Sus abogados acercaron a los diputados del PRO un borrador de dictamen que lo eximiría de la responsabilidad penal por el endeudamiento.

Miércoles 9 de marzo de 2022 (La Política On Line). Mauricio Macri mandó a los suyos a rechazar el acuerdo con el FMI y se fue enojado del zoom de Juntos por el Cambio en el que se impuso la postura moderada de aprobar al menos la refinanciación de la deuda. Pero el ex presidente igualmente abrió una ventana de negociación para que se modifique el proyecto y lograr que se caiga la causa que le inició el Gobierno por el endeudamiento.
La causa judicial contra Macri es un tema muy espinoso para el PRO, como quedó demostrado en la Apertura de las Sesiones cuando Alberto Fernández ratificó el impulso de la investigación y todos los legisladores macristas se retiraron ofendidos. Los de la UCR y la Coalición Cívica se quedaron y ayer Gerardo Morales reiteró que tienen que «hacerse cargo» de la deuda.
Según supo LPO, el ex presidente instruyó a algunos diputados del PRO para que negocien con el oficialismo modificaciones en el artículo 1 del proyecto (el que avala la refinanciación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional) que lo dejen sin responsabilidades judiciales.
De acuerdo a fuentes al tanto de la discusión, la idea de Macri y su entorno es que el artículo 1 tenga una nueva redacción que contemple un aval a todo el endeudamiento del 2018 con el organismo. Según creen cerca del ex presidente, esto haría que en los hechos la deuda quede autorizada por el Congreso y quedaría extinguida la acción penal.
Los abogados de Macri estuvieron trabajando en el tema desde que se dio a conocer el proyecto del gobierno y acercaron a los diputados del PRO un borrador de dictamen con la modificación que implicaría el aval del Congreso a la deuda del 2018. Ese aval funcionaría como argumento para cerrar la causa, tal como sucedió con Cristina Kirchner y el memorándum con Irán.
Resulta difícil imaginarse al Frente de Todos aceptando la exigencia de Macri, pero como explicó LPO el acuerdo está muy complicado y el Gobierno podría ceder ante Juntos por el Cambio para evitar el default.
La causa contra Macri por la deuda con el Fondo se inició a partir de una denuncia de la Oficina Anticorrupción y está impulsada por el procurador Carlos Zannini, que responde directamente a Cristina Kirchner.
La investigación está a cargo de la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Franco Picardi, muy cercano al kirchnerismo. Picardi es el principal impulsor de la causa y acaba de lograr que se levante el secreto bursátil para que el Banco Central informe quiénes «fugaron» dólares del país entre 2018 y 2019, cuando se recibieron los fondos del FMI.