La foto de Hugo Passalacqua junto a Mauricio Macri ayer en la Casa Rosada está cargada de un profundo significado político. Reafirma la línea estratégica diseñada por la conducción de la Renovación de respetar el pronunciamiento popular y desde las propias convicciones ponerse a trabajar colaborativamente con la Nación. Asimismo al mostrarse en la Casa Rosada en el peor momento del Presidente, el Gobernador refuerza el sentido de las instituciones republicanas y la voz de las provincias.

Posadas (Martes, 7 de marzo) La foto de Hugo Passalacqua junto a Mauricio Macri ayer en la Casa Rosada está cargada de un profundo significado político. Por un lado reafirma la línea estratégica diseñada por la conducción del movimiento Renovador misionero de respetar el pronunciamiento popular y desde las propias convicciones ponerse a trabajar colaborativamente con la Nación. Nada nuevo dice la foto en ese sentido. Ya hubo muchas a lo largo del último año. La de ayer fue en el marco del anuncio de la habilitación de vías aéreas a compañías “low cost” que beneficiarán a Misiones. Es lo concreto. Lo que importa. Al margen queda cualquier otra especulación y los debates habituales que terminan postergando las cuestiones de fondo. Los diferendos legales ya dirimirán en otras instancias. En tanto no hay que perder de vista que la medida habilitará vuelos entre Posadas e Iguazú. Lo subrayó Passalacqua: “Misiones siempre soñó con esto que además es clave para el turismo y para generar más puestos de trabajo. Hoy es un hecho y estamos muy conformes”.
Pero la foto de ayer tiene un contexto. El Gobernador no dudó en mostrarse con el Presidente en el inicio de la semana más difícil para la administración de Macri, según comentan hasta en medios amigos. Ayer se iniciaba el paro docente que tuvo una masiva manifestación, hoy la huelga docente se articulará con la movilización que realizará la CGT al Ministerio de Producción, con el respaldo multisectorial que incluye a cámaras de pequeñas y medianas empresas. La foto entonces se torna símbolo que tiene la función de apuntar hacia un significado. Es un también un gesto de Passalacqua que traduce la firmeza en sus convicciones y la sinceridad sin oportunismos cuando elaboró en diciembre de 2015 la fórmula: gobernabilidad con gobernabilidad se paga.

Apretón de manos cargado de historia y trayectorias políticas

Volviendo a la foto como significante que apunta a la estrategia colaborativa de Passalacqua como significado, se hace necesario señalar que ese apretón de manos está cargado de historia y trayectorias políticas.
Pocos días antes, Macri ratificaba el rumbo, digamos neoliberal de su gobierno, en el discurso ante la Asamblea Legislativa, discurso cargado también de gestos y actitudes que mostraron a un Presidente decidido a dar batalla y no dejarse amedrentar por la calle. Pero si dialogar es exponerse a las razones del otro, dialogar también es hacerse escuchar. Lejos del contubernio conservador, Passalacqua tiende la mano como un puente en defensa de sus convicciones que, se expresan más en las medidas que toma que en su moderación discursiva. Un rápido repaso de su gestión de gobierno pone en evidencia las diferencias. Cuando en la Nación se ponía fin a los créditos con tarjeta y al plan Ahora 12, aquí, con los humildes recursos provinciales se lanzó a fin de año el Ahora Misiones con el aval y beneplácito de empresarios y consumidores. Lanzó un plan complementario para el inicio escolar comprometiendo al Estado en más de 100 millones de pesos para subsidiar los intereses del pago en cuotas. Cuando desde la Nación se opera sigilosamente en desarmar las conquistas en defensa de los derechos humanos, aquí el gobierno de la Renovación prepara una serie de actividades coordinadas junto a organismos de la sociedad civil, provinciales, nacionales y del ámbito académico local para reafirmar la conciencia por la memoria, la verdad y la justicia, con la señalización de cuatro ex centros clandestinos de detención. Desde la Cámara de Representes que preside Carlos Rovira se conformó una Comisión contra la Tortura y anteriormente un Centro de Documentación por los Derechos Humanos. Se pueden en este sentido marcar varias medidas y programas, como la defensa de la calidad de vida en las chacras que para la ortodoxia liberal no es eficiente, pero todas están sustentadas en la diferencia de fondo sobre el rol del Estado. Entre éstas políticas distintivas de la cosmovisión progresista del Gobernador, hay que recordar que mientras en el país hay escasos fomentos financieros para los que tienen poco y aspiran a la movilidad social, aquí, en este momento difícil, con recursos de la Provincia se abrió el único Banco de Créditos del país, no para lucrar sino para fomentar el crecimiento.

Desde estas perspectivas, la foto no puede despertar a equívocos. Passalacqua no es Macri. Macri no aprieta con los fondos nacionales, las dos figuras que aparecen en la superficie y con la que se quedan muchos observadores.
Así, la foto como significante ¿a qué significado apunta? A un momento histórico de la Argentina. El pronunciamiento popular en las urnas, dirimió en el ballotage en favor de Macri, pero en la primera vuelta consolidó la presencia plural de congresistas. Ni Alfonsín, ni Menem, ni de la Rúa ni los Kirchner tuvieron que gobernar con minoría en las dos Cámaras Legislativas. Si bien la Argentina es marcadamente presidencialista en la toma de decisiones, el actual cuadro de situación habilita y fuerza la necesidad del diálogo. Macri intentó avanzar con DNUs pero se encontró con un Congreso activo dispuesto no sólo a poner límites, sino a institucionalizar la resolución de los conflictos. Se puede sostener desde esta observación que asistimos a una recuperación de la Republica. Sin entrar en los debates académicos sobre la precisión de lo republicanista, en la política argentina se entiende el concepto como respeto a la división de poderes y en la distribución del poder en la toma de decisiones. No se puede negar que en el ejercicio del poder se manifiesten tensiones y que siempre los actores pretendan arrogarse facultades. Macri lo intenta con decretos, Lorenzetti lo intenta con acordadas y las oposiciones en el Congreso con leyes. El equilibrio en político es siempre inestable. Volviendo al acto en Casa Rosada, se puede afirmar que al mostrarse con Macri en su peor semana Passalacqua refuerza sus convicciones republicanas que en la Argentina es la manera que tienen las provincias de pronunciarse y disputar espacios de poder.
Hay un dato que puede abonar esta hipótesis y que pasó desapercibido por la sed de sangre de los medios que a la vez de alimentar el morbo siempre ocultan lo que quieren ocultar exacerbando los conflictos. Fue la noche en que se debatía la ley por las Art y que llegó al recinto de Diputados la información del arreglo dudoso por la deuda por el Correo con el Estado y simultáneamente la modificación por simple resolución de la ley que impone la fórmula para determinar el aumento a los jubilados. El escándalo ganó la atención de oficialistas a la defensiva y  opositores al ataque. Lo que no se marcó con la luz que merecía, fue la iniciativa que tuvo el Congreso como poder. No fue la calle la que puso límites y obligó a revisar las medidas, decretos y resoluciones, fue el Poder Legislativo actuando como dicen los libros de texto. Y hay que recordar que las provincias suman conjuntamente más legisladores de los que puede contar lo que se denomina centralismo porteño. Se puede concluir entonces que la foto de Passalacqua con Macri tiene un profundo significado democrático, republicano y federal.

Anuncios