sandra
Sandra Giménez (FR), senadora misionera.

“La Patria se derrumba, disparó la senadora Sandra Giménez, quien también cruzó fuerte a las corporaciones y pidió la renuncia de Aranguren. Aseguró que “hay un país parado que no puede producir porque no tiene accesibilidad al gas, a la luz y porque desabasteció a YPF para que no funcione”.

Posadas. “Estamos a mediados de 2016 y la patria se derrumba”, disparó la senadora del Frente Renovador, Sandra Giménez, en declaraciones a Misiones Plural, al describir la situación crítica creada por la política energética del ministro José Aranguren, referente de las corporaciones vinculadas al negocio de la Energía.
“Hay un país parado que no puede producir, porque no tiene accesibilidad al gas, no tiene accesibilidad a la luz y no tiene potencialidad para hacerlo, porque se ha desabastecido al proceso de YPF para que no funcione y comprarle a la Shell petróleo crudo”, dijo, sin eufemismos, Giménez.
Tras señalar el carácter “esquizofrénico” de la política económica del gobierno de Macri, insistió: “la cosa en la Argentina la maneja la corporación financiera, en un momento se llama Energía y en otro se llama bancos”.

ITC diferencial, “parte del mismo problema”
En respuesta a las posibilidades de que la Nación de curso al pedido misionero de un ITC Diferencial (una rebaja al impuesto a los combustibles para equiparar el precio con el de los países vecinos y evitar la salida masiva a cargar combustible), Sandra Giménez resaltó el rechazo creciente que recibe la “desastrosa” política energética del ministro Araguren, contra la cual se presentaron en los últimos días más de un recurso de amparo.
“La realidad, como decía el General, está sobre la mesa, y en eso del ITC diferenciado vuelve a ser parte del mismo problema: Aranguren; Aranguren, la Shell, la política de grandes negocios que nos pasan por arriba y nos arrastran a todos; esa esperanza que tenían los mismos que hoy no lo pueden defender, porque, digo, si hasta Margarita Stolbizer presenta un amparo contra el presidente Macri, está claro que no hay consenso sobre la política energética. Si el gobernador Das Neves lo hace y si hasta un senador del propio Cambiemos lo presenta, no hay consenso sobre política energética. Lo que en estos momentos estamos intercambiando con el senador (Juan Manuel) Irrazábal, que está en Buenos Aires, yo acá y otros senadores en el resto del país, es tratar de forzar una sesión de comisión de Energía. Presenté un pedido de interpelación a Aranguren hace dos semanas, para que asista al Congreso, pero el senador Pereyra que es el presidente de la Comisión de Energía, patea para adelante, y eso que es el representante del secretario general de Petroleros -que la va a pagar y la va a pagar muy caro porque su sector es el que está ahora viviendo el embate y es el que está por ser despedido de YPF, más de 800 trabajadores de YPF están en riesgo de ser despedidos- y no convoca a la reunión”.
En ese sentido, Giménez recordó que el Reglamento establece que sólo el Presidente del cuerpo convoca a la reunión y establece temarios -lo establece el Reglamento- “pero estábamos tratando entre todos de forzar la convocatoria a la reunión de la Comisión de Energía para sacar un dictamen”.
Giménez, junto a sus pares de Misiones (Irrazábal y Salvador Cabral Arrechea) tienen seis proyectos presentados que proponen una salida diferenciada para el NEA, “recuperar la vuelta atrás de la resolución 6 y 7 del 2015 de Aranguren, producto del Decreto de Emergencia de Muricio Macri”.

“Estamos frente a una gran corporación”
Los senadores le piden también al presidente Mauricio Macri que le pida la renuncia a Aranguren y cambie la política energética “porque efectivamente este desastre que ha producido con esa primera imagen de ceocracia –en donde lo que se plantea es la pulcritud, la transparencia y la gestión efectiva de los resultados- a los seis meses de Gobierno lo único que ha demostrado es que hay un país parado que no puede producir, porque no tiene accesibilidad al gas, no tiene accesibilidad a la luz y no tiene potencialidad para hacerlo, porque se ha desabastecido al proceso de YPF para que no funcione y comprarle a la Shell petróleo crudo, y liberar el proceso de las empresas, Shell, Exxon, y muchas otras empresas que no conocemos”.
Entiende, en ese sentido, que estamos frente a “una gran corporación porque la energía es un negocio que da mucho resultado y donde todos los que somos electro dependientes, a la energía eléctrica o al combustible, para producir, para crecer, para desarrollarnos, estamos en manos de un monopolio que se llama CAMESA, al que todos le adjudican una función mágica que no existe, que no es beneficiosa ni benévola, que lo que ha hecho -en el gobierno de Néstor y Cristina, en el gobierno de Alfonsín, en el gobierno de Duhalde- es hacer negocios con la energía. Porque la energía es un negocio muy rentable, y los que lo saben lo tuvieron escondido y se dedicaron a hacer ganancias para ellos”, dijo la senadora.
Recordó que en 2014 la Universidad de La Plata sacó un informe revelando que CAMESA recibía de subsidios del Estado argentino 128 mil millones de pesos, por año, para producir todo el proceso de desarrollo. “Y por eso cuando este gobierno elimina los subsidios yo le pregunto a Aranguren porqué y con qué sentido traslada (el ajuste tarifario) al usuario -que es el que tiene menos poder adquisitivo- y porqué no les reclama a las empresas y no las lleva a juicio, a Comodoro Py, para que expliquen por qué no hicieron las extensiones de luz o el acondicionamiento de las centrales hidroeléctricas, por ejemplo. ¡Porqué no lo hicieron cuando recibieron 128 mil millones de pesos! Y de eso nadie habla!”.

“La cosa, en la Argentina, la maneja la corporación financiera”
Indignada, la senadora misionera aseguró que “hay que seguir desnudando la cuestión de las empresas, que ganan dinero y -y mucho- a partir de los acuerdos que hacen con la política, independientemente del color que tengan; hoy se sientan todos a hablar con Macri, ayer se sentaron todos a hablar con Néstor y Cristina, y así para atrás, siempre. Si hay una cosa que tenemos que tratar de continuar desnudando -desde la comunicación y la política- para que no nos destruyan como país, y como pueblo, y que nos permitan a las generaciones presentes tener juicio crítico y continuar con un proceso de progreso y desarrollo, es la verdad sobre quien realmente maneja la cosa en la República Argentina. Y la cosa, en la república Argentina -que es el Estado, el gobierno- la maneja la corporación financiera. En un momento se llama Energía, en otro momento se llama Bancos, y hoy entre los bancos y la energía nos están haciendo un sistema de pinzas donde tomamos deuda para comprar dólares para sostener la política económica, y –esto se lo decía ayer a Sturzenegger (presidente del BCRA) en su presentación ante el Senado- por el otro lado se crea déficit fiscal, sacándoles retenciones a la minería”.
“Ustedes (el Gobierno de Cambiemos) son un gobierno esquizoide, esquizofrénico, donde uno desde el Banco Central quiere sostener la moneda y el otro aumenta el déficit, que es Prat Gay. Y en ese proceso yo tomo deuda para conseguir dólares al 6 o 7 por ciento anual, y le presto al pequeño carnicero y al productor yerbatero, al 40 por ciento anual. Entonces explíqueme -le dije a Sturzenegger- de qué estamos hablando en política económica! ¡Ustedes son un desastre! Se lo dije (el miércoles pasado) en la Comisión de Economía Nacional Inversión y Presupuesto, de la que soy parte. Entonces digo, con mucha responsabilidad, esto no es ideológico ni es una oposición obsoleta, acá cuando todo anda mal, anda mal para todos”, insistió.
“¡Y el que tiene que cambiar sus decisiones es el presidente Macri! Lo dije cuando votamos los holdauts: le doy un consejo a Macri, cambie su ministro de Economía y todo su gabinete económico -se lo dije-; ¡Estamos hoy a mediados de 2016 y la patria se derrumba! Escuchen a las pymes que dicen que no podemos funcionar, escuchen a los comunicadores, que dicen que no les pagan las pautas desde hace seis meses, lo dijeron representantes de Crónica y El Argentino en la comisión de Comunicación la semana pasada”, informó la Senadora.

Anuncios