La diputada nacional por Misiones que le acercó el paquete de yerba al Presidente Macri lamentó que el discurso no refleje la realidad argentina ni de Misiones. En una entrevista radial, explicó desde Buenos Aires para todo el país la situación que afecta a los productores y tareferos y consideró que “callarse es convertirse en cómplices de un discurso mentiroso”.

Posadas (sábado 4 de marzo). El discurso del presidente Mauricio Macri describe otro país, “no se ajusta a la realidad de hoy ni a la realidad que viven los misioneros; yo soy misionera y esto que el presidente Macri estaba describiendo en su discurso no es lo que está pasando en mi provincia. En mi provincia estamos viviendo realmente una crisis yerbatera, que se ha profundizado”, explica la diputada nacional por Misiones del Frente para la Victoria (FpV), Cristina Brítez, durante una entrevista con una radio de Buenos Aires.
La misionera fue la diputada que en pleno discurso de la apertura de las Sesiones Ordinarias del Congreso Nacional se paró frente al Presidente Macri cuando este relataba lo bien que le va a la Argentina en materia de economías regionales y le entregó el paquete de yerba que los productores llevaron a Buenos Aires con la intención de hacer oír sus reclamos, ante la inacción del Instituto Nacional de la Yerba Mate.
La legisladora consideró que la situación que afecta a los productores y tareferos es por la “desidia de los funcionarios nacionales que tienen la obligación de hacer que se cumpla la ley y los precios. Ellos están en conocimiento porque nosotros estuvimos presentes -acompañamos este reclamo desde hace un año- en una de las audiencias que tuvieron con el ministerio de Agroindustria, con el Ministro Buryaile, cuando los hicieron esperar siete horas para después atender a los funcionarios que los acompañaron y no a ellos, a esta gente que viene con un montón de sacrificio. La insensibilidad que hay es tremenda”, explicó Brítez durante una entrevista al aire con Radio Del Plata.

“No podemos ser cómplices de un discurso mentiroso”

“Nosotros venimos acompañando este reclamo que lleva adelante el sector yerbatero desde hace un año. Empezamos escuchando el discurso del presidente Mauricio Macri con mucha preocupación pero después terminamos alarmados y, al final del discurso, cuando habló de las economías regionales y dijo que estaban bien, que estaban creciendo, que él estaba cuidando a los argentinos, entonces ahí nos acercamos y le notificamos que si la Argentina está tan bien como dice ¿por qué hoy hay un reclamo yerbatero, por qué hoy hay un yerbatazo en Plaza de Mayo, frente a su casa? Eso fue lo que hicimos”, dijo al explicar que entregó el paquete con yerba mate y un folleto explicativo de la crisis que afecta a los productores.
“Lo que se escuchó en el discurso es de otro país, porque no es el país que se ajusta a la realidad de hoy, a la realidad que viven los misioneros; yo soy misionera; lo que el presidente Mauricio Macri describió en su discurso no es lo que está pasando en mi provincia. En mi provincia estamos viviendo realmente una crisis yerbatera, que se ha profundizado y esto hay que aclararlo, porque la crisis se profundizó por las políticas económicas aplicadas por el gobierno de Cambiemos”, agregó.
Así como “tenemos la crisis yerbatera, también tenemos la crisis de la madera donde nos vemos absolutamente perjudicados; (Misiones está) recibiendo madera, fenólicos de Brasil y de China por ejemplo y estamos con aserraderos cerrados, con cooperativas cerradas, con fábricas cerradas; con despidos, con suspensión, así que no puede el Presidente Macri decir que las economías regionales están bien y nosotros, que somos militantes, que recorremos el territorio y sabemos que es mentira, no podemos quedarnos de brazos cruzados siendo cómplices de un discurso mentiroso”, enfatizó.

“Situación extrema”

Brítez lamentó que la situación de prqueños productores y tareferos haya llegado “al extremo”, sobre todo en el sector que son “los últimos dentro del eslabón de la cadena yerbatera, donde el más vulnerable, el más frágil, es el tarefero, quien con sus manos y con unas tijeras corta las hojitas”. La situación también afecta al pequeño productor “que si bien tienen muchos, también llegaron al límite y su prioridad es hoy que le cumplan el precio oficial. Ni siquiera están pidiendo que se actualice al 2017 sino están pidiendo que se cumpla el precio oficial del 2016 que es 5,10 pesos por kilo de hoja verde porque les están pagando desde hace un año entre 2,80 y 3,10 pesos, con cheques a 180 días o más; con eso, este pequeño productor le tiene que pagar al tarefero. ¿Cómo hace para pagarle al tarefero los 800 o 900 pesos que también está articulado si le están pagando a él con cheques a largo plazo?”, se preguntó.

“Desidia de los funcionarios”

La legisladora explicó que unos de los problemas radica “en la falta de un adecuado control y una sindicalización, porque el INYM -que es la herramienta que tenemos-, justamente no está cumpliendo con su trabajo y no está haciendo aplicar la ley”- dijo-, para refirmar que las políticas que dañan a la actividad son “todas las políticas practicadas por Mauricio Macri; la devaluación y los tarifazos hicieron que se vaya deteriorando la calidad de vida del tarefero. Imaginate cómo hace para vivir ahora un tarefero con 400 pesos que es lo que le están pagando la tonelada, la bolsa; o cómo hace un pequeño productor que le están pagando con cheques a largo plazo. Esto es desidia de los funcionarios nacionales que tienen la obligación de hacer que se cumpla la ley y los precios. Ellos están en conocimiento porque nosotros estuvimos presentes -acompañamos este reclamo desde hace un año- en una de las audiencias que tuvieron con el ministerio de Agroindustria, con el Ministro Buryaile, cuando los hicieron esperar siete horas para después atender a los funcionarios que los acompañaron y no a ellos, a esta gente que viene con un montón de sacrificio. La insensibilidad que hay es tremenda; esperaron siete horas y les dijeron que sólo hablan con los intendentes. Ese día nosotros no entramos, nos quedamos con ellos. ¿Para qué me voy a meter en una reunión de mesa chica si ellos están afuera y son los que están sufriendo?”, explicó.
La legisladora recordó además que el precio de 5,10 pesos que no están pagando es por kilo de hoja verde. “Después, hay todo un proceso de transformación (de la yerba) donde pasa por el secadero, el molino y las industrias para después llegar a la góndola”.

diputada-nacional-cristina-britez-fpv3
Brítez alcanza el paquete de la protesta yerbatera a Macri.
Anuncios