Representantes del Gobierno de Misiones participan de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se realiza en Glasgow, Escocia, en el marco de la cumbre presidencial COP26. Se oficializarán los acuerdos con empresas extranjeras para comercializar créditos de carbono. Las negociaciones y ponencias de la delegación misionera son paralelas a las que llevó adelante el gobierno nacional contexto en que el presidente Alberto Fernández adelantó una millonaria inversión extranjera en la Argentina destinada a producir hidrógeno verde en Río Negro. Pero Misiones genera sus propias relaciones y ejerce su potestad política. Los organismos internacionales lo llaman “paradiplomacia” o “Diplomacia Constitutiva” de los espacios subnacionales.

Martes 2 de octubre de 2021. Una comitiva de la provincia está participando oficialmente de la conferencia de las partes en el Reino Unido, en Glasgow, Escocia. La cumbre de presidentes, que finalizó ayer, moviliza al mismo tiempo a juventudes de todo el mundo ya protagonistas de los debates por el gran futuro de la humanidad. La referente Greta Thunberg reclamó que las reuniones no se queden en palabras y en intenciones que se diluyen tanto por los intereses en juego, que resisten y hasta niegan el cambio climático, como por el ideologismo fundamentalista que termina haciéndole el juego a las multinacionales.
En Plural venimos difundiendo con regularidad las gestiones de Misiones para pasar de las palabras a los hechos con el convencimiento de que la cuestión ambiental, el cuidado de la casa común, como dice el Papa Francisco, es central para la humanidad. Ya se sabe que mantener la selva en pie tiene su costo y trae beneficios. Vale en ese sentido recordar que Misiones quiere que la Nación le reconozca ese servicio que le presta a la región con una compensación económica que figure en el Presupuesto Nacional como se resume en esta nota (https://misionesplural.net/2021/10/20/insisten-con-la-compensacion-por-los-servicios-ambientales/#more-37668) y en las declaraciones formuladas por Carlos Rovira el 14 de octubre cuando anunció el ingreso de Misiones al mercado de los bonos de carbono, formalizado con la firma de un acuerdo de cooperación suscrito entre el gobernador Oscar Herrera Ahuad y la multinacional Mercuria Energy Trading, una empresa que compra créditos de carbono que devienen de los servicios ambientales de los bosques.
Los acuerdos negociados por el Gobierno de Misiones y la creación de la Secretaría de Cambio Climático, que es el resultado de un proceso de leyes sancionadas y de políticas bien definidas que se han sostenido en el tiempo, revelan la firme decisión política de ampliar los horizontes estableciendo relaciones internacionales directas como actores en la arena mundial.
Hace años Misiones comenzó a buscar mecanismos financieros para la conservación de biodiversidad, la cobertura boscosa, restauración forestal y reducción de la deforestación de la selva, con el objetivo de alcanzar tasa cero en 2024. Para eso, recurrió a la Organización de las Naciones Unidas que tiene un programa de Ambiente, con un fondo disponible de 32 millones de dólares que puede ser destinado a proyectos de preservación y recreación del medioambiente.
El proyecto misionero tiene dos objetivos centrales: reducir al menos 50 por ciento las emisiones de CO2 por deforestación, degradación de bosques y cambio de los usos del suelo a 2024 y alcanzar una tasa de deforestación cero al culminar la primera etapa.
De concretarse, se posicionará a la Argentina y en particular a Misiones, con una visión de desarrollo sostenible de avanzada, bajo en carbono y que apoya una diversificación productiva rural que protege el medioambiente y genera ingresos y empleo. Además, el proyecto es clave para el cumplimiento de los compromisos del país ante la comunidad internacional en temas de cambio climático.
En 2017 el Gobierno llevó adelante negociaciones para que Misiones consiga el aval de la ONU después de tener el respaldo del Consejo Federal de Medioambiente y de conseguir que la Nación habilitara las negociaciones para emitir Bonos Verdes.
La emisión de “bonos verdes” fue una de las posibilidades que se abrieron a partir de la firma del protocolo de Kioto, ratificado en 2004 en Buenos Aires, donde se hizo la cumbre de Cambio Climático.
Lo destacado demuestra la continuidad de las políticas de Estado. Constituyen antecedentes inmediatos de la fase política que explica la presencia de Misiones en Glasgow donde se anunciará oficialmente el convenio firmado con la empresa Mercuria Energy a través del cual Misiones se podrá convertir en la primera provincia en operar en el mercado de bonos de carbono.
El convenio se basa en la compra-venta de bonos de carbono, para que las empresas que emiten carbono y quieren llegar a ser carbono neutrales, lo hagan a través de la compra de créditos verdes.
Mientras se realicen los estudios técnicos para definir la ecuación: toneladas de carbono capturado – valor del crédito,
La diferencia con los bonos verdes de los que hablan los ministros del gobierno nacional, es que éstos son créditos que deben ser devueltos, el acuerdo que promueve Misiones establece bonos que cobra la provincia con dinero no reembolsable.

Diplomacia constitutiva
Misiones llevó su propia voz a Glasgow y avanzó en acuerdos sin mediaciones. Ejerce su potestad política para curarse en salud y no quedar sujeta a la lógica permanente de la relación Nación – Provincia. Por ejemplo, el Palacio de Hacienda sólo distribuye el 3% de los fondos que establece presupuestariamente la Ley de Bosques Nativos.
No puede ser que la tarea de los gobernadores se obligue a permanentes reclamos a la Casa Rosada para que cumpla con la distribución de los recursos que el Congreso establece en el Presupuesto.
Pero, ¿puede Misiones ejercer soberanía en la arena internacional?
Desde Alberdi es un tema en discusión entre constitucionalistas, aspectos teóricos del federalismo argentino que tiene límites difusos entre los conceptos de federalismo y autonomía.
Pero más allá de esa discusión académica y los debates doctrinarios sobre el asiento de la soberanía, el carácter autonómico de los estados provinciales está consagrado en nuestra Constitución en varios artículos. Y es indiscutible. La actual jurisprudencia de la Corte abona la doctrina de las autonomías provinciales.
Volviendo específicamente al interrogante planteado, la reforma constitucional de 1994, abrió la puerta a la legitimización de la política internacional de las provincias y también de los municipios. El artículo 124 de la Carta Magna permite su proyección internacional y afirma la facultad de celebrar tratados internacionales, conforme los límites que establece el propio artículo 124. Además, reconoce a las regiones como nuevos sujetos del derecho internacional, legitimadas para actuar en el escenario mundial, al igual que las provincias.

Informe de FLACSO
Un informe de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, destaca que después de 70 años de la creación de las Naciones Unidas y en un mundo cada vez mayormente globalizado, el Estado-Nación tradicional ha ido perdiendo presencia y poder, además, cediendo poco a poco parte de su soberanía y prerrogativas. De tal modo que los estados sub-nacionales y regiones al interior del mismo cobran una mayor autonomía y presencia en el ámbito internacional, llegando a consolidar relaciones económicas, culturales y políticas con otros entes sub-nacionales.
Destaca que ahora las regiones y municipios tienen nuevas competencias en detrimento del Estado-Nación, surgiendo las metrópolis provinciales, las cuales establecen relaciones internacionales con los gobiernos de otras regiones. Así, la relación con el exterior ya no es una prerrogativa exclusiva de los Estados. La política internacional se ha vuelto mucho más compleja, de tal forma que ya no podemos entender las relaciones internacionales como precisamente aquéllas entre solamente Estados nacionales.
Tanto en los países centralizados, como en las naciones federales, hay presiones contradictorias sobre la conducción de la política exterior: por un lado fuerzas centralizadoras, para lograr una sola voz en el escenario mundial, pero al mismo tiempo presiones descentralizadoras que permiten a los actores sub-nacionales irrumpir en el sistema internacional.

Paradiplomacia, una herramienta estratégica
Esta activa presencia de las provincias -que en la jerga académica se denominan estados sub-nacionales- en la arena internacional es seguida por analistas políticos.
El desarrollista mendocino, Enzo Paolini, difundió un trabajo en el que sostiene que la paradiplomacia es una herramienta estratégica de las provincias para fomentar las inversiones y el federalismo
“Desde el desarrollismo hemos insistido históricamente en la necesidad de aumentar las inversiones, ya que sin las mismas no se puede diversificar nuestra matriz productiva, aumentar la producción, mejorar y generar más puestos de trabajo, dinamizar nuestro consumo interno, mejorar nuestra capacidad de ahorro…La paradiplomacia puede ser un instrumento idóneo para promoverlas desde una óptica federal…es una herramienta que puede ser clave para nuestro objetivo de inversión y promueve además otro punto fundamental como es el federalismo. El término paradoplomacia es muy conocido dentro del ámbito de las relaciones internacionales, sin embargo, en otros sectores académicos o a nivel general no es muy tenido en cuenta o discutido, expliquemos brevemente a continuación de qué se trata.
“Las modificaciones que acontecieron en la sociedad internacional en el último cuarto del siglo pasado, permitieron una progresiva participación de nuevos actores en el ámbito de las relaciones internacionales. Entre los que se destaca la injerencia de unidades sub-nacionales en temas que comúnmente eran llevados adelante por el Estado-Nación. Esta participación de actores sub-nacionales, como protagonistas de las relaciones internacionales a recibido la denominación de paradiplomacia, a la que se caracteriza como la participación de gobiernos no centrales, entre los que se destacan las provincias o municipios, en las relaciones internacionales a través del establecimiento de contactos ad hoc con entidades privadas o públicas del extranjero, con el fin de promover asuntos socioeconómicos y culturales, así como cualquier otra dimensión externa de sus competencias constitucionales.
“La paradiplomacia no significa solamente que las provincias o municipios pasen a ejercer una política exterior activa y protagónica en correcta relación con las exigencias legales que enmarca la Constitución Nacional del año 1994, a su vez expresa la posibilidad de actuar como un factor democratizante y de solución para mucho de los problemas nacionales, ya que permite el acercamiento a la mayoría de los ciudadanos a vincularse con el ámbito internacional. Esta herramienta puesta en práctica de forma correcta, puede ser el incentivo para que los gobiernos sub-nacionales inicien o elaboren una agenda provincial, que motive a los sectores políticos a volcarse en la tarea de cambiar su mentalidad y ejercer su tarea política en búsqueda de su propio desarrollo.
“El abanico de posibilidades que nos permiten las relaciones internacionales es naturalmente abundante, los gobiernos sub-nacionales pueden realizar convenios o acuerdos con diversos sectores en múltiples temas, pero el interés nuestro es reflejar especialmente la posibilidad que existe para las provincias argentinas de llevar adelante una política internacional que tenga como prioridad la búsqueda de inversiones extranjeras y la posibilidad de conseguir nuevos y mejores destinos para sus productos de producción local, en forma coordinada con toda su matriz productiva.
“Estas imperiosas inversiones, que nos permitan mejorar nuestro nivel de competitividad hacia el mundo, deben ser, desde una visión desarrollista, lideradas por un Estado Nacional aunque luego de haberlo consensuado y estudiado con las propias provincias. Por consiguiente, para una utilización óptima de la paradiplomacia, se deberá articular y acordar una división de tareas con todas las provincias para que las mismas utilicen sus relaciones exteriores en relación a los objetivos y proridades promovidos desde el gobierno nacional. Teniendo en cuenta estos detalles, para promover la paradiplomacia, el Estado Nacional deberá fomentar a que todas las provincias argentinas se vuelquen a la tarea de atraer inversiones, crear un organismo dentro del Servicio Exterior de la Nación (Consejo Federal de Relaciones Exteriores) que tenga como objetivo la coordinación conjunta con todas las provincias, reglamentar el artículo 124 de la Constitución Nacional el cual expresa claramente que: “Las provincias podrán crear regiones para el desarrollo económico y social y establecer órganos con facultades para el cumplimiento de sus fines y podrán también celebrar convenios internacionales, en tanto no sean incompatibles con la política exterior de la Nación y no afecten las facultades delegadas al Gobierno Federal o el crédito público de la Nación, con conocimiento del Congreso Nacional” y regularizar el resto del entramado legal vinculante, capacitar a miembros del sector diplomático y del estado en general hacia este fin específico, re asignando recursos humanos existentes sin necesidad de realizar incorporaciones o nuevas contrataciones”.

Lamentablemente, en los últimos tiempos, la realidad del federalismo y la promoción de inversiones es muy diferente y los gobiernos provinciales, en su mayoría, han permanecido supeditados a las decisiones del gobierno nacional y a depender de la ayuda económica del mismo, la situación de estancamiento y falta de perspectivas en las que se encuentran las provincias argentinas es preocupante, son pocas las que poseen una agenda hacia adelante con estrategias dirigidas a mejorar y desarrollar sus capacidades económicas. En su gran mayoría carecen de un buen nivel de organización ya que no se han creado estructuras institucionalizadas con capacitación y adolecen de un sistema legal claro en relación al tema, que les permita ejercer este tipo de políticas en forma aceitada a nivel provincial y en correcta relación con el gobierno nacional…”
Misiones se suma al reducido conjunto de provincias que poseen una activa participación externa.
Los acuerdos con la multinacional Mercuria Energy son estratégicos. Misiones sale a defender su potestades en defensa de sus recursos naturales y el destino de los bonos de carbono, que deben aplicarse para el desarrollo sustentable de la provincia y no para pagar la deuda externa que contrajeron y fugaron los porteños.

EV – Misiones Plural

Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas sobre cambio climático 2021, en Escocia, Reino Unido.