La Renovación defendió hoy el criterio de bien social en el servicio de electricidad y justificó los subsidios a la tarifa decidido por el gobierno provincial para salir al cruce de las críticas de Cambiemos – UCR por los rojos que producen a EMSA. Al exponer en diputados el presidente del directorio destacó que por decisión de Passalacqua, los aumentos de Aranguren no se trasladan en su totalidad a los usuarios. Misiones tiene una de las tarifas más bajas del país

Posadas (Viernes, 15 de septiembre) Una clara diferenciación ideológica entre la Renovación que defendió el servicio de electricidad como un bien social y los diputados de Cambiemos – UCR que al cuestionar los aportes del Estado para sostener a EMSA se alinean en el criterio liberal de que es una mercadería más, quedó hoy en evidencia en la Cámara de Representantes. Es el debate de época por el rol del Estado, silenciado por los medios vinculados al poder económico que tratan de instalar falsas opciones entre ángeles y demonios.
Después de la exposición de Sergio Ferreyra en la comisión del Parlamento que debate el Presupuesto 2018, durante la que hizo un detallado repaso de las obras realizadas y proyectadas así como de las erogaciones previstas, el diputado Gustavo González reveló que su bloque de representación parlamentaria había pedido al Gobernador la renuncia de todo el directorio de EMSA porque, “sin animosidad personal –aclaró- hacemos un cuestionamiento político a la forma en que se administra la empresa”. Ese cuestionamiento pasa por el “rojo” de los balances 2014 y 2015. “Si EMSA fuera una empresa privada sería inviable y estaría cerrada”, agregó para reafirmar el reclamo por mayor eficiencia. La respuesta ya venía implícita en el informe que había dado Ferreyra, pero el gerente de Finanzas de la empresa, Miguel Fleita, lo puso claramente sobre la mesa: “si usted lee bien el balance, encontrará que el déficit está asociado a la decisión del señor Gobernador de sostener los subsidios a las tarifas”.
En su extenso informe referido a las obras de transmisión, distribución y conexiones, Ferreyra ya había dado a conocer datos claves para la respuesta. EMSA en 2015 pagaba 75,8 pesos el MWh, ese costo de compra se elevó a 566,5 pesos desde marzo de este año. Por orden del Gobernador, ese porcentaje de aumento del 647% no se trasladó a los usuarios en su totalidad. Por ese motivo, ver cuadro adjunto, el precio de la tarifa de electricidad es una de los más bajos del país en Misiones.

comparativa importes finales pais EMSA RESIDENCIAL

El Estado presente

El criterio de eficiencia implícito en los cuestionamientos de González que hizo suyo Germán Bordón no pasó desapercibido por los diputados de la Renovación. Carlos Báez tomó la naturaleza del cuestionamiento para reafirmar que verdaderamente es una cuestión política. No dejó pasar la referencia que había hecho González a la consideración del presidente Macri cuando dijo que EMSA es deficitaria. Primero dejó sentado la incoherencia de decir eso y al mismo tiempo elogiar la administración de Passalacqua, para “dilucidar” seguidamente lo que subyace en ese criterio de considerar a EMSA una empresa para tener ganancias. “Quedarían muchos misioneros afuera”, subrayó para agregar que es lo que sucede en otras partes del país. “¿Qué es rentabilidad para una empresa del Estado?” se preguntó retóricamente, “¿cómo se la mide?”, volvió a plantear para concluir que desde esa perspectiva EMSA tiene un buen manejo y rechazar así el cuestionamiento “político” de la UCR a la administración y remarcar la diferencia con el criterio de eficiencia de la doctrina liberal.
El concepto doctrinario fue profundizado por Marcelo Rodríguez, que fue gerente de Finanzas de la empresa, para destacar el contraste del manejo de una empresa privada de una pública. Recordó en ese sentido que en el gobierno de Rovira se recuperó Urugua-í, precisamente que estaba en manos de Macri, y se logró con el manejo del Estado reducir costos. Y tomó también el criterio de rentabilidad, para hacer la diferencia entre bien social y la producción de mercaderías para el mercado. Afirmó también que se debe computar en el reclamo por el rojo las acreencias que tiene EMSA con CAMMESA, que superan los 1.200 millones de pesos, y que hoy Ferreyra anunció que la Nación no está dispuesta a reconocer a pesar de que el Ente regulador le dio la razón al reclamo de Misiones. Rodríguez había logrado incluso que en junio pasado, la Cámara como Poder se expresara para reclamar la deuda (VER NOTA).
Desde su perspectiva de hombre del interior, el diputado Miguel Olivera, contribuyó a reforzar el criterio al limitarse a destacar las obras que hace EMSA que, desde una perspectiva privada, no serían tomadas en cuenta.

Beneficios de Macri a privados

Un día antes de la visita de Ferreyra a la Cámara de Diptuados, la senadora Sandra Giménez, publicó en el sitio Economis para divulgar datos concretos que refutan las críticas a EMSA. En la misma sintonía de los diputados provinciales reveló que en el Presupuesto nacional 2017 se incluyó “una condonación de deuda con CAMMESA a distribuidoras de energía de distintos puntos del País por el monto de 19.000 mil millones de pesos. El acuerdo se gestó mediante negociación política por parte del Ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con representantes de las provincias y dos privados como Edenor y Edesur. EMSA no fue beneficiada con ninguna condonación porque no poseía incumplimientos de pagos hasta fin del año pasado”.
Reflexiona la senadora que “se ha hablado mucho sobre meritocracia en este último tiempo pero EMSA, nuestra Empresa Provincial, no tuvo ningún reconocimiento por no tener deudas cuando se realizaron todas las modificaciones dispuestas por el Ministro Aranguren. Al contrario, fueron beneficiadas las que habían incumplido pagos”.
Sin rehuir el debate, toma una crítica al “rojo” de EMSA para reflexionar que “cuando comienzan a aparecer estos movimientos mediáticos me permito dudar y preguntarme ¿Querrán volver a plantear, para las elecciones de octubre, la tan mentada mirada neoliberal de la ineficiencia de los organismos/empresas estatales por sobre los privados?
Por eso recuerda que “durante el año 2016 fueron sumando montos impagos con Cammesa: más de $1.200 millones en el caso de Edenor y unos $430 millones en Edesur a octubre. Ambas empresas privadas, ¿sabían que venía la condonación?”
Y como adelantándose a los planteos de la UCR hoy en comisión, se pregunta retóricamente: “¿Se imaginan si existiese la igualdad de condiciones? A los misioneros nos quedarían millones a favor y EMSA tendría saldos en verde, no en rojo. Y los beneficios serían de los misioneros, no de un par de empresarios”.

presupuestoEMSA1

Anuncios