El candidato de Avancemos, Hugo Escalada, alertó hoy sobre los efectos de la apertura comercial de Macri que para bajar los precios a los porteños permite el ingreso de frutas de Brasil, Chile y Europa, pero destruye las economías regionales. Al mismo tiempo reclama al gobierno provincial que reglamente y aplique la ley de góndolas que a iniciativa suya fue sancionada el año pasado con el respaldo de todo el arco de representación política.

Posadas (Jueves, 19 de octubre) “La apertura comercial de Macri está dejando sin margen alguno a los productores misioneros”, alertó hoy el diputado Hugo Escalada ante la noticia publicada por El Territorio que da cuenta de que existe “más oferta de frutas de otros países en las verdulerías locales”. Pero el candidato de Avancemos no se queda en la crítica y exige al gobierno provincial que reglamente y aplique la “ley de góndolas” sancionada el año pasado con el respaldo de todo el arco de representación política a una iniciativa que presentó su bloque Vanguardia Radical. Ver nota.
“Sabemos que las políticas de Macri están pensadas para los porteños y abre las importaciones para bajar los precios de Buenos Aires”, observó Escalada para subrayar que “si encima no se controla y aplica nuestra legislación en protección de los pequeños productores, no quedará nada”.
En declaraciones a este medio agregó que “dado el escenario determinado por las medidas neoliberales de Cambiemos el objetivo tan mentado de la Soberanía Alimentaria será arrasado si en la provincia no somos firmes defensores de la agricultura con agricultores”.

Hay que aplicar la ley de góndolas

“Se venden en Posadas bananas y sandías del Brasil, manzanas y limones de Chile y hasta kiwi de Italia, es una película que ya vimos en la famosa silla importada de Martínez de Hoz”, y destacó que durante la dictadura, la destrucción de la industria y las pymes era un objetivo explícito para la utopía liberal del regreso a la Argentina “Granero del Mundo”, proyecto del país central que después Cavallo volvió a diseñar”. “Hay que recordar las opiniones de esos años cuando se decía que había provincias inviables para estar prevenidos. La apertura comercial de Macri destruye las economías regionales como efecto secundario pero hay cierta añoranza cuando recrea la imagen con la consigna: Argentina Supermercado del Mundo. Pero –remarcó- los argentinos y misioneros hemos transitado un proceso democrático desde 1983, que es cierto con avances y retrocesos, pero que fue enriqueciendo las conciencias”. Precisamente en ese sentido considera que hay que hablar y hablar del tema que los productores reclamen la aplicación de la ley de góndolas. “Yo recorro toda la provincia y veo que el problema en las chacras no pasa por la producción, nuestra gente sabe trabajar, sabe producir y sacar agua de las piedras, pero encuentran un cuello de botella en la comercialización” y en ese sentido puso de ejemplo un mensaje que le manda Dora: “yo tengo una huerta orgánica chiquita pero podría ser más grande si pudiera vender mis verduras. La verdad sólo consume mi familia y los vecinos, todo lo demás se arruina porque no tengo dónde acomodar mi producto. Últimamente no se han realizado más ferias francas en Puerto Rico.” A esa debilidad apunta la ley de góndolas.

Importaciones en ascenso

En la nota de El Territorio se resumen las importaciones de frutas y verduras en ascenso. Dice textualmente:
Las compras al exterior de manzanas crecieron más del 330% en los nueve primeros meses de 2017 respecto de igual lapso del año anterior. A septiembre se importaron más 7.000 toneladas de este producto y todavía queda por ver cuánto más crece en el último trimestre, según informó Clarín. Chile continúa liderando el segmento, ya que el aumento de las importaciones alcanzó prácticamente el 400%, de acuerdo a un informe de la consultora Gabinete MAG.
Mientras que según el Observatorio de Importaciones Santafecino, desde 2015, hasta mitad de este año, la importación de frutillas subió casi un 400%. Los últimos datos conocidos señalan que se pasó de importar 11.618 kilos en el primer semestre de 2015 a 57.666 kilos en el mismo período de este año, lo que evidencia un aumento exponencial del 396 por ciento. Otra preocupación es el caso de las zanahorias en la zona costera del centro de provincia: de 8 mil kilos importados se pasó a 7 millones.

Anuncios