La Ley que promueve el cultivo de arroz orgánico es un reconocimiento a las y los «guardianes de las semillas», indican.

Viernes 5 de noviembre de 2021 (Prensa TTT). En la última sesión ordinaria del año, la Cámara de Representantes sancionó varias leyes, y entre ellas, la creación del Programa de Promoción para la Plantación de Arroz Orgánico -autoría del diputado Martín Sereno (del bloque legislativo Tierra, Techo y Trabajo)- que funcionará en el ámbito de la Secretaría de Agricultura Familiar.
De este modo el Estado apunta a fomentar el desarrollo de la producción de arroz en la provincia, y a contribuir a la sustentabilidad económica, social y ambiental de la cadena arrocera, a través del desarrollo de cultivares e integración de buenas prácticas de manejo, optimizando el potencial de rendimiento, la calidad de grano, la conservación y el aprovechamiento de los recursos naturales en los procesos productivos.
Algunos datos que dan marco a esta ley tienen que ver centralmente con la realidad alimentaria provincial, nacional y mundial.
El cultivo de arroz es un alimento primordial para la humanidad, y según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), se produce en 113 países de todo del mundo, y el 80% del volumen mundial lo hacen los pequeños agricultores y agricultoras, indican los fundamentos de la norma aprobada.
«Esta es una iniciativa de vanguardia. Sabemos la importancia que tiene cultural y sanitariamente para las mesas misioneras el cultivo del arroz, y nuestra iniciativa es impulsada con la necesidad de seguir construyendo la diversificación productiva de alimentos sanos en las chacras, es decir a los que están libres de agrotóxicos, y es algo que distingue a esta norma», señaló el diputado Jorge Páez, quien expuso en el recinto -en nombre de su bloque Tierra, Techo y Trabajo- la fundamentación de la ley que además fue declarada de Interés Provincial.

“Sabios ecologistas”

El legislador destacó la importancia que tiene este cultivo cultural y sanitariamente para la mesa misionera, y consideró que el proyecto también entraña un reconocimiento a muchísimos productores y productoras que atesoran estas semillas.
«Por eso mencionamos la memoria de los ciclos productivos tanto cuando tuvo mejor auge en la producción de la provincia, y cuando se abandonó completamente, quizás en favor de un modelo alimentario dependiente que a veces nos ofrece productos extremadamente elaborados y con fallas», aseveró.
El diputado recordó que en el Congreso Nacional se sancionó recientemente la Ley de Etiquetado de Alimentos, y esto tiene que ver centralmente con «cómo discutimos los problemática de la alimentación, los que queremos superarlos porque hay quienes atentan contra esa necesidad y ese derecho», cuestionó.
Consideró que la Ley sancionada el jueves es un reconocimiento a esos agricultores y agricultoras que por vocación, «y yo diría también por amor, siguen apostando a esa tarea con una gran conciencia humanista, ambiental y ecologista. Porque a veces creemos que los que desarrollan grandes teorías son las figuras fundamentales cuando hablamos de ecología, y en realidad las figuras sabias y centrales son los hombres y mujeres de nuestra tierra», expresó el diputado.

Para toda Misiones

En este sentido, Páez mencionó a las y los «guardianes de las semillas», quienes durante siglos custodiaron este patrimonio genético desarrollado.
«Ese es un valor agregado que tiene esta Ley y entraña un reconocimiento, no sólo a quienes cuidaron por generaciones la semilla de arroz, sino de todas las semillas nativas y criollas», manifestó el legislador.
Mencionó como un reconocimiento especial al agricultor Julio Prestes, del Paraje Santa Rosa, San Pedro: «Es un campesino modelo en su chacra, y uno de los impulsores de este proyecto que nos hizo entender la importancia estratégica en la alimentación y en las chacras con la producción de arroz ecológico y orgánico».
El diputado ponderó la iniciativa que entraña un desafío para los sistemas productivos y alimentarios de la provincia, y busca acompañar, promover, fortalecer la situación de los agricultores de arroz orgánico y secano.
El objetivo es que en un plazo no muy largo, el fruto del trabajo y el esfuerzo del Estado, logre llegar a las mesas de todos los misioneros para garantizar el alimento producido localmente.
Páez aclaró que los agricultores no obtienen grandes ganancias por plantar arroz orgánico y otros cultivos. Pero tienen una profunda conciencia sobre «donde estamos parados y hacia dónde vamos como sociedad, en contraposición de quienes mercantilizan los alimentos, especulan y suben los precios, dañando el tejido social y la mesa de nuestras familias, del pueblo trabajador, particularmente de los sectores de menores recursos materiales», sostuvo el diputado de TTT en su alocución en la Legislatura.