Que la alianza de la UCR con el PRO ha generado una crisis de identidad en el primer movimiento popular de la Argentina nadie lo niega y es objeto no sólo de analistas y académicos sino de los propios directivos del partido que no ocultan su preocupación por las elecciones del año próximo. Aquí, la culpa es de la prensa. Sin embargo el aislamiento social del partido se puede advertir en el hartazgo que produce en todo el arco de la oposición a la Renovación su retórica falaz. Vale en ese sentido repasar las exposiciones de Pietrowski, Wipplinger, Duarte y otros diputados cuando el jueves 7 de julio, la UCR pretendió arrastrarlos con su doble discurso a votar en contra del nombramiento de jueces.

Posadas (Lunes 18 de julio) El diputado Germán Bordón volvió a poner de manifiesto la intolerancia que esconde bajo sus modales afectados. Se enojó cuando observamos que en la UCR de Misiones están disgustados y descolocados políticamente, por las relaciones entre el gobierno nacional y el provincial y especialmente por la gira europea que Hugo Passalacqua compartió con Mauricio Macri. Se enojó y salió por las redes sociales a descalificar al mensajero. Es la misma actitud que puso de manifiesto cuando negó haber perpetrado violencia de género contra una colega diputada. Se enojó y no hizo más que confirmar lo que se decía en misionesplural: están agresivos e intolerantes. No les gusta la foto del Gobernador junto al Presidente. Sienten que es una injusticia y reclaman que Macri privilegie al partido en las relaciones con Misiones, les disgusta que se privilegie la gobernabilidad porque está debilitando la Alianza Cambiemos y resta espacios a la UCR. Y decíamos que es la visión estrecha de la partidocracia: el partido, por el partido y para el partido.
Aunque nuestros roles sociales se crucen permanentemente, entendemos que no sirve a nadie que los periodistas se pongan a discutir con los políticos. Que discutan entre ellos.
En la nota que irritó a Bordón, se observa que la UCR se encuentra ante un dilema que no tiene fácil salida. De tanto interpelar a sus votantes desde prédicas neoliberales descubre que se han corrido a la derecha y decididos a votar al original, es decir al PRO, antes que a la mala copia.
Así, las malas performances electorales de la UCR, que obtuvo el 3% de los votos en la PASO y aquí volvió a consagrar un solo diputado provincial, no son casuales. Las urnas expresan la crisis de representación del partido. Aunque estratégicamente dirija sus discursos a enfrentar a la Renovación en Misiones, el doble discurso, de atacar aquí lo que se defiende en el orden nacional, ese juego de máscaras lo fue aislando de todo el arco de representación de las oposiciones.
Alcanza con repasar las exposiciones de los representantes de las bancadas que no son ni oficialismo en el orden nacional ni el orden provincial, en la última sesión del Parlamento, para advertir el hartazgo que produce la retórica falaz de sus diputados estrella.
Esa noche, la UCR arrastró al PRO en su oposición al nombramiento de dos jueces para el Superior Tribunal de Justicia, pero no pudo con las otras seis bancadas: Amplitud y Unidad Social Peronista; Cultura, Educación y Trabajo CET; Frente para la Victoria; Partido Agrario y Social; Trabajo y Progreso; Vanguardia Radical.

Harto de que hablen para la TV
Claudio Wipplinger, fundamentó su voto positivo sosteniendo que el análisis no debe ser netamente desde el interior del sistema jurídico que integran jueces, fiscales y abogados, sino desde la sociedad. Refutó la mirada de los especialistas al revelar que estuvo reunido con la jueza Sotomayor de la Corte Suprema de los Estados Unidos y “nos comentaba que para integrar el cuerpo ni siquiera necesitaban ser abogados, tenían que mostrar idoneidad, análisis, capacidad de criterio, de ser personas con una amplitud de visión desde el ámbito desde donde venían como para -justamente -aportar a un Cuerpo Colegiado, visiones que enriquezcan el análisis de ese debate sobre posiciones encontradas en temas legales y estas posiciones encontradas no se pueden atar a tecnicismos solos legales”.
En abierta alusión al histrionismo de los ucerreístas, señalaba que debían ser criteriosos para cumplir la función de diputados y diferenciar sus responsabilidades de los tiempos electorales e “intentar no solo hacer un debate para las cámaras sino intentar, si queremos mejorar, empezar a ser equilibrados en todo sentido”

Harta del tremendismo
La diputada Myriam Duarte, a su turno puso en reflexión los efectos del tremendismo explícito en la oposición de los diputados del UCR. “La verdad –señaló- es que nos veía, nos miraba discutir, exponer posiciones y como representantes del pueblo de la Provincia de Misiones me pregunto qué imagen tiene en este momento el pueblo de la Provincia de Misiones, cuando se está dando en este Recinto una discusión en la que pareciera ser que estamos transmitiendo que estamos por hacer una cosa terrible, que está por pasar algo espantoso, la verdad es que como he sostenido en otro momento, me parece que este es el momento más alto, desde el punto de vista institucional que tiene la democracia, el momento en el que confluyen los tres Poderes”.
Hizo hincapié después en la falacia de las argumentaciones ucerreístas al subrayar que se deben respetar las reglas de juego establecidas por la Constitución “Resulta que se demanda la existencia de algo que, al menos hoy, no existe, hoy tenemos las reglas que tenemos y es con las que tenemos que trabajar, somos diputados, no podemos desconocer esto”.

Harto del doble discurso
Ramón Velázquez reconoció primero las atribuciones que tiene el Ejecutivo y la necesidad de respetar la voluntad popular que se pronuncia en las urnas y no en los discursos. “Como diputado de la oposición tenemos que reconocer que cuando el oficialismo presenta algún instrumento que realmente le pueda servir a los misioneros hemos acompañado, como también nos han acompañado en distintos proyectos nuestros. Eso quiere decir que no puedo dudar de que todo este tiempo o en estos días, la comisión haya trabajado con cada uno de los pliegos, con cada una de las personas que van a ocupar esos cargos, donde fuimos invitados todos los diputados que por ahí teníamos alguna necesidad de preguntar, de rechazar o si teníamos algo que decir” Y refutó el doble discurso de los diputados de la UCR que demandaban respuestas que pudieron haber tenido en las comisiones: “en estos días se ha trabajado, mucho de los diputados que están en la comisión han dictaminado todos y cada uno de los pliegos”, afirmó.

Harto de los “jarabe de pico” y la burbuja
Darío Pietrowski cerró el debate esa noche con una clase magistral de pueblo a los doctores. Vale entonces darle espacio a sus palabras .
“No provengo de la rama del derecho ni de la ingeniería, ni tampoco de alguna otra profesión; se puede decir que provengo de la calle, de la militancia política -que me enorgullece- y creo que esa militancia fue la que permitió que hoy esté ocupando una banca; la constancia, la defensa del compromiso y los principios”, aclaró de entrada.
“Puedo estar o no de acuerdo con algunos términos, sobre todo los que usó la miembro informante –reflexionó diferenciándose de la renovación- puedo estar o no de acuerdo con hacer mención de cuál es el partido político que propone, no nos olvidemos que estamos prestando acuerdo a miembros que van a participar de otro Poder del Estado. Puedo estar o no de acuerdo -creo que eso habrá sido un lapsus, un furcio- de que es un acto inconstitucional la designación de una de las personas propuestas. Voy a emitir mi voto tratando de respetar las medidas constitucionales, respetando las mayorías”.
Continuó su exposición volviendo a su mención inicial de que “provengo de la calle, no tuve la posibilidad de completar mis estudios universitarios; pero ahí -justamente- en la calle, donde está la necesidad de Justicia, donde está la gente que tiene sed de Justicia y necesita que se le resuelvan las cuestiones por las que justamente acuden a este Poder, y no está acá en esta burbuja, en la que muchas veces quienes militamos la política nos sumergimos y caemos en debates estériles que no llevan a nada, “que me dijo”, “que no le dijo”, “que el artículo tal”, que a “Juan pueblo” no le llega, no trasciende la burbuja que significa este Recinto. Entonces, ahí está el llamado a que realmente le pongamos el acento en las cuestiones que le interesan a la sociedad, y no a la retórica, a citar artículos de la Constitución o de la legislación, que muchas veces a la vuelta de la esquina se desconoce o en otro ámbito se vota de manera distinta”.
Se tomó también tiempo para enviar otro mensaje a los ucerreístas y pejotistas “Tampoco podemos hacer cargo a una de las personas propuestas para integrar el Superior Tribunal de Justicia de la caída libre que han tenido los partidos tradicionales. En el año 2011 tanto el partido de la Unión Cívica Radical como el peronismo han perforado el piso y pienso que esta es la reflexión que nos tiene que llevar a buscar otro camino, a pregonar otra militancia y otra práctica política, que es la que nos va a permitir corregir y recuperar el espacio perdido. Por eso insisto, acá hay pares que abundan en la retórica, que toman mucho “jarabe de pico” pero al momento de tomar la decisión que es trascendente para la provincia, miran hacia otro lado”.

Anuncios