VLUU L100, M100  / Samsung L100, M100
Los despidos paralizan todas las áreas, tanto públicas como privadas.

Mantener el trabajo se convirtió en el tema más importante para la población en estos cinco meses que Gobierna la Alianza Cambiemos-UCR. Contrariando su propio discurso, el Gobierno de Macri ya produjo 150 mil cesanteados en todo el país. El Congreso impulsa una ley que si sale, será vetada, aseguran. El radicalismo misionero, también, en contra de la protección laboral de los trabajadores.

Oberá (Martes 10 de mayo). El diputado nacional por Misiones de Cambiemos, Luis Pastori, está atrapado en una contradicción ante la ola de despidos que sacude tanto a la actividad pública como privada de todo el país: se oponen a la ley antidespidos que impulsa el Congreso pero promueven acuerdos en ese sentido, como el que anunció este lunes el presidente Mauricio Macri.
El tradicional discurso de Pastori siempre estuvo anclado en la valorización de las leyes y las instituciones como garantía de resolución de conflictos. Por eso, su posicionamiento actual que se desprende de sus recientes declaraciones se puede interpretar como el de obediencia debida, comentan en el entorno partidario frente a este callejón que los lleva a tomar posturas contrarias a las convicciones tradicionales del radicalismo.
El trabajo, tanto conservarlo como esquivar los despidos, se convirtieron en los principales temas de la agenda política a partir de los casi 150 mil cesanteados que registra la Argentina en cinco meses, desde que la Alianza Cambiemos-UCR Gobierna el país.
El lunes, el presidente Mauricio Macri anunció la firma de un acuerdo por 90 días para evitar despidos. Lo suscribió con un grupo de empresarios que se comprometieron a no despedir trabajadores en ese plazo. El martes, un día después, Jaime Campos, presidente de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) aseguró que fueron “forzados” a firmar ese acuerdo ‘salvavidas’ del Presidente.
Pedirles a las empresas que no pensaban despedir trabajadores que firmen un compromiso para no hacer lo que no pensaban hacer, no tiene sentido, dijo el empresario.
Ese acuerdo pretende frenar el proyecto del Congreso que busca prohibir los despidos y que de aprobarse, tiene el veto asegurado.
Mientras el kirchnerismo impulsa en el Congreso una ley para evitar despidos -a la que Macri se opone-, el Presidente negoció ese acuerdo para congelar cesantías, por tres meses y les envió un mensaje directo: “hacer política no es reunirse para crear trabas, eso es volver a caer en la viveza criolla mal entendida; eso es bastardear la política”, dijo y arengó a que todos tenemos que poner el hombro en esta transición difícil de sinceramiento de economía”.
Macri se opone a la Ley antidespido pero impulsó el acuerdo antidespido. Desde el Gobierno confirmaron que el Presidente vetará la ley si es aprobada por el Congreso, según aseguraron tanto el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, como el jefe de Gabinete, Marcos Peña, porque –dicen- “entorpecería el proceso de inversión que se está generando en la Argentina”.
“Si sale tal como sale, esto va a un veto seguro”, dijo Peña.
Por su parte, el Pablo Micheli de la CTA Autónoma , consideró que es “una locura” que el Gobierno e Macri pretenda “reemplazar” la ley antidespidos con el acuerdo anunciado este lunes y pidió que la Cámara de Diputados vote “ya” el proyecto de emergencia laboral.
Ese acuerdo, dijo “es poco creíble porque hace unos días negaban que hubiera la magnitud de despidos que denunciamos y de pronto convocan a una reunión para parar los despidos”. También aseguró, a través de una entrevista radial, que todos los dirigentes de las centrales obreras “están de acuerdo con que se apruebe la Ley en Diputados tal como salió del Senado” porque “día que pasa, día que despiden más trabajadores”.

Anuncios