“Nuestros primeros egresados ya están en la universidad y otros trabajando”, cuenta con orgullo Garzón Maceda a los nuevos vecinos que se van integrando al lugar. Hay madres – que fueron las primeras alumnas- del aquel sueño que dirigentes y afiliados al PPC acariciaban en el 2008 en un pequeño galpón, hoy reemplazado por un cómodo salón.

Posadas (Prensa de PPC). Por noveno año consecutivo, el Partido de la Participación Ciudadana (PPC-Misiones) que conduce José Garzón Maceda, entregó este lunes guardapolvos y útiles a más de 200 chicos que concurren al Centro de Apoyo Escolar en Santa Clara II. Son los beneficiarios de la maestra particular gratuita, para seguir avanzando en la educación formal.
En el 2008 nació la llamada “escuelita del PPC en Santa Clara II” con tan solo 10 niños y un montón de ilusiones. Se la integró justamente a pedidos de las familias que viven en ese lugar de Garupá, la mayoría oriundo de otras ciudades del interior de Misiones, quienes vinieron al área Metropolitana en busca de una mejor vida.
Y el sueño fue creciendo año a año. Ahora concurren más de 200 alumnos los lunes, miércoles y viernes, de mañana y tarde, en busca del apoyo escolar que allí reciben para seguir avanzando en la educación formal. Otro centenar más está en lista de espera, para lo cual Garzón Maceda está evaluando la conformación de aulas satélites para cubrir esta necesidad existente en la zona.
“Nuestros primeros egresados ya están en la universidad y otros trabajando”, cuenta con orgullo Garzón Maceda a los nuevos vecinos que se van integrando al lugar. Hay madres – que fueron las primeras alumnas- del aquel sueño que dirigentes y afiliados al PPC acariciaban en el 2008 en un pequeño galpón. Ese lugar fue reemplazado por un cómodo salón donde maestras y profesores dictan clases y talleres; otro grupo de profesionales y asistentes desarrollan una abarcativa tarea social, haciendo seguimiento a los problemas y necesidades detectadas.
A las clases y talleres, entrega de útiles, guardapolvos, uniformes, controles médicos, desayuno y merienda, festejos en días especiales, premios a los mejores promedios y a los niños que se esmeran en concurrir todos los días, ahora, también, está en construcción la huerta comunitaria para contribuir con la economía familiar. La provisión de verduras y hortalizas no vendrá sola, sino que en el PPC se está planeando clases de cocina para aprovechar al máximo la utilización de los vegetales.
“Gracias por ayudarnos a pasar de grado; por acompañarnos, por los útiles, guardapolvos, los regalos”, fueron algunos de los mensajes que los chicos entregaron en improvisadas cartas al presidente del PPC. La entrega de los guardapolvos y útiles según el año en curso de cada chico, fue de mañana y tarde. Vinieron acompañadas por sus madres y se aprovechó la ocasión para charlar sobre las próximas tareas que se sumarán a esta iniciativa que lleva nueve años consecutivos e intensos de apoyo a la educación.

Anuncios