BANCO DE GERMOPLASMA
Por Ley, conservarán el germoplasma de la fauna misionera.

Al banco de conservación del germoplasma vegetal, ahora se sumará el de animales y organismos no vegetales. Se busca preservar y ampliar la base genética de la fauna e ictiofauna nativa y de otros organismos no clasificados como vegetales. El material estará disponible para las generaciones futuras. Estas leyes sostienen a Misiones a la vanguardia en la protección de la biodiversidad.

Posadas (viernes 27 de mayo). Misiones contará con el Banco Provincial de Germoplasma Animal y Organismos No Vegetales que estará destinado a la conservación del patrimonio natural misionero, con fines de investigación y desarrollo, conservación, restauración de biodiversidad, exploración y explotación comercial e industrial.
Este jueves 26, la Cámara de Representantes de Misiones sancionó el proyecto del presidente de ese cuerpo, Carlos Rovira, quien impulsó la creación de este banco que dependerá del Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables y que, junto al ya existente banco misionero de Germoplasma Vegetal, garantizarán “la preservación y el correcto aprovechamiento de los recursos genéticos vegetales y animales de la provincia, poniendo a Misiones a la vanguardia de la temática en cuestión”.
Además, la legislatura declaró de Interés Provincial las actividades tendientes a preservar y ampliar la base genética de animales nativos (fauna e ictiofauna), hongos, protozoos, chromistas, bacterias y demás organismos no clasificados como vegetales, con los mismos objetivos que fundamentan la creación del banco genético.
“La conservación del material genético de las especies animales de la fauna e ictiofauna misionera con técnicas adecuadas de congelación permitirá que dicho material se encuentre disponible para nuevas aplicaciones y disfrute de las generaciones futuras”, fundamentó Rovira.

La Constitución y las leyes consagran la conservación
El legislador fundamentó su iniciativa con la Constitución Nacional que en el Artículo 41 garantiza a todos sus habitantes el derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras. Esa norma asigna a las autoridades la obligación de proteger ese derecho, como así también la de verificar la utilización racional de los recursos naturales y la preservación tanto del patrimonio natural como del cultural y de la diversidad biológica.
En esa misma línea, el Artículo 121 de la Constitución Nacional establece que las provincias conservan todo el poder no delegado por la Constitución al Gobierno Federal y el artículo 124 reafirma que le “corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio”. Además, Argentina es signataria de varios convenios internacionales de conservación del ambiente, donde varios de ellos, fueron ratificados por leyes nacionales, como las que aprobaron el Convenio sobre la Diversidad Biológica, con el objetivo de conservar, y el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales, de la que se destaca que “los Gobiernos deberán asumir la responsabilidad de desarrollar, con la participación de los pueblos interesados, acciones coordinada y sistemáticas con miras a proteger los derechos de esos pueblos y a garantizar el respeto de su integridad”.
En el orden provincial, en tanto, sostienen este proyecto los antecedentes de conservación vigentes, como las leyes sobre la Conservación y Aprovechamiento Sostenible de la Diversidad Biológica y sus Componentes (que propicia la conservación de la diversidad biológica y la adopción de acciones para lograr una justa y equitativa participación en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos biológicos y sus componentes, apoyar el acceso a la biotecnología y financiación adecuada); la Ley de Ordenamiento de Bosques Nativos y la Ley de Creación del Banco de Germoplasma Vegetal, la Ley de Conservación de Fauna Silvestre y la existencia del banco germoplásmico de fauna silvestre (de especies insignia provincial como el Yaguareté, el Puma, el Ocelote, el Pecarí o el Mono Carayá) del Parque Ecológico El puma y la Estación de Hidrobiología y Piscicultura.

Misiones, la provincia con más biodiversidad de Argentina
Misiones alberga la mayor riqueza genética de organismos animales, vegetales y microbianos de Argentina y está a la vanguardia de la preservación y utilización sostenible de esos recursos con el objeto de mantener -por un lado e incrementar por el otro- el acervo recibido de generaciones anteriores que está preservado en nuestra selva (tanto en parques provinciales como reservas y en los bancos de germoplasma del Ministerio de Ecología.
El proyecto del Presidente de la legislatura misionera asegura que tanto el Banco Provincial de Germoplasma Vegetal como el Banco Provincial de Germoplasma Animal y Organismos No Vegetales “garantizan la preservación y el correcto aprovechamiento de los recursos genéticos vegetales y animales de la Provincia, poniendo a Misiones a la vanguardia de la temática en cuestión” y aseguran la ejecución de actividades de investigación y transferencia de tecnologías relacionadas, con el fin de elevar la eficiencia y promover el desarrollo del conocimiento científico en su máxima expresión, a partir de la recolección y aislamiento de cepas de microorganismos; monitoreo y renovación de germoplasma, documentación de colecciones animales y microbiales, entre otras acciones.
Sostiene, además, que el Banco Provincial de Germoplasma Animal y Organismos No Vegetales tendrá el manejo, la preservación y la utilización adecuada de los Recursos Genéticos conocidos de manera que rindan un beneficio sostenible para las generaciones presentes y futuras.
“La conservación del material genético de las especies animales de la fauna e ictiofauna misionera con técnicas adecuadas de congelación permitirá que el material esté disponible para nuevas aplicaciones y disfrute de las generaciones futuras, dando de esta manera cumplimiento a la manda constitucional del Artículo 41, que consagra el derecho a un ambiente sano. Resulta un hecho aceptado el que la diversidad de especies está siendo reducida en todo el mundo, y crece la conciencia de que esta erosión puede llegar a limitar las capacidades del sector productivo para responder y adaptarse a las cambiantes necesidades ambientales o económicas futuras, y en ese contexto, propone la generación de una colección que permita la incorporación de los microrganismos y otros organismos no considerados como vegetales, con aptitud para influir en el control biológico de plagas o para mantener la fertilidad del suelo como inoculantes asume un valor estratégico en pos de la obtención de la seguridad alimentaria para mejorar los rindes agrícolas y la capacidad de adaptación de los cultivos al cambio climático.
Por otra parte, Misiones también está a la vanguardia del país en cuanto al reconocimiento de los derechos ancestrales y el respeto de sus formas tradicionales de las comunidades guaraníes, a través de la Ley VI N°37, “dando pleno cumplimiento a los tratados internacionales existentes en la materia y en particular al Convenio 169 OIT aprobado por Ley 24.071 de la Nación.
En ese contexto “resulta ineludible asegurar su participación en cuanto a los beneficios de la utilización de los recursos genéticos asociados a su conocimiento tradicional, así como también declara de interés prioritario la conservación de aquellas especies de la fauna nativa que contribuyan a su seguridad alimentaria, en condiciones previamente acordadas con las comunidades guaraníes y asume como prioritaria la posibilidad de que los beneficios generados en la utilización de los recursos genéticos o al conocimiento tradicional asociado se halle bajo el debido resguardo y protección estatal, quien debe velar por la distribución equitativa de dichos beneficios”, dice.
Es que la Ley entiende que “los beneficios de la conservación y del uso racional de los recursos genéticos de Misiones, debe llegar a través de la generación de conocimiento asociado a la biotecnología, transformado en bienes tangibles para el pueblo misionero, al mismo tiempo que los intangibles, que constituyen el disfrute de su flora, fauna y otros componentes de nuestro rico ecosistema”.
El nuevo banco genético considera prioritarias para su conservación a las especies animales o de organismos no vegetales que hayan sido declaradas monumentos naturales provinciales o estén dentro de los apéndices de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre; sean endémicas de la provincia, se encuentren reducidas, en estado de erosión genética o en peligro de extinción como especies, subespecies, variedades o razas; entre otros criterios.

Anuncios