El dirigente sindical y ex preso político, Aníbal Velázquez, se mostró hoy condolido por la aparición del cuerpo que podría ser el de Santiago Maldonado. En una breve nota asocia la desaparición forzada con la impunidad del poder real.

Por Aníbal Velázquez.

Posadas (Miércoles, 18 de octubre) Sabemos que para los pueblos que viven en guerra permanente todos los días son de muerte y de tristeza, pero en la Argentina hoy es un día triste por la desaparición forzada de un joven llamado Santiago Maldonado. Todavía es una desaparición forzada, es el Estado el que debe decir y explicar su asesinato si el cuerpo hallado en el río pertenece a Santiago.
El Poder Real tiene esa saña aguda de enviar señales al interior de sus acólitos para demostrar precisamente lo que es capaz de hacer con su poder.
Desde el fondo de la historia podemos escavar que un 18 de octubre de 1519 Hernán Cortés en Tenochtitlan produce una de las peores masacres contra los pueblos originarios. Luego la leyenda española culparía a los mismos Aztecas. La reacción de Hernán Cortés es culpa de las víctimas.
Saltando a la historia nuestra, cuando Sarmiento visitó a Urquiza en Entre Ríos llegó a esa Provincia con un barco que se llamaba Pavón. Batalla en la que el entrerriano, luego de derrotar completamente al enemigo ordenó retirada para dejar victoriosos a los de Buenos Aires. La masacre de Trelew, de los evadidos de la cárcel de Rawson, se perpetró el 22 de agosto coincidente con el día del renunciamiento de Evita. Ayer 17 de octubre de 2017 hacen aparecer un cuerpo y clavan más las agujas del dolor al no decir claramente si es el del militante social, Santiago Maldonado

Detenido desaparecido en el gobierno de Mauricio Macri.

La corta historia democrática de nuestro país tiene sus propios muertos,… veinte o más en las jornadas del 19 y 20 de diciembre con de la Rúa; Koteski y Santillán con Duhalde, Ferreyra con Kierchner, Nissman con Cristina. Sin olvidarnos de la asonada de semana santa con Alfonsín y los muertos que le tiraron a Menem, como la de su propio hijo Carlitos.
Hay un viejo dicho en los actores de la política: “ya le van a tirar un muerto”.
La perversidad del Poder (con mayúscula) no tiene recreo. Alguna vez dijimos, en estas columnas, que les molesta la democracia. Son muchas sus amas: la hiperinflación, la corrida cambiaria, el endeudamiento y los fondos buitres, los medios de comunicación cómplices, deformadores de la realidad. La Melinche fue la traidora a su pueblo con Cortez. Los jueces juegan su rol importante en la Argentina de hoy procesando rápidamente de un lado y sobreseyendo mucho más rápidamente del otro. Ya lo resaltaba José Hernández con el Martín Fierro “Para él son los calabozos/ para él las duras prisiones/ en su boca no hay razones/ aunque la razón le sobre/ Que son campanas de palo/ la razones de los pobres”.
Lo que más lastima hoy es la actitud encubridora del Estado. ¿En qué derecho se inscribe el trato judicial de Milagro Sala? ¿El poder del “todo lo puedo”?. Antes, en la dictadura militar de los setenta, cuando asesinaban, la prensa lo presentaba con enfrentamientos militares. Como Cortez, era culpa de los Cholultecas no importa si después incendiaban todo el pueblo.
¿Dónde está Santiago?. Nos duele su desaparición forzada en Democracia, y más nos angustia pensar que el cuerpo hallado en el río chubutense fuera el suyo.
“Ni Olvido Ni Perdón”. Memoria, Verdad Y Justicia.

(Ilustra la nota un retrato de Santiago, realizado por Claudio Tomassini).

Anuncios