Las encuestas conocidas hablan de un escenario con pocos cambios respecto a las Paso. Así, en Posadas, el macrismo estaría consagrando cuatro concejales. Ya adentro los cabezas de listas, la elección concreta, según las mediciones es entre Claudia Marelli, que acompaña a Pablo Velázquez y Belén Pérez, la segunda de Arjol.

Posadas (Martes, 17 de octubre) De acuerdo con las consultoras que miden la opinión pública, el resultado de las elecciones del domingo próximo no tendrá muchas variaciones con respecto al pronunciamiento popular del 13 de agosto en las Paso. No es una particularidad de Misiones o Posadas sino del comportamiento generalizado del electorado de todo el país. El domingo, por más que se esfuerce la campaña de los medios hegemónicos no es una ballotage. Los ciudadanos que se muestran permeables a la acción psicológica del poder, sin embargo vienen demostrando que hay un límite en la manipulación de las conciencias.
Si es así, Buenos Aires, donde está puesta la valoración simbólica del resultado electoral, ya ha consagrado como senadores a Bullrich y Cristina. La compulsa entonces, la concreta, es entre Gladys González, una de las dirigentes PRO de mayor envergadura ya que ha ocupado cargos de importancia, y Jorge Taiana, el ex canciller que expresa desde su trayectoria al sector más reformista del peronismo. Los segundos en las fórmulas son los que otorgan el sentido más amplio a la significación de la fórmula. González es bien PRO y reforzó en ese sentido la significación de la propuesta de Cambiemos que no tiene ucerreístas. Del mismo modo Taiana descarga más setentismo a la fórmula con Cristina.
Un análisis parecido se puede hacer aquí con las fórmulas de los sublemas de Posadas que además de buscar votos para sus candidatos al Congreso nacional, plantean una disputa ideológica o política en las postulaciones al Concejo.
Una interesante en ese sentido se da en el lema Avancemos, que si bien no tuvo el respaldo esperado en las Paso, si se constituye en una alternativa futura, ya dirime ideológicamente con las candidaturas de Alejandro Velázquez, un dirigente ligado al sindicalismo, diríamos del moyanismo social; Gustavo Alvarenga, que expresa el ala de las pymes vinculadas al proyecto alfonsinista; y Javier Fleitas un socialista que llega con el antecedente de haber derrotado a la pesada de Cambiemos en las elecciones de Villa Sarita.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero hay otra disputa con ribetes políticos más que ideológicas. Es la que se dirime en Cambiemos entre la UCR y el PRO. De acuerdo con el resultado de las Paso, estarían ganando aquí las elecciones y consagrando cuatro de los siete concejales que renuevan bancas. Se supone que los tres cabezas de lista ya están adentro: Diego Barrios, Pablito Velázquez y Martín Arjol. Los tres adelantan una interna a futuro por Posadas. Para indagar en sus significaciones nada mejor que utilizar el abordaje de la fórmula. Si allá en Buenos Aires, González y Taiana refuerzan el sentido de la oferta electoral del PRO y del kirchnerismo, aquí serán los compañeros en la lista los que puedan iluminar la significación de los sublemas. Al mismo tiempo, si ya son ganadores, lo que está en discusión son los segundos. Lo que estarían eligiendo el domingo los votantes de Cambiemos es Marcelo Julien, titular del Anses Posadas que acompaña a Barrios, Claudia Marelli que comparte la lista con Velázquez o Belén Pérez, segunda de Arjol.

En notas anteriores ya hicimos referencia a esta disputa al interior de Cambiemos. Decíamos que la fórmula Pablito Velázquez – Claudia Marelli irrumpe como alternativa en Posadas donde la Alianza Cambiemos libra la madre de todas las batallas. El sublema rompe la polarización por el sentido que estaba planteada entre el cualunquismo de Diego Barrios y la tradición partidócrata del UCR Martín Arjol que arrastra a la Juventud a las mismas prácticas de siempre.
Considerábamos entonces que “la irrupción de la fórmula Pablito Velázquez – Claudia Marelli en el escenario posadeño rompe de entrada la polarización y la lucha por la significación en Cambiemos se abre a otras aristas. “Pablito”, al ser precisamente conocido por su nombre y su inserción en los sectores populares ligado a las herencias chamameceras, expresa una alternativa, digamos de un radicalismo popular. Se le anima con pueblo al apoyo que puede tener Barrios del gobierno nacional y a la estructura que sostiene a Arjol, como la Fundación Nosiglia, y los grupos del partido que todavía se referencia en el ex gobernador Cacho Barrios Arrechea. Al mismo tiempo, la significación de Claudia remite a las fuentes a la vez que expresa a los militantes radicales que están en la trinchera desde hace muchos años y nunca accedieron a un cargo electivo. Hija de Mabel Marelli aporta también los lazos construidos con la dirigencia nacional que hoy conduce a la UCR. Más concretamente, si alguien en la UCR con teléfono directo a Sanz, esa es Marelli. No es casual que haya sido la más firme defensora de la alianza con el PRO cuando hace pocos meses, Barrios Arrechea, con la adhesión de Arjol y Pepe Pianesi, que encabeza la lista de candidatos a diputados provinciales, alentaba exigir dirimir las candidaturas en las Paso”.
Conocidas ahora las encuestas, que adelantan un escenario similar al de las Paso, la disputa se traslada a los segundos en la fórmula. Los votantes posadeños del PRO y de la UCR, el domingo estarán eligiendo, según las encuestas entre la joven Pérez que llega con la mesa servida o la trayectoria de Marelli, una militante que en las buenas jugó siempre de atrás sosteniendo las victorias y en las malas dando la cara. Un dato interesante: las encuestas miden por sublema y en ese sentido el de Arjol estaría aventajando a Velázquez y a Barrios, pero si la pregunta es por las personas, Marelli aporta votos propios, no así la joven Pérez.

 

Anuncios