El Ministerio de Trabajo tendrá un Presupuesto de 88 millones de pesos para 2018 de los cuales el 76% es destinado a funcionamiento y programas de empleo. El ministro Agulla que habla de un amesetamiento en la destrucción de empleos, expuso hoy en el parlamento las proyecciones para el año que viene. Se incorporan partidas especiales para prevenir el trabajo infantil.

Posadas (Lunes, 4 de septiembre) La destrucción del empleo privado en la provincia ingresó en lo que en la jerga se denomina amesetamiento ya que la leve recuperación que se viene registrando no es suficiente para recomponer todo lo que se perdió en 2016. La observación fue parte del encuadre que delineó hoy el ministro de Trabajo de la Provincia al participar en las reuniones que se organizan en la Cámara de Representantes en función de debatir el Presupuesto de la administración pública para 2018.
Juan Carlos Agulla fue uno de los tres funcionarios que estuvo esta mañana en la comisión que preside Marcelo Rodríguez para exponer sobre los lineamientos y programas previstos para el año que viene por el Ministerio y defender de ese modo las estimaciones de los gastos para la gestión. Destacó que el proyecto de Ley le asignó, en números redondos más de 88 millones de pesos, lo que representa un incremento del 23% con respecto a lo previsto para el ejercicio en curso. Reveló un dato que no pasó inadvertido: las partidas destinadas a recursos humanos y personal de 104 trabajadores, sólo tiene el 24% del total del gasto. Es decir que el grueso de las partidas se invierte en funcionamiento y en los programas que asiste el Ministerio.
Este año, por disposición expresa del gobernador Hugo Passalacqua y tal como lo anunció en la reunión del Consejo Federal del Trabajo que se reunión aquí en Posadas el viernes 25 de agosto, el programa destinado al combate del trabajo infantil tendrá por primera vez partidas específicas. La iniciativa, según Agulla, tuvo amplia repercusión en el orden nacional y aseguró que Misiones tiene reconocimientos por la lucha contra el flagelo ya desde la creación de organismos específicos durante el primer gobierno de Carlos Rovira, como la Comisión Provincial de Prevención del Trabajo Infantil en 2002.
La breve exposición de Agulla no generó debates pero abrió algunas preguntas que le sirvieron para encuadrar doctrinariamente la gestión del Ministerio de Trabajo.
No casualmente, hizo mención a las palabras del Gobernador cuando dejó inaugurado aquí, en Posadas, el pasado viernes 25 de agosto, la reunión del Consejo Federal del Trabajo. Passalacqua, ante la presencia de funcionarios nacionales, de otras provincias e incluso del Paraguay, que tienen responsabilidades en el área, aprovechó para enviar un mensaje, si bien a su estilo, bien categórico cuando enfatizó: “si no hay trabajo se desmorona la civilización”. Con esa determinación Passalacqua se posicionó ante los ministros de Trabajo, en forma inequívoca en defensa de los derechos adquiridos por los trabajadores en la historia social argentina (ver nota)
Es el lugar donde se paró el ministro Agulla para hacer una breve exposición sobre su gestión responder preguntas. Una pregunta de Gustavo González, de Cambiemos – UCR, le sirvió de disparador para encuadrar las prioridades del Ministerio que tiene también al empleo como su finalidad, en las palabras del Gobernador en el Consejo, que fueron una verdadera bajada de línea.
González preguntó sobre la evolución del empleo no registrado “informal” dijo, que consideró tiene índices preocupantes tanto en el país como en la provincia. “Su pregunta tiene muchos aspectos”, destacó Agulla para hacer referencia a la las palabras del Gobernador. “El mundo del trabajo es el que sostiene la sociedad”, sostuvo el ministro como un axioma para la toma de decisiones de su gestión. Y desde el abordaje, diríamos, peroniano que lo caracteriza, vinculó el trabajo con las políticas macroeconómicas que definen los gobiernos. “Las políticas del gobierno nacional son señales importantes que influyen en el sector privado y la generación de empleo”, consideró. Sostuvo así que esas condiciones estructurales se imponen y más allá del fondo legal, los despidos se producen precisamente por esas señales. Aprovechó también la pregunta para pasar factura por el veto del Presidente a la ley de empleo sancionada en diciembre de 2016 a iniciativa de todo el arco de las oposiciones en el Congreso de la nación. Consideró Agulla que era una ley necesaria para revertir el clima que se estaba viviendo en el momento, justamente porque las señales de las políticas económicas alentaban los despidos ya que el sector privado tenía que resolver de alguna manera y sin dudas el costo laboral era una variable de ajuste al interior de las empresas. En este sentido, aclaró que si bien como ministro de Trabajo siempre se pone del lado de la defensa del empleo, también desde el Ministerio trabajan cerca de los empresarios y reveló la existencia de convenios con Cámaras del sector del Capital.
Fue cuando consideró que lo peor de la crisis ya pasó, aunque no lo dijo expresamente sino que hizo referencia al “amesetamiento” de la destrucción de empleos. Puso como ejemplo a la Construcción que de haber perdido entre 7 y 8 mil puestos registrados en 2016, se han recuperado cerca de la mitad. En la misma onda elogió el convenio de corresponsabilidad gremial en el sector yerbatero que llevó al 97% a los trabajadores registrados. Aprovechó sin embargo para denunciar que el sindicato que cobra un porcentaje a los productores por kilo de hoja verde han retenido los fondos que: “todavía no llegan a los productores”.

Acuerdo con la Defensoría

También hoy, el Ministerio de Trabajo, junto a la Defensoría de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de Misiones, el Consejo General de Educación y la Subsecretaría de Salud acordaron una agenda de trabajo para la cooperación estratégica y colaboración reciproca interinstitucional para la prevención, asistencia y erradicación del Trabajo Infantil en nuestra provincia.
Se acordó y consensuó, en pos de la restitución y promoción de los derechos de esa población, trabajar de manera conjunta estipulando un plan coordinado y armónico que se regirá por atributos de responsabilidad social y compromisos de hacer realidad la presencia del Estado provincial donde convocan las necesidades, según se establece una un Acta Acuerdo.
En este sentido el Defensor de los Derechos de NNyA, Miguel Molina explicó que los organismos presentes y convocados acordaron solidariamente la asistencia recíproca de carácter técnico, profesional, administrativo, financiero y/o servicios de cooperación, para la formulación y ejecución de planes, acciones, proyectos, programas y/o líneas que tengan por finalidad crear, promover, orientar, apoyar, capacitar, promover e implementar las actividades previstas y documentos anexos sujetas a desarrollos de los equipos de implementación de los organismos intervinientes y con apertura a las adhesiones futuras producto de resultados que impacten con otras organizaciones, instituciones organismos y la COPRETI.
“Cada organismo cumple una función y rol que le compete bajo los alcances de su área, y en este sentido coincidimos que los derechos de los niños son política de Estado y que debe ser sustentable, frecuente en el tiempo y transversal a las futuras gestiones”, aclaró
Al respecto el ministro Agulla remarcó el acuerdo como un puntapié inicial para trabajar interinstitucionalmente y preparar los equipos para participar de la IV Conferencia Mundial sobre la Erradicación del Trabajo Infantil que se realizará en noviembre en Buenos Aires. “Desde nuestro organismo vamos a cumplimentar un rol de ente de aplicación de la normativa en zona de cosechas, detectar niños y familias en situación de trabajo forzoso, gestionar capacitación en oficios, entre otros”, explicó.

Anuncios