jura1.jpg

La actividad se realiza cada año en la semana del Medio Ambiente. Misiones es la primera en Latinoamérica en adoptar estas prácticas de compromiso ambiental. La Ceremonia tuvo lugar en la explanada de la Legislatura.

Posadas (Viernes 3 de junio). Alumnos de los séptimos grados de unas 35 escuelas de toda la provincia se comprometieron a proteger el patrimonio natural y cultural de Misiones en una ceremonia de jura a favor del ambiente, que tuvo lugar este viernes en la explanada de la Cámara de Representantes de Misiones.
La ceremonia de Compromiso con el Ambiente para la Protección del Patrimonio Natural y Cultural de Misiones estuvo presidida por el vicepresidente primero de la Legislatura, Orlando Franco; y el presidente de la Comisión de Recursos Naturales de ese cuerpo, Ignacio Nemeth, junto a las ministras de Ecología y Recursos Naturales Renovables, Verónica Derna; y de Cultura y Educación, Ivonne Aquino, entre otros.
Misiones es la primera provincia en Latinoamérica donde los estudiantes realizan esta promesa de compromiso con ambiente. La actividad se enmarca en la Ley de Educación Ambiental y en la de Ceremonia Escolar que se realiza como parte de la conmemoración por el Día Mundial del Ambiente, y con la intención de “fortalecer y promover la importancia de asumir un papel constructivo en el proceso de la conservación del ambiente, como así también el acercamiento y la integración de las comunidades escolares en un evento tan sublime y significativo para nuestra provincia, que resguarda la mayor biodiversidad del país y que implica un desafío cotidiano para las futuras generaciones”, según manifestaron desde el Ministerio de Ecología.

¿Por qué juran?
El Estado misionero aprobó este compromiso a partir de entender que uno de los mayores desafíos para la preservación de los ecosistemas consiste en fomentar hábitos que posibiliten prácticas sustentables. Esto requiere del compromiso y la participación activa de todos los sectores de la sociedad: Estado, organismos no gubernamentales y la población en su conjunto.
En ese contexto, los niños son importantes agentes de cambio, ya que tienen la posibilidad de influir en sus padres y familiares con un poder superior al de cualquier otra persona. “Por eso, a través del Juramento Ambiental no sólo esperamos despertar su compromiso, sino también el de sus núcleos familiares”, aseguraron.

Anuncios