techint_logo

Posadas (Viernes 20 de mayo) “Techint y el Gobierno de Córdoba van a llegar a un acuerdo, estamos trabajando en eso”, auguró aquí Francisco Cabrera. ¿Cómo termina la pulseada entre Rocca y Schiaretti? Se le preguntó medio pasilleándolo cuando se retiraba de una conferencia de prensa en la que anunció convenios con la provincia para definir agendas de desarrollo industrial. El origen de la pregunta está vinculado a la pelea política que encaró Paolo Rocca después de haber quedado afuera de una licitación de la obra del gasoducto en Córdoba.

Tres grandes empresas lo dejaron afuera: Iecsa en asociación con China Communications, Electroingeniería con China Petroleum, y Odebrecht. Como China provee el financiamiento exige que el 30% de los insumos debe provenir de ese país. Techint, acompañado de la UIA llegó hasta la Presidencia de la Nación para reclamar lo que perdió en los sobres.
El argumento de Rocca, aunque parezca inspirado en el peronismo o como si hubiese votado por Scioli, está basado en la defensa de las empresas argentinas, de los puestos de trabajo y la protección de la industria nacional. Nada de librecambio.
Nuestra pregunta a Cabrera deslizó con sarcasmo una crítica al grupo: ¿ahora Techint reclama protecciones aduaneras?
El ministro, que es uno de los integrantes del think-tank de Macri, ya que presidió la fundación Pensar, tuvo algo de ironía también en la respuesta: “Techint siempre tuvo protección”. Pero en la superficie auguró buenas perspectivas al conflicto. Antes consideró que si bien hay que respetar el resultado de las licitaciones, también hay que tener en cuenta los puestos de trabajo que genera en forma directa e indirecta la producción nacional de acero y específicamente de tubos.

¿Y los madereros?
En la misma conferencia de prensa, y como se informa en nota aparte, el ministro Cabrera admitió que la desregulación del comercio exterior habilitó en los primeros meses del gobierno de Macri la libre importación de productos del rubro aglomerado y terciado, descolocando a las empresas provinciales. “Nuestro compromiso –subrayó- es cuidar el empleo argentino”. Así, afirmó que “estamos trabajando tratando de identificar las posiciones arancelarias para cuidar el empleo en Misiones y se han tomado las medidas correctivas necesarias”.
Se advierte cierta falta de sincronía en la cuestión maderera. Paolo Rocca corrió a la Casa Rosada y desde allí le torció el brazo, no a Schiaretti, sino a los chinos.
También, a pesar de toda la voluntad, lo que responde entra en contradicción con los lineamientos y los ejes centrales de las disposiciones del Banco Central y el Ministerio de Hacienda. Cabrera quiere invertir para producir, Sturzenegger le seca la plaza y levanta las tasas de interés, y Prat Gay abre la economía al mundo. Será difícil entonces reactivar el consumo interno lo que precisamente, Cabrera marcó como necesario para “mejorar la situación del sector es necesario es que vuelva a intensificarse la demanda”. Toda la apuesta es a la reactivación de la construcción de la mano del sector público.
Techint está protegido por AEA, la UIA y la UOM. Aquí los madereros, humildemente por Apicofom y Amayadap.

Anuncios