyes desactualizadas”, explica la diputada Natalia Rodríguez en Plural TV, de Canal 4 Posadas.

Jueves 29 de julio de 2021. La diputada Natalia Rodríguez –Frente Renovador- trabaja las colegiaciones profesionales dentro del ámbito legislativo provincial, desde la creación de un colegio de profesionales hasta la regulación de la actividad, explicó en su paso por Plural TV, en canal 4 Posadas.
En este marco, habló de la colegiación de los profesores de Educación Especial, y de la regulación de la actividad, aunque abordó otras organizaciones profesionales. Las colegiaturas, explicó, tienen que ver con la seguridad o con la salud de la población. En el caso de la Educación Especial, está entusiasmada en particular porque si bien el proyecto original es de Claudia Gauto (MC), la diputada Rodríguez presentó el de la regulación del ejercicio de profesionales de la educación especial y anheló su pronta sanción “porque tiene que ver directamente con la salud de un sector de la población”
Tener un colegio implica ese cuidado, al que se agrega la regulación para que sus actividades estén a cargo de personas que están preparadas, sobre todo al contar con la carrera universitaria en Misiones. “La Universidad está trabajando un montón en esto. Hicieron una Resolución para apoyar a cada uno de nuestros proyectos que están en los expedientes, lo que marca que son una necesidad genuina y que son proyectos verdaderamente trabajados por la carrera”, indicó.
El colegio de profesores de Educación Especial vendrá a regular el trabajo entre pares, a partir de que el Estado les delegará el control del funcionamiento de la profesión y así garantizar que sean profesionales del área y de manera transversal, la cuestión ética. Determinará además la relación con otras profesiones (psicólogos, acompañantes terapéuticos, psicopedagogos) “que también tuvieron la oportunidad de aportar y de trabajar en conjunto para manifestar el apoyo para el proyecto de regulación” en cuanto a la colegiatura.
Pero también trabajan la regulación de la actividad que determinará cuáles son las funciones específicas de otras profesiones relacionadas a este campo. Implicará –además- “salir del ámbito educativo concretamente, porque ya está regulado a través de un Ministerio (de Educación) que se ocupa de eso y estamos hablando del ejercicio de la profesión en el sector privado. Entonces, dar las garantías al sector privado, fuera del ámbito educativo, de que esto está realmente en condiciones, de que la persona está preparada, y que lo que va a hacer le brinda una seguridad en la salud de los niños y adultos con los que ellos trabajan, que son sumamente importantes”, explicó.

Trabajo legislativo

Dentro del trabajo legislativo lleva adelante diferentes líneas de acción: la creación de los colegios profesionales que aún no existen (como el de radiólogos, en estudio); y la actualización de las leyes de los ya existentes. “La mayoría de los colegios de las profesiones tradicionales existen hace más de treinta años. De hecho, el Colegio de Farmacéuticos –la diputada es farmacéutica- y los de salud en general tienen sesenta años; las ingenierías más de treinta. Entonces, habían muchas leyes que desactualizadas”.
“Otro aspecto que estamos trabajando es la regulación de honorarios profesionales en general. Veníamos de la desregulación de la época de Domingo Cavallo (ministro de Economía de Carlos Menem y de Fernando de la Rúa), donde se suponía que el mercado iba a regular y sería beneficioso para las profesiones. Definitivamente no fue así; fue nefasto para todas las profesiones y sigue desregulado en todas las provincias que se adhirieron a esa desregulación. Misiones tiene el antecedente, por la decisión política de la Renovación, de la regulación de honorarios de abogados y de contadores. Nosotros hemos trabajado en otras regulaciones, como la de los médicos veterinarios.

-¿Regulaciones para esos colegios o para todos?
-Para todos en general. Las leyes de colegiatura tienen la creación del colegio y el funcionamiento en sí, y la regulación de la actividad. El Colegio es como el continente en el que viven los profesionales, y la regulación de la actividad es el contenido.

-El Colegio de Farmacéuticos tuvo una actualización hace un par de años ¿puede ser?
-Exactamente, la actualización del ejercicio profesional de la actividad farmacéutica ocurrió en el 2016, que hubo un cambio de paradigma muy bueno para nuestra profesión. Que lo veníamos trabajando en el colegio desde el 2009, así que bueno, en el 2016 tuvimos esa gran alegría, y hoy vemos el resultado, que es la distribución geográfica de las farmacias en la provincia.

-¿La regulación es siempre para colegios, o para profesiones aunque no estén colegiadas?
-No, generalmente es para profesiones colegiadas.

-¿Los colegios entienden los tiempos que necesita la legislatura?
-No. A todos les cuesta. Yo siempre digo: empezamos a trabajar en el 2009, y se sancionó en el 2016 la de farmacia; y comprendo profundamente el apuro y por lo tanto siempre trato de estar en contacto con todos los sectores con los que trabajamos para contener esa ansiedad. Nosotros, con todos los proyectos relacionados con los colegios, estamos con la misma ansiedad. Lo importante hoy es que estos proyectos ya están en estudio en las comisiones. Pero también es una realidad que el año pasado y gran parte de este año, este tipo de cuestiones quedaron un poco relegadas por salud, por la pandemia, y por cuestiones mucho más urgentes. No tenemos tiempo, pero obviamente que queremos que sea pronto.

-¿Qué otras profesiones serán colegiadas en Misiones?
-Las que fueron sancionadas en el último tiempo son las de instrumentadores quirúrgicos, trabajada por el diputado Martín Cesino y la de radiólogos, que presenté yo. Queda pendiente la de profesionales en educación especial y ciertos consejos que tienen que ver con licenciados en Políticas Públicas. Pero colegiaturas pendientes quedan pocas. Si trabajamos con la regulación de las profesiones porque en Misiones hay 31 colegios y consejos profesionales: es un mundo importante. Misiones es pionera en muchos de los casos respecto del resto de las provincias. Así que esto es un aliciente y una tranquilidad para todo el sector, de que no se desatiende esta cuestión sino que todo lo contrario: estamos trabajando permanentemente; esperamos que pronto podamos tener un dictamen de comisión, que es el paso previo a la ley.

-¿Qué otros temas le interesa trabajar en Legislatura?
-Además de todo lo que es colegios, también, a partir de mi profesión, empecé con un proyecto de recolección de medicamentos domiciliarios en desuso, todo lo que es prescripción electrónica, recetas electrónicas. Después, la vida y los años me llevaron a trabajar en cuestiones relacionadas a la historia y a la cultura, recorrer la provincia. Trabajé en la ruta de los granaderos guaraníes, que se sancionó ahora, en Sargento Chepoyá (Miguel Chepoyá fue un soldado argentino del Regimiento de Granaderos, donde fue trompetista. De origen guaraní, se incorporó a sus 18 años al Ejército y fue uno de los pocos que salió con vida después de la batalla de Ayacucho -1824-). Presenté un Proyecto que tiene que ver con un Centro de Interpretación Jesuítica en Candelaria, que también tiene mucha historia y donde todavía faltan cuestiones por hacer. La vida me llevó a trabajar en estos temas que no me hubiera imaginado; también estamos trabajando con un proyecto que tiene que ver con la producción ovino caprina en Misiones. Demandas que me fueron acercando; son los sueños de la gente que plasmamos en proyectos. Tengo mucha paciencia para todo el proceso; trabajamos un montón porque lleva muchísimo tiempo, muchísimas horas: recolección, información, consultas, antecedentes, reuniones, correcciones. Así es el trabajo.