Finalmente el 37% de quienes viajaron en esta última temporada viajaron con el programa PreViaje, es decir que de cada diez argentinos que viajaron, cuatro los hicieron con el beneficio del programa del Estado, un dato más que beneficioso para el resultado de un programa que se escapa de la lógica del subsidio clásico para enfatizar y poner el eje en la reactivación del turismo, fomentando el turismo interno y el desarrollo de las economía locales.

Por Jorge Posdeley (*)

Lunes 14 de marzo de 2022. El balance final de la temporada turística argentina de verano muestra un cuadro de recuperación de la actividad de forma importante y sostenible de la mano del turismo interno y del programa PreViaje. Cerca de la mitad de los argentinos que viajaron a destinos nacionales en esta última temporada lo hicieron con el PreViaje.
El turismo doméstico comienza a recuperar su importancia económica como verdaderos equilibradores interzonales. Según datos de la Came si se sumaran los excursionistas, en los dos meses y medio del verano hubo 66,8 millones de viajes, con un desembolso total de 635.920 millones de pesos. Solo en el feriado de Carnaval viajaron 6,2 millones de ambas categorías (turistas y excursionistas) que gastaron 53.100 millones de pesos.
Este informe es utilizado como documento de base por todos los medios especializados para referenciar el análisis final de la temporada de verano; del mismo se desprende un dato realmente interesante, alentador y que genera cierta susceptibilidad empírica en la reseña del resultado: el informe de Came sostiene que “la temporada 2022 dejó cifras significativas. Viajaron 32,3 millones de turistas por el país que, con una estadía media de 4,6 días, dejaron un impacto económico directo de $584,619 millones”. Un dato por demás alentadoren cuanto a la cuantificación total de los viajes ( más de 32 millones) para un país de 46.234.830 habitantes, en el cual 4 de cada 10 argentinos son catalogados como pobres (Indec ), es decir que sus ingresos son insuficientes para hacer frente a los gastos básicos de cada día y en algunos casos, con problema de la inseguridad alimentaria en los hogares con menos recursos.
Pero el dato realmente relevante se desprende de la desconstrucción de los datos oficiales de la Came: analizar que de los 32 millones de turistas que viajaron, 12 millones de personas viajaron por los principales destino del país a través del programa PreViaje (Clarín), un programa del Estado de preventa turística que reconoce un crédito de reintegro equivalente al 50% de las compras de servicios turísticos durante fines del 2020 para gastos de consumo en el 2021 en servicios de alojamientos, excursiones, restaurantes, y otros servicios turísticos. Este programa aportó 201.000 millones de pesos en gastos totales en la temporada.
Finalmente el 37% de quienes viajaron en esta ultima temporada viajaron con el programa PreViaje, es decir que de cada diez argentinos que viajaron, cuatro los hicieron con el beneficio del programa del Estado, un dato más que beneficioso para el resultado de un programa que se escapa de la lógica del subsidio clásico para enfatizar y poner el eje en la reactivación del turismo, fomentando el turismo interno y el desarrollo de las economía locales.
La temporada turística de verano se cierra con el último fin de semana extra largo por carnaval, después de muchos vaivenesque paralizaron la actividad producto de la interminable pandemia. Esta temporada atípica tuvo además que sortear otras cuestiones de carácter difícilmente controlable para el golpeado sector de los viajes, la fuerte contagiosidad de la tercera ola del Covid19 (Ómicron) en pleno comienzo de temporada, el constante ascenso inflacionario que ocasiona una elevada inflación interanual, la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores (pesos) frente al dólar, las restricciones económicas e impositivas impuesta a los viajes al exterior. Sin embargo, todo esto facilitó un combo perfecto para que los viajes de carácter doméstico se multiplicaran y generen un efecto de derrame económico con cierta apariencia y visos de equilibrador interzonal en todo el territorio nacional, aportando re distribución a las economías regionales.
Desde los inicios de la pandemia, el trade del turismo internacional se encargó de trasmitir cierta tranquilidad al sector de los servicios turístico militando el concepto de que la actividad tenía una enorme capacidad de resiliencia y de readaptarse a lo nuevos tiempos post pandemia que se avecinaban. Es así que vaticinaban que la reapertura paulatina del turismo se daría en el escenario del turismo interno hasta tanto los servicios de trasportación aérea internacional y la situación sanitaria de los destinos mejorara en forma paulatina y conjunta. Estas resultaban ser los primeros condicionantes para comenzar a pensar en traccionar nuevamente el turismo internacional, que a esta altura de trascurrido tanto tiempo, los destinos ya se habían desacostumbrado a esta tipología del segmentotan importante, además de olvidarnos de sus múltiples efectos positivos (económico)con que se beneficiaban nuestra empobrecida balanza de pagos.
Las restricciones a los viajes fueron cediendo a nivel global conforme a la implementación de los pases sanitarios a nivel mundial; en nuestro país la actividad se reorganizó mediante la cumplimentación del programa perteneciente al “plan nacional de vacunación”, y la requisitoria para comenzar a viajar de las certificaciones y las acreditaciones del esquema completo de vacunación, mecanismo puesto en vigencia el 1 de enero. Esta acción política generó la reapertura del turismo para el mercado interno apenas comenzado la temporada de verano 2022.
La implementación del pase sanitario se inscribió en el marco de las estrategias para ampliar las coberturas de vacunación nacional y provincial, permitiendo de esta manera y por primera vez a la comunidad con pase sanitario completo, poder asistir a locales bailables y discotecas. Permitió además la reapertura de los salones de fiestas, se habilitaron también por primera vez, después del 11 marzo del 2020 fecha de la declaración del coronavirus como pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud, los primeros viajes grupales de egresados, de estudiantes y jubilados, como así también la habilitación de eventos masivos organizados con la asistencia de más de mil personas que se realizaron en espacios abiertos y cerrados o al aire libre. Se puede decir entonces que Mediante Decisión Administrativa 2021-1198, publicada en el Boletín Oficial el 13/12/2021, se comenzó a transitar el camino a la normalidad de la actividad turística en la República Argentina, 21 meses después de la declaración oficial de la pandemia por parte de OMS. Primero de enero 2022 una fecha seguramente para recordar, como el comienzo de la refundación del turismo en nuestro país.
En este contexto de reapertura, los componentes de la oferta, los destinos turísticos utilizaron todas sus herramientas promocionales a su alcance para tratar de ofertar alternativas válidas para conquistar el mayor número posible de visitantes del mercado local.
La masividad nuevamente resultó ser uno de los engranajes económico que vino a resolver más que nada una cuestión de compensación recaudatoria frente a una crisis jamás consideradaa nivel global en el sector del ocio y de los viajes. La masividad trajo un alivio económico al sector de los servicios, tanto alivio que se festejo el numero de visitante y los récords de visitante en los destinos, por sobre la recaudación con utilidades, por sobre el promedio de gastos, por encima del promedio de los pernoctes, por encima de cualquier evaluación de calidad de los servicios y la satisfacción de los clientes, estas variables seguramente serán procesadas en otra oportunidad. Por ahora seguro que no; por ahora se tratará de apuntar a liquidar cuentas atrasadas y de recuperar lo que se ha perdido económicamente en este largo tiempo.
La reciente temporada registró los presagios de la consultora Sgerman y Makon presentados en sus diferentes informes donde aseguraba que la cuarentena producto de la interminable pandemia, al argentino promedio les hizo aumentar sus deseos de viajar, y que esta situación particular era aún mayor en los grupos más jóvenes. Este presagio resultó ser así: mucha más persona saliendo a los destinos compensando su necesidad de viajar postergada, volver a viajar, volver a salir, volver a recorrer y conocer lugares fueron esas compensaciones a tanto encierro involuntario y domiciliario.

PreViaje
A la necesidad manifiesta del argentino a viajar (deseo postergado por pandemia), se le sumó el beneficio económico del programa Previaje, que consistía en un aporte económico de reintegro del 50% de gastos en créditos utilizable para volver a viajar o utilizar en el sector de los servicios turísticos durante todo el 2022, beneficio proporcionado por el Estado a quienes se habían inscripto en el programa PreViaje.
Este inédito programa estatal de carácter puramente turístico “acompañó a los argentinos con intención de viajar y que necesitaban tomarse un descanso luego de tiempos tan difíciles”, lo sentencio Matias Lammens, ministro de Turismo y Deportes, exvicepresidente de San Lorenzo, con la vigencia de este programa donde más de 4.5 millones de turistas accedieron solamente a la segunda edición del programa PreViaje.
De acuerdo a un reporte de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), el impacto económico directo para el sector turístico producto del PreViaje ascendió a la suma 169.321 millones de pesos entre la segunda quincena de diciembre de 2021 y los primeros diez días de enero de 2022. Bariloche fue la ciudad más elegida por los beneficiarios de este plan, con 16.000 millones de pesos en comprobantes cargados en esta temporada (Came). Solo para el fin de semana extra largo de carnaval se estimaba que cerca de 350 mil turistas aprovecharían los beneficios de PreViaje, aportando con un gasto aproximado de 14.000 millones de pesos en las economías regionales.
Finalmente, el programa cierra con un total de 12.000.000 de turistas accediendo a los beneficios del programa. Los beneficiarios en promedio gastaron 1.620 pesos por día por persona y lo que implico 201.000 millones de pesos en gastos totales en la temporada. Cerca del 50% de los gastos se realizaron en agencias de viajes, un 40% en alojamientos y un 9% en transporte (Clarin).

Feriado de Carnaval y fin de temporada
Según también datos de la Came el feriado de Carnaval movilizó, este año, 2.750.000 turistas, 20,6% más que en el Carnaval 2020 (en 2021 no se midió porque la mayoría de los eventos fueron suspendidos). Los turistas de Carnaval tuvieron una estadía media de 4 días, gastaron un promedio diario de 4.200 pesos y dejaron un efecto económico directo de 46.200 millones de pesos.
Considerando además los excursionistas, en el primer fin de semana largo del año se hicieron 6.575.000 viajes, 2,7% más que en 2020, y se gastaron 53.207 millones de pesos que, a precios constantes, significó un aumento de 43,7% frente al Carnaval 2020.
El plan Previaje Pami, movilizó más de 30.000 personas durante el fin de semana largo de carnaval a través del plan PreviajePami, que mediante un acuerdo entre la obra social de los jubilados y el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación reintegró un 70% del gasto para futuros viajes al sector pasivo (PAMI).
Siguiendo con los datos de la Cámara de la Mediana Empresa, la temporada 2022 arrojó cifras altamente significativas. Viajaron 32,3 millones de turistas por el país, con una estadía promedio de 4,6 días, con un impacto económico directo en las economías locales cercana a 584,619 millones de pesos.
Esta presente temporada finalizada represento un 44,1% más de turistas que en el verano de 2021 Ese fuerte incremento se explica porque viajaron 10 millones más de personas que el año pasado, como también porque la estadía media fue sustancialmente mayor (pasó de 3,8 días a 4,6).
El dato de mayor envergadura se observa y se visualiza cuando se compara contra 2020, la temporada previa a la pandemia, y hasta ese momento considerada récord. La cantidad de turistas creció 2,4% frente a esa fecha y la estadía media subió 10% (de 4,2 a 4,6 días). En tanto, el gasto total a precios constantes arrojó un crecimiento bianual de 20%.

Se viene otro PreViaje
Finalmente y tras la célebre implementación del programa PreViaje, el Estado nacional ya tiene en mente desarrollar programas con similares características“algo menos universal y más focalizado” (Lammens) pero esta vez apuntando a implementar programas que contengas a los destinos menos desarrollados o para destinos emergentes y sobre todo destinado a valorar y poner en valor a destinos no masivos o muy poco conocidos, aplicable a contra temporada y con vigencia todo el año.
El Ministerio de Turismo y Deportes ya está trabajando en la implementación de un programa de PeViaje para extranjeros, con estímulos concretos (reintegro de noches de alojamiento o devolución del aéreo) para incentivar al turística internacional, comenzando en un principio por el mercado regional: Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia y Chile.

(*) Docente Universitario. Magister en Turismo.