El dirigente sindical Aníbal Velázquez afirma que la única posibilidad que tiene Macri de ganar se basa en las divisiones del peronismo. Sin embargo considera que todo el arco peronista se está alineando detrás de Scioili y destaca que tanto Mariotto como el forjista Gustavo López afirman que será el jefe del peronismo si llega a la Presidencia. Al mismo tiempo alerta sobre las intenciones del macrismo de desandar el camino de la independencia nacional de los condicionamientos del imperio y el poder del dinero. Propone el eslogan “Buitres o Scioli”, remitiendo a la opción de 1945.

Por Aníbal Velázquez

BUITRES O SICOLI:  La sumisión neocolonial a los Estados Unidos y al poder financiero internacional es una de las claves de los modelos en pugna el 22 de noviembre. No se está resaltando lo suficiente en la campaña porque en apariencia es discutir en abstracto. Pero no es así. Macri negociará de rodillas con los Fondos Buitres, expresión que no fue invento de Cristina sino de políticos ingleses y con el verso de la reinserción de la Argentina en el Mundo se someterá nuevamente a los imperios del FMI y los condicionamientos que hoy están arrasando con las soberanías de los países europeos. Scioli es el No al ALCA. Es la reafirmación de la construcción de un espacio regional fuerte en el Unasur y es la resistencia al poder del dinero, como pregona el Papa Francisco. Así como en 1945 la consigna del movimiento popular en formación era Braden o Perón. Es decir lo que expresaba el entrometido embajador del imperio o la defensa de las conquistas de los trabajadores. Hoy es Buitres o Scioli.  En su edición 177 de marzo del 2014 el director de la edición española de Le Monde diplomatic nos advertía sobre el “¡Peligro! Acuerdo trasatlántico”. Decía:  “ El Acuerdo Trasatlántico sobre Comercio e Inversión entre Estados Unidos y la Unión Europea, que en poco tiempo podría estar vigente, pretende crear la mayor zona de libre comercio del mundo. De concretarse, se profundizarán los recortes  sociales y de salarios, así como la pérdida de empleos a escala global”. Los resultados están a la vista. A diez años del NO al ALCA voceros del establishment relanzan su voces en vísperas del balotage del 22 de noviembre. Recordemos que el acuerdo trasatlántico (ATCI, por su siglas en inglés) comenzó  a gestarse en los noventa, con discreción y en forma nada democrática, con el fin de frenar el avance chino sobre la economía mundial (en 2008 la Argentina firmó con el gobierno de Pekín un acuerdo de cooperación financiera). Los esfuerzos en acelerar las negociaciones se deben a la intención de firmarla antes de la finalización del gobierno de Barack Obama. Y como si fuera poco, ya lograron sumar a Chile, Perú y Colombia al Acuerdo del Pacífico, con implicancias anti-industrialistas para nuestros países. Los poderes reales buscan “el cambio” en toda América latina. Ese cambio, al del sometimiento

EL PODER ALIENTA LA DIVISIÓN DEL PERONISMO: Todo esto sería anecdótico si no fuera por la posibilidad cierta de un triunfo de Mauricio Macri en el ballotage, montado sobre una irresuelta interna peronista con epicentro en el conurbano bonaerense en lo que “Cambiemos” está esperanzado. Es lo que fomentan clarín y el poder económico. Pero no está todo dicho. A esas movidas siniestras quisiéramos oponerlo la historia del peronismo y las voces de algunos de referentes opositores. Graciela Caamaño, Alberto Fernández, Roberto Lavagna, por citar algunos.  La dos CTA enfrentadas en sus diputas políticas también coincidieron en esta coyuntura. El diputado nacional Carlos Kunkel, gran conocedor de la política nacional y provincial bonaerense, aquel de la expresión “la madre de las batallas” que emprendería Néstor Kirchner contra Duhalde, vaticinó un peronismo unido detrás  de Scioli. Gabriel Mariotto vicegobernador de Buenos Aires aseguró que Daniel Scioli será el conductor del peronismo desde la presidencia. Está diciendo que este movimiento no admite dos cabezas. En la conferencia de ayer jueves 12, el subsecretario de la Presidencia, Gustavo López, que estuvo en Posadas, fue taxativo al responder que los barones del conurbano bonaerense todos sin especulaciones se alinearán tras un peronista. “El peronismo no especula” dijo. Sergio Massa habla en la misma sintonía.

LOS FANTASMAS DE LA CALSE MEDIA: Cuando en la capital puntana, después que Adolfo Rodríguez Saá el 25 de octubre ganara por más de diez puntos, la semana pasada pierde la intendencia por más de 13,5 puntos contra el FPV, lo cual indica que los planetas políticos del peronismo se alinean.  Los que en los noventa festejaban y lucraban con las relaciones carnales hoy pujan por el libre comercio, la mega devaluación, “no importa la soberanía energética”, achicar el Estado, quita de subsidios y de las retenciones. Una política de los ricos a favor de los ricos. La democracia permite eso y está bien que lo pretendan, lo que inexplicable consiste en que lo logren con el voto de la clase media y media baja, la más beneficiada por la década ganada y la que más perderá con un gobierno de ellos. Creo que es acertada la definición de José Pablo Feinman cuando dice que “La clase media no quiere ser lo que es. Quiere ser lo que no es ni va a ser: clase alta. Además, tiene terror de ser lo que no es: clase baja”. Desde ahí se puede esbozar una explicación.