La falta de combustible en Misiones impacta en la mayoría de las actividades económicas. El transporte, la producción y ahora el turismo, con graves previsiones. Desde el sector privado advierten sobre el impacto. Misiones gestiona y Nación no da respuestas.

Lunes 11 de abril de 2022. La falta de combustible en Misiones se está haciendo notar, con un fuerte impacto en la mayoría de las actividades económicas, aunque donde más incide es en el transporte. “El faltante de combustible va a persistir y este mes será peor que el anterior, según las informaciones que tenemos; lo más grave será sobre el gasoil”, aseguró el presidente de la Cesane, Faruk Jalaf. La situación con el combustible, este mes, “será devastadora dado que es uno de los insumos que se necesitan para llevar adelante la cosecha de soja, próximo a iniciarse”, expresó el dirigente.
Esta falta de combustible impacta sobre todo, en los productores y en el transporte, además de los automovilistas. Los taxistas y remiseros de Puerto Iguazú cargan combustible en Foz de de Iguazú, Brasil, a más del doble de lo que cuesta en la ciudad, mientras los transportistas se abastecen en varias localidades a los largo de sus trayectos. Algunas empresas de transporte de pasajeros analizan disminuir las frecuencias mientras esperan que el servicio se normalice. Desde el Gobierno, Oscar Herrera Ahuad planeó ante las autoridades nacionales esta situación y la desigualdad de condiciones en el costo de los combustibles para los misioneros, que pagan más que el país central.
Uno referente de los taxistas de Puerto Iguazú, Fredy Ríos, lamentó que solo una de las cuatro estaciones de servicios de su localidad implementó el surtidor exclusivo para la carga de combustible de extranjeros, pese a la reglamentación municipal que dispone esa medida. “La situación para el rubro aún es crítica”, insistió durante una entrevista con Radio Nacional Iguazú, donde también explicó que si bien el carril diferenciado reduce el tiempo de fila para cargar nafta entre 45 minutos y una hora, la medida “es insuficiente ya que no todas las estaciones cumplen con esta ordenanza” y que muchas veces cuando van a cargar en sus horarios asignados, “ya no hay combustible y se ven obligados a realizar la fila de los particulares, que suele tardar entre 2 y 4 horas”.
Ante esa situación, cargan combustibles en Foz de Iguazú, Brasil –donde el combustible duplica el valor-, para poder trabajar, sobre todo con turistas desde y hacia el aeropuerto de la ciudad.
También manifestó su preocupación ante los feriados de Semana Santa, donde se moviliza una gran cantidad de turistas y las autoridades provinciales indicaron que ya hay cerca del 90 por ciento de la capacidad de hospedaje reservada.
Por su parte, el presidente de la Cámara de Empresarios Misioneros de Autotransporte de Cargas (CEMAC), Aníbal Goichik, comentó que “muchas veces se debe esperar en la estación a que el combustible llegue; hacen entregas de cargas parciales y se viene trabajando con un costo debajo del original del transporte”, sostuvo en declaraciones a Radio República de Posadas.
El empresario dijo que este problema se percibe en las rutas y habló del desequilibrio en cuanto a los precios de combustible con los países limítrofes. “Se ven autos y camiones que ingresan al país con los tanques vacíos a cargar el combustible; es más rentable llenar el tanque dentro de la Argentina, hacer su tramo, descargar y volver nuevamente”, graficó, en consonancia con las denuncias que se registran desde la apertura de los pasos internacionales, durante el último trimestre del año pasado.
Afecta en el tránsito porque los camiones que tiene una autonomía de unos 700 kilómetros, por ejemplo, deben reabastecerse cada 250 o 300 kilómetros, lo que alarga los tiempos de entrega. Algunas estaciones de servicio, incluso, cierran durante la noche y deben esperar hasta la mañana siguiente para cargar y continuar con los fletes, indicó.

Disminución de servicios
Los servicios de transporte de pasajeros de media distancia de Misiones analizan disminuir sus frecuencias por la falta de combustibles que afecta a todo el país a causa del desfasaje entre el precio de venta y el de importación de combustibles, lo que lleva a las petroleras a racionar las entregas a las estaciones de servicio.
El gerente de la Cámara Misionera de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Caemtap), Juan Manuel Fouce, explicó que el transporte sufre otras situaciones con el combustible, además de la escasez: “el combustible a granel es más caro que el que está en surtidor. Tampoco hay previsibilidad y nuestras tarifas están por debajo de los valores que deberían tener. Un transporte tiene que llevar más de 40 pasajeros para poder costear los costos” sostiene. El empresario aseguró que al no recibir subsidios, la situación empeora y se vuelve más compleja, ya que les toca adquirir combustible de surtidor. “El problema es de origen, porque nuestro combustible es importado y se adquiere más caro de lo que se vende dentro del país”, dijo.
Entiende que si esta situación continúa y se agrava, disminuirán las frecuencias de sus transportes de pasajeros. “Tendemos a hacer los servicios más rentables. Esta problemática se vive desde hace mucho tiempo; primero se paró el transporte por la pandemia durante ocho meses; pero ya veíamos con una tarifa baja, con problemas de subsidio. La mayor cantidad de subsidios están concentrados en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba) y eso genera una disparidad”.

Herrera con el Presidente de YPF
Este contexto fue uno de los disparadores del reclamo del gobernador Oscar Herrera Ahuad al presidente de YPF, Guillermo Nielsen, donde planteó las necesidades de Misiones respecto al combustibles y la necesidad de contar, de una vez por todas, con la llegada del gas natural a la provincia, una promesa de los sucesivos gobernantes desde hace décadas.
El Gobernador entregó por escrito el mismo reclamo al ministro de Producción, Matías Kulfas, donde expuso la brecha de precios existentes entre el valor del combustible en la Ciudad de Buenos Aires y Misiones. Esos precios, les recordó, repercuten en los costos productivos de esta provincia.
“Los misioneros no pedimos un combustible más barato sino un precio acorde a lo que pagan en todas las provincias; no es justo que tengamos que pagar más caro cuando somos parte del mismo país”, fundamentó entonces el mandatario.
Recordó la cercanía con la Semana Santa, donde Misiones duplica la demanda de combustible a partir de los turistas de todo el país. “No queremos que falte nafta ni para los misioneros ni para los turistas que vienen a visitarnos” dijo en esa oportunidad el Gobernador, pidiendo soluciones para un problema que no tuvo respuesta.
Desde YPF se comprometieron a avanzar en un trabajo técnico entre ambas jurisdicciones, sobre las alternativas para solucionar la demanda misionera: mismos precios que en el resto del país y cupo suficiente para responder a la demanda.
Pero no hubo soluciones. En realidad, los problemas se acentúan.

AFS – Misiones Plural