En una vuelta de tuerca a las rupturas con la partidocracia, que inició la Renovación desde 2003, el proceso electoral ha instalado hoy sobre el tablero político un silencioso movimiento de nuevas rupturas con los modelos convencionales de participación. Carlos Rovira se encargó de poner luz sobre esta tendencia al revelar que se ha levantado el “corralito” para animar al ciudadano independiente a que se comprometa en política sin la necesidad de afiliarse.

“Hoy los jóvenes, que se suman de a miles en toda la Provincia, tienen una actitud completamente diferente; han salido de la duda de la política y la hacen suya en un solo paso, sin pedir permiso”, afirmó Carlos Rovira a los periodistas parlamentarios el jueves 8 en el salón de las Dos Constituciones.
En la tesitura, digamos ontológica del movimiento que irrumpió en la escena política misionera en 2003, la Renovación está condenada a renovarse permanentemente. Por eso, explicó que “desde la política hemos resuelto levantar el corralito”, para destacar que los corralitos son convenciones y restricciones impuestas y propias de un modelo que hay que desplazar definitivamente. Es así que volvió a sus observaciones críticas sobre las tradiciones de que amparan de arriba hacia abajo la participación, por lo cual uno se ve obligado a “estar al lado de fulano o mengano. No, son cosas distintas. Una cosa es la afinidad que hay por amistad y conocimiento, el acercamiento natural por las innumerables vertientes que posibilita un proyecto político en la sociedad. Pero otra cosa es que también es que haya vía libre desde el ciudadano independiente, que es lo más difícil de resolver. Entonces para actuar en la Renovación no hace falta ni siquiera ser afiliado, hasta esa restricción hemos levantado”, enfatizó.
Sin entrar en debates académicos, este levantamiento del “corralito” partidario, rompe también con las restricciones constitucionales. En la reforma de 1994, en el capítulo segundo referido a los nuevos derechos y garantía, se establecen restricciones a la participación. Con el propósito de fortalecer los partidos políticos que, en los años del neoliberalismo empezaron a deslegitimarse ante la sociedad, se encuadró el derecho a la participación dentro de los partidos políticos. La tensión entre derechos y garantías terminó ayudando a la formación de grupos en los partidos y su permanencia en los cargos directivos. Lo que se conoce como partidocracia. Se habilita así la hipótesis de nuevas rupturas en la estrategia de conducción de Carlos Rovira. Y cobran una significación más precisas sus palabras cuando señala que “justamente eso tiene que ver con el proceso resolver ese vacío que hay entre las cada vez creciente masa de ciudadanos independientes que no se sienten comprendidos en la política conceptualizada como algo clásico y tradicional”.
Pero Rovira, lejos de actitudes conservadoras, no olvida que solamente la política constituye la única herramienta que tienen las mayorías para expresar la soberanía popular en la toma de decisiones ante la fuerza de los poderes fácticos. Por eso subraya que “también creo que hay una distinción peyorativa de una parte de la sociedad, porque la política es todo, con errores y virtudes, si hay algo que no nos gusta hay que entrar a la política para cambiar ese algo que no nos gusta. Entonces es un proceso de ida y vuelta. Pero lo concreto es que aquí en Misiones es notable el protagonismo de una masa enorme de ciudadanos de poca edad sin experiencia política que están participando de diferentes eventos…sobre todo estos eventos que tienen que ver con el uso de las nuevas tecnologías y metodologías pedagógicas, más que el resto de los argentinos. Esto también es estrategia, acá las nuevas generaciones de chicos de edad escolar, con el último Parlamente Estudiantil, los eventos semanales que promueven desde las TIC, esta experiencia inédita de Wikipedia en Misiones. Misiones siendo vanguardia en el país de una construcción colectiva de TIC. Veo que no hemos dilapidado el tiempo en un año electoral donde todos se dedican a otras cosas, los misioneros estamos construyendo futuro pero desde un presente, un presente más comprometido que antes”
Hay candidaturas paradigmáticas a lo largo y ancho de todo el territorio provincial inscriptos por la Renovación que de no romperse “el corralito” de la partidocracia, no hubiesen tomado la decisión de jugarse en la política.