pelito sueños compartidos

El dirigente sindical Aníbal Velázquez desoculta el sentido antipopular y antiperonista de la utilización mediática y política del espectáculo protagonizado por José López en los muros de un convento. Sostiene que se pretende crear un clima de asfixia y desilusión. En ese marco condena la pretensión de medios locales de repetir la matriz de la “mentira como opinión” para denunciar la envidia y los prejuicios contra Pelito Escobar. Acompaña las reflexiones con un detallado informe sobre el desarrollo del programa “Sueños Compartidos”.

Por Aníbal Velázquez
“La política en nuestro país muchas veces se manejó con este esquema de diseño militar dando lugar al desarrollo de estrategias teñidas de mentira y ocultamiento. Los centros de poder mediático ayudaron a dibujar un clima de asfixia social que hizo del ocultamiento de la información, del relato construido sin sustento real y jamás desmentido junto a la estimulación de sentimientos de odio y desprecio” (Carlos Valle Pag.12; 23/6/16). Así define el pastor de la Iglesia Metodista Argentina a la etapa comunicacional desde donde se construye el “sujeto mediático” en nuestro país.
A nosotros nos hiere en lo más profundo de nuestra conciencia la impudicia del hecho producido por el ex secretario López en los muros del convento. Hecho de los que hablan también con impudicia muchos periodistas. Los medios compitiendo entre ellos hacen de jueces de instrucción, de TOF y condenan por fuera de las leyes y de todo decoro. Vimos también a la abogada defensora decidir en un medio televisivo que su defendido es culpable (después nos enteramos que su vocación pasa más por exhibiciones hot).
Nos hiere, porque desde nuestras juventudes miles de argentinos creímos y luchamos por un mundo mejor en los setenta. Treinta mil de ellos (a pesar de Darío Lopérfido) vieron enterrados sus sueños entre torturas y desapariciones forzadas. Nos lo recuerdan Colorado Zaremba, Gato Sánchez, Flaco Salas… tantos. Todavía nos suena la arenga del Flaco cuando lo sacaban de la cárcel de Resistencia hacia Margarita Belén: “nos llevan para matarnos- dice- pero no morirán nuestros sueños” y cantó la marcha de combate la Peronista.
Tal vez López tenía nuestra edad entonces, tal vez hasta era peronista. ¿Dónde se quebró su conciencia?. ¿En que brazos querría poner tantos relojes?. ¿Tenía esa plata, o era el costo de su actuación?. Tal vez sea como dice la trova española que el “don, don dinero” pervierte. Aquel símbolo de la expulsión de los mercaderes del templo a latigazos que hiciera Jesús (Juan 12.15) pudiera graficar lo que la política le debe a la democracia. Sabemos que entre los mercaderes están muchos, ya lo dijo el ex presidente de la UIA, Héctor Méndez, sin mencionar los Papeles de Panamá y los Calcaterra, etc.
Vivir mejor no es una ilusión
Pero lo que más indigna es que se arroje por la borda la esperanza de todo un pueblo que piensa y sabe que vivir mejor en un país rico como Argentina no “es una ilusión”. No nos queremos erigir en moralistas, tenemos muy presente lo que nos enseñara Jorge Enea Spilimbergo, “El moralismo: Utilización oligárquica de la clase media” (1955). O León Trotzky cuando dice que cuando un pequeño burgués habla de moral, hay que apretar el bolsillo porque la cartera está en peligro. Queremos hablar de que hubo y hay más ladrones en nuestra historia del otro lado de la democracia. Del saqueo de tierra al inicio de la República, pacto Roca-Runciman, Mega canje por citar algo. Lo vivimos con Perón después del golpe del 55, la misma persecución después de la década ganada. Los dueños de la Argentina jamás tolerarán una mejor distribución de la renta nacional.
Provincializar la mentira como opinión
El artículo de Valle se titula “La mentira como opinión”; que nos remite a la acción que como un calco se repite la matriz en nuestro medio local. Por ignorancia o maledicencia en estos días escudado por el espectáculo López, un medio, por no decir un periodista, habla del programa de inclusión como lo fuera “Sueños compartidos”. Con reiteración insiste en clasificaciones que por lo menos reflejan ignorancia. ¿Habrá recurrido nuestro escribidor al diccionario de la lengua española para, por lo menos, diferenciar lo que significan palabras como “imputado”, “indagatoria”, “testimonial”?. (Un juez del fuero local en el inicio de su charla siempre dice que permanentemente deben estar aclarando cada una de esas significancias). Nosotros entendemos que no indagó. Estamos tentados a inferir que la saña con que trata el tema cargando su pluma contra “Pelito” es una acentuada envidia, casi discriminatoria, contra un militante con apodo de pueblo: ”Pelito”, como nuestros “Piancho” y “Mandioquín” de antaño, “Toro”, “Mavala” (retratado por Joselo Schuap en una de sus canciones) o doña “Pomposa” de la bajada vieja. Envidia porque Pelito, “un negrito” salidos de los lodos del Tiro Federal, sin haber terminado sus estudios secundarios, fue ministro de nuestra provincia por doce años. Es difícil bancarse desde hondos complejos (en el sentido freudiano) tales “impertinencias”.
“Imputado” por el programa sueños compartidos, dice la nota. ¿Se habrá tomado el trabajo, lo que es un deber de todo periodista serio, de indagar sobre el programa y su desarrollo acá en Posadas?. Por las dudas lo desemburramos:
Se cumplió con el programa
Sueños Compartidos fue un proyecto de inclusión social de la Fundación Madres Plaza de Mayo que, mediante la construcción de barrios, tenía como objetivo central insertar a personas que estaban fuera del mercado laboral y que Vivian en la marginalidad, capacitarlas y convertirlas en trabajadores formales para que tengan la posibilidad de acceder a una vida digna.
Se financió con fondos del Gobierno Nacional y Misiones accede al Proyecto a través de la Subsecretaría de Vivienda, que se encuentra en la órbita del Ministerio de Planificación Federal de la Nación, que es además quien, en conjunto con la Unidad Ejecutora Provincial, controló y certificó las obras. El precio de las mismas estuvo regulado y preestablecido por la Subsecretaría de Vivienda.
Se firmó un Convenio Marco para construir 500 viviendas, de las cuales solo fueron financiadas, construidas y entregadas 156, de las cuales solo 50 fueron construidas por la fundación Madres de Plaza de Mayo, las restantes 106 fueron construidas con el sistema del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (IPRODHA) por medio de una empresa privada (Forestal La Rama S.A) ya que la fundación se ve impedida de continuar las obras por problemas de Buenos Aires, desde mayo 2011.
Las cincuenta (50) unidades habitacionales adjudicadas por la fundación fueron entregadas completamente terminadas y equipadas con: termo tanque, heladera, cocina, ventiladores de techo, alacenas, muebles de bajo mesada, camas, colchones y placares. Las que se encuentran acreditados administrativa y materialmente.
Las ciento seis (106) restantes fueron construidas y entregadas, como ya se dijo, por el IPRODHA, autorizadas por Decreto del Gobierno Provincial de mayo 2011, porque el programa sueños había desaparecido. Solo a título de ilustración agregamos que la primera etapa, incluyendo accesos y servicios, como luz, agua, cordón cunetas y amoblamiento alcanza la suma de $14.635.399,20. La segunda etapa de 106 viviendas la suma de $ 32.416.520. Todo certificado, ejecutado y pagado.
Nosotros recorrimos cada expediente, podríamos agregar tablas y “cash flow”, como dicen los entendidos, pero no vienen al caso. Las casas están, los habitantes también, que ese nivel de amoblamiento sus ocupantes ni lo soñaban. Pero lo más importante es que esas familias eran marginales del sistema viviendo en situación irregular a orillas de arroyos, cañadones y bañadales y hoy disfrutan de lo que nuestra vice presidenta define como “una ilusión”. Tal vez en sintonía con la vice nada de eso aparece en las notas.
Volvemos a Spilinbergo “ el contubernio oligárquico ha encontrado su tema-dice en abril de 1956-hablando del golpe que destituyó a Perón, …se apresuran a publicar escándalos …no obstante obtiene resultados inmediatos e inflama el corazón de ciertos sectores de la pequeña-burguesía, tienen éstas sus listas de agravios, justos algunos,… hijos de la miopía unos o el resentimiento, los más”. Repito, los escribió en abril de 1956. ¡Qué tal!.

Anuncios