“Hubo más de 12 mil profesionales del turismo que se volvieron a sus provincias (cordobeses, santafecinos, rosarinos, porteños) que trabajaban en Iguazú. Si no vemos la oportunidad de que esa mano de obra sea misionera creo que no aprendimos mucho de esta pandemia”, disparó el subsecretario de Capacitación y Control de Calidad del Ministerio de Turismo de Misiones, Ramiro Rodríguez Varela, en Plural TV, programa periodístico de Canal 4 Posadas.

Miércoles 29 de septiembre de 2021. Hay varias capacitaciones en la agenda del subsecretario de Capacitación y Control de Calidad del Ministerio de Turismo de Misiones, Ramiro Rodríguez Varela. Uno, con la Universidad Popular de las Misiones, capacita desde cero a personas que serán mozos en los comercios gastronómicos de la provincia.
Otro de los programas de calidad turística que promueve el Ministerio de Turismo de Misiones está relacionado con el Sistema Argentino de Calidad Turística (SACT), un programa nacional que busca desarrollar la competitividad de las organizaciones turísticas del país a través de la aplicación de estándares de calidad que promueven la preservación de la sustentabilidad social, económica, cultural y ambiental. Son herramientas diseñadas para promover la calidad en todas las prestaciones turísticas que brindan los destinos argentinos.
En este sentido, Rodríguez Varela explicó que la implementación del programa se hace sobre una adaptación a las necesidades y propuestas de la provincia: “le damos la vuelta misionerista, porque una cosa es poner en territorio lo que propone Buenos Aires y otra cosa es Misiones. No es lo mismo un hotel o restaurante en el desierto, en Salta, que acá en la selva misionera. Tenemos otras cosas y el turista busca otras cosas. Lo que hacemos es dar herramientas a las personas que participan, para que sean más competitivas”, definió, durante su paso por Plural TV, programa de Canal 4 Posadas.
En cuanto a la próxima temporada, la que comienza con el verano, admite que tienen muchas expectativas porque los indicadores hablan de una reactivación, a partir de la flexibilización de las medidas sanitarias por la pandemia de Coronavirus.
“La veo con muchas buenas áureas, porque se está moviendo muy bien. Porque el que pensaba hacer un viaje a Brasil, por la mitad de ese dinero puede venir a Misiones, y encima se le devuelve el 50% para volver a gastarlo en gastronomía, en atractivos turísticos, en eventos culturales. Ese reintegro lo pueden gastar acá, en el destino, o en el viaje de regreso. Así que entiendo que andará cada vez mejor la temporada. Y otra vez empezamos a escalar. Porque de venir de cero, cada fin de semana largo es mejor que el anterior. Así que eso nos pone con muchas más ganas de seguir laburando fuerte”, explicó.
También habló de otros temas relacionados a su Subsecretaría y a la actividad turística en general.

La entrevista

-¿Cómo trabajó la subsecretaría de de Capacitación y Control de Calidad en este contexto de pandemia?
Lo escuchaba a Lucho Bernal (emprendedor cooperativista, socio de la cooperativa artesanal del cerveza) y recordaba cuando fuimos a la cooperativa y fuimos viendo cómo se fue profesionalizando. De ser marcas individuales a pasar a cooperar, a hacer eventos en conjunto y a hacer compras colectivas, porque les sale más barato y eso beneficia al conjunto. Nos acordábamos de algunos eventos que hicimos cuando empezó este bum de la cerveza artesanal, y lo lindo que fue el evento de la BeerCup misionera donde, desde el Gobierno, vimos ese movimiento y decidimos armar un evento pensado en la gente y buscando la excelencia en la cerveza. Trajimos un jurado internacional de una talla altísima, con, incluso, un juez inglés que vino a auditar químicamente la cerveza misionera. Abrimos la jugada en la segunda edición contando con cervezas correntinas, chaqueñas, con la intención de elevar la calidad de la nuestra y poner en la mesa regional el producto. Este trabajo genial que se ve reflejado en una cooperativa viene del esfuerzo multisectorial. El Ministerio de Cooperativas dando una mano, con el Estado presente, otra vez, en esta forma de trabajar que tenemos: a veces con industrias, otras con cooperativas o con los municipios. Eso es un legado que tenemos desde nuestra conducción de Gobierno y del Partido. Ahora estamos viendo la posibilidad de ofrecer estas cervezas artesanales en los Parques Provinciales, contar con la heladera de la cerveza misionera en los restaurantes que hay en los Parques, en vista de la cantidad de visitantes de otras provincias que tenemos. Siempre decimos que el turista conoce Misiones por sus lugares, sus paisajes, sus aromas, sus sabores y, ahora también, por medio de la cerveza.

-¿Qué implicaron esas capacitaciones que hicieron desde el Estado?
-La Subsecretaría en la que estoy al frente tiene que ver con las capacitaciones y al control de calidad. Refiere a los programas de calidad turística. Hay un programa que se llama Sistema Argentino de Calidad Turística, en el cual nosotros hacemos la implementación del territorio, y ahora le estamos dando la vuelta misionerista, porque una cosa es poner en territorio lo que propone Buenos Aires y otra cosa lo que nosotros entendemos como misioneros. No es lo mismo un hotel o restaurante en el desierto, allá en Salta, que acá en la selva misionera. Tiene otras cosas, y el turista busca otras cosas. Lo que hacemos es dar herramientas a las personas que participan de esto para ser más competitivos. Lo que buscamos es el conjunto. Nosotros vamos a Aristóbulo del Valle con un programa de calidad ambiental y el objetivo es que el destino crezca. Entonces el destino se vuelve competitivo. Primero en la zona, donde Aristóbulo del Valle por ejemplo competirá con El Soberbio o San Vicente, pero que ayuda a que Misiones sea un mejor destino turístico. Y las capacitaciones van en modo paralelo, porque son complementarias.

-Y esas capacitaciones, por ejemplo, ¿dónde y cómo, o con quiénes se realizan?
-Nosotros nos apoyamos en las patas territoriales que tenemos en las municipalidades, que son los directores de turismo municipales, o sus referentes y las cámaras. Pongo el caso de Aristóbulo del Valle porque es uno de los destinos emergentes, pero pongamos el caso de Iguazú, que por más que tengamos nuestras oficinas del Ministerio allá, estamos siempre en contacto con el Iturem, que es el ente municipal de turismo y ellos están en el día a día con los turistas y los empresarios; con las organizaciones que se dedican a atender a estos turistas, y tienen el día a día del destino. Entonces nos dicen: ‘acá tenemos muchas quejas’, que si bien también nos llegan pero les toca vivirlas más a los que están en territorio. En la Subsecretaría nos llegan muchas quejas de atención al cliente, o que las camas no están bien tendidas y cosas así. Se le dice al municipio que mientras se prepara administrativamente la capacitación, hablen con su gente y se hacen las encuestas. Lo mismo con las Cámaras; por ejemplo en Oberá me dicen que necesitan una capacitación en marketing porque quieren promocionar algo y de ahí vamos viendo con qué recursos humanos podemos contar y, sobre todo, qué vueltita de rosca le podemos dar, como atención de portales web para vender productos. Le agregamos fotografía porque de repente hoy todo se vende en redes sociales y si sacaste una foto que no es muy linda, no vas a tener buenas reacciones en esa publicación. Y eso se traduce en ventas, en clientes que quieren venir a ver esa foto en vivo.

-Sobre todo porque el turismo vende a través de las imágenes…
-Así es. Esa es la manera en que vamos detectando necesidades. Muchas veces a demanda, y otras porque nos llega una perlita. Por ejemplo, hicimos una capacitación con el estudio Pozzi, que andan muy bien en la temática de la comunicación y marketing, diseño de marca; entonces hicimos una capacitación y una prueba piloto cuando empezamos a volver a la presencialidad, que las llevamos a Oberá y a Aristóbulo del Valle. Y la gente contenta porque de repente se hacen de nuevas herramientas que ponen en práctica y ven los resultados inmediatos.

-¿En plena pandemia, paró todo?
-Nos tocó lo peor. Pero el equipo técnico de la Subsecretaría estuvo a la altura del desafío porque pararon todas las áreas. La gente que trabaja en la industria se tuvo que quedar en la casa. Un poco más prolongado fue el quedarse en casa que el resto de las actividades, y en eso teníamos una batería de capacitaciones, genéricas por el vasto territorio que tenemos, ya que lo turístico no se limita solo a Iguazú, San Ignacio o El Soberbio, sino que tenemos desarrollos turísticos en la mayoría de los municipios. Entonces, lo que hacemos en un lugar sirve en otro. Así fue que nos volcamos a un proceso automático. Además, me tocó ir con el ministro (José María Arrúa) a los municipios grandes a decirles: “muchachos vamos a tener que cerrar las persianas”, fue muy duro. Pero al tener esa información a mano, seguimos trabajando todos desde nuestras casas, para informatizar todos los procesos, por correo electrónico, por teleclases filmadas, y así logramos contener en una manera, porque la otra contención se dio en lo económico. Ahora estamos logrando traer turistas para que esto funcione a pleno otra vez. Porque veníamos batiendo récords ocho años de corrido. El último número no me lo puedo olvidar, fueron 1.635.000 personas que entraron al Parque Nacional Iguazú. Y no todos van al Parque Nacional Iguazú, lo que significa que hubo más turistas, que cerca de dos millones visitaron Iguazú. Les fue bien y pensaban que les iría mejor; estaban invirtiendo, y tener que parar a cero y no poder pagar proveedores fue durísimo.

-Duro, y sin un norte definido…
-Siempre decíamos que la vacuna era el primer paso. El turismo interno fue fantástico. Fuimos la primera provincia con protocolo para turismo y de alojamiento, que fue modelo para otras provincias y para Nación. El protocolo de alojamiento de Nación sale del de Misiones, Salta y Jujuy. Así que fue un trabajo integrado con el área, con el Ministerio de Salud; todo por teléfono y mensajes, claro. Los resultados que se lograron a nivel epidemiológico con el turismo fueron impecables.

-¿Cómo ves esta temporada, este verano?
-Con muchas buenas áureas, porque se está moviendo muy bien. Porque el que pensaba hacer un viaje a Brasil, por la mitad de la plata se puede venir a Misiones, y encima se le devuelve el 50% para volver a gastarlo en gastronomía, en atractivos turísticos, en eventos culturales, que podés gastártelo en destino o cuando volviste de tu viaje. Así que entiendo que va a andar cada vez mejor la temporada. Y otra vez empezamos a escalar. Porque de venir de cero, cada fin de semana largo es mejor que el anterior. Así que eso nos pone con muchas más ganas de seguir laburando fuerte.

-¿Qué capacitaciones se vienen?
-Una capacitación para mozos en conjunto con la Universidad Popular de las Misiones (ya comenzó), porque detectamos que falta capacitación en servicios de mesa. Esto preparará de cero a las personas para que se inserten en ese mercado. También tengo la esperanza de que al ir creciendo la cantidad de turistas vamos a necesitar más mano de obra capacitada. Hubo más de 12 mil profesionales del turismo que se volvieron a sus provincias (cordobeses, santafecinos, rosarinos, porteños) que trabajaban en Iguazú. Si no vemos la oportunidad de que esa mano de obra sea misionera creo que no aprendimos mucho de esta pandemia. Y este es un primer paso que hacemos con la UPM. Previo a la pandemia ya lo teníamos planeado, así que vamos a empezar el curso. Son 15 chicos, cuando termine este curso vendrán 15 más, y así va a ir creciendo el número de personas preparadas en base a la demanda.