La Alianza Cambiemos inició ya la carrera electoral. La escalada del dólar, el descontrol de la inflación, los tarifazos y los problemas de empleo, están diluyendo la potencia de la “la ola amarilla” como sustento de la alternativa en Misiones. Rápidos de reflejos la Mesa Provincial difundió un comunicado condenando al gobierno de Misiones por lo mismo que hace Rodríguez Larreta en la Capital.

Posadas (Lunes, 8 de enero) La Alianza Cambiemos Misiones se pronunció el sábado en contra del incremento de los ingresos brutos al comercio mayorista del 3,5% a 4,5% al considerar que viola el espíritu del consenso fiscal. En un comunicado difundido por las redes sociales condena la decisión del gobierno provincial ocultando que en los distritos donde Cambiemos tiene responsabilidad de administración también compensó la baja del impuesto a sectores como la industria elevándolos a los servicios. El ejemplo más contundente es la CABA, donde Roríguez Larreta, un PRO del riñón del poder, a la vez que ordenó bajar gradualmente los ingresos brutos para la cadena industrial, diseñó un incremento del 3% al 5% a los comercios que facturen más de 10 millones de pesos anuales, aumentos muchos más significativos para las comisiones que cobran las tarjetas de crédito y las prepagas. El nuevo esquema, que se fundamenta en el consenso fiscal impulsado por la Nación, permite elevar a 5% los ingresos brutos que paga el comercio. La Caba puso todas las fichas para compensar la caída de la recaudación, aquí, en Misiones, se decidió esperar. Otra simplificación es atribuir las asimetrías de costos con Paraguay sólo a los impuestos, cuando en la formación de los precios intervienen variables que son responsabilidad de las políticas nacionales como la monetaria y cambiaria. Cambiemos además no puede hacerse el distraído con el tema ya que el Ejecutivo nacional nunca reglamentó el famoso artículo 10 de la ley para las pymes, El ministro Dujovne fue claro cuando en Posadas sostuvo que las asimetrías son coyunturales.

Carrera electoral

Evidentemente, la Alianza Cambiemos comenzó el año pensando en la carrera que tiene como objetivo central los comicios de 2019. El pronunciamiento de la mesa provincial sobre la cuestión impositiva no deja entrever la menor intención de esclarecer o construir un debate que resulte en beneficio de la gente. Difundió un comunicado que tituló “el impuestazo de Rentas es una burla al consenso fiscal y atenta contra el desarrollo provincial”. El lenguaje denota el tono de campaña electoral. No se entienden o justifican de otra manera los errores conceptuales, furcios políticos y deslices institucionales propios de las simplificaciones de los tiempos de elecciones cuando se utilizan para estigmatizar al adversario. Una jerga que no ayuda a la construcción de un “país en serio” ni a “cambiar” la vieja política. No hubo trabajo intelectual en la elaboración del comunicado que muy lejos estuvo de tener características de documento. Y es inexorable la ecuación: cuánto menos argumentos se tiene es mayor la virulencia del discurso. Es el camino que lleva al descrédito de la política y abona la crisis recurrente de la representación, categoría esencial para el buen funcionamiento de una república que delibera y gobierna en nombre del pueblo.

Comunicado de Cambiemos

Yendo por partes, el comunicado que se conoció a través de las redes sociales destaca textualmente: “La Mesa Provincial de Cambiemos Misiones, luego de analizar la Ley Provincial XXI N° 67, el Decreto N° 2010/17 y la RG de Rentas Nro. 38/17, expresa:
1. Que la Ley de adhesión al Consenso Fiscal sancionada por la Legislatura Provincial en fecha 18/12/17 autorizó al Poder Ejecutivo Provincial a adecuar y modificar el Código Fiscal y la Ley de Alícuotas exclusivamente con el objeto de cumplir con los compromisos asumidos por la provincia en la firma del acuerdo;
2. Que el Decreto N° 2010/17 del Ejecutivo Provincial se extralimita avanzando sobre la legislación tributaria de fondo reservada expresamente al Poder Legislativo. Atribuciones tales como modificar la forma de cálculo de la base imponible para determinadas actividades, derogar exenciones fijadas por ley, aumentar el monto de las multas por infracciones a los deberes formales y darle facultades a la D.G.R. para aumentar alícuotas y modificar bonificaciones y montos mínimos. Todo lo cual torna inconstitucional y abusivo al mencionado decreto porque viola las garantías del principio de legalidad que protege a los contribuyentes;
3. Que la RG 38/17 de Rentas incumple con el espíritu del Consenso Fiscal, cual es el de “… instrumentar políticas tributarias destinadas a promover la tasa de inversión y de empleo privado, que alivianen la carga tributaria de aquellos impuestos que presentan mayores efectos distorsivos sobre la actividad económica, estableciendo niveles de imposición acordes con el desarrollo competitivo de las diversas actividades económicas y con la capacidad contributiva de los actores”, según convenio firmado con la Nación en agosto de 2016;
4. Que, en contraposición a lo dispuesto, Rentas ha duplicado el Impuesto de Sellos para las transferencias de automotores y motocicletas del 1,5 al 3%, violando el compromiso establecido en el inciso j) del Consenso Fiscal;
5. Que, asimismo, ha incrementado todas las alícuotas vinculadas al comercio minorista, mayorista y servicios en general, agravando la presión fiscal del sector en un contexto de graves asimetrías con los países fronterizos, originadas mayormente por las diferencias impositivas existentes;
Por ello solicitamos al Gobierno Provincial a adecuar el decreto 2010/17 y la RG 38/17 al espíritu y sentido del Consenso Fiscal firmado con la Nación ya que los mismos atentan contra las posibilidades de desarrollo de los misioneros y agravan las asimetrías existentes”. Difundido en Posadas, 6 de enero de 2018 y aparecen rubricando La MesaProvincial Cambiemos Misiones, los bloques de diputados provinciales del Pro, U.C.R. y L.V.C., el senador Humberto Schiavoni y el diputado nacional Luis Pastori.

El espíritu del consenso fiscal

La poca repercusión que tuvo el pronunciamiento de la Alianza, es un dato. No movió la aguja en una opinión pública conmovida por la escalada del dólar, el descontrol de las metas inflacionarias, los tarifazos y las incertidumbres que viven los trabajadores. Es el contexto que explica la redacción del pronunciamiento, que reiteramos está lejos de tener la categoría de documento.
Aparte de la condena por el incremento de la alícuota al comercio mayorista y a todo lo dispuesto por el decreto del Gobernador, el pronunciamiento de los aliancistas se arroga la facultad, entre divina y política, de conocer el “espíritu del consenso”. Que se sepa ninguno de los que rubrica el comunicado estuvo en la elaboración de los acuerdos que firmaron en la Casa Rosada, el presidente Mauricio Macri y 23 gobernadores.
Después del fallido del jueves 9 de noviembre, cuando el consenso no pudo alcanzarse, en la conferencia de prensa que dieron los ministros de hacienda y de Gobierno, Nicolás Dujovne ante una pregunta concreta de nuestro enviado especial, referida a cómo podría afectar la reforma propuesta a las autonomías de las provincias en su toma de decisiones, enfatizó que “aquí hay una propuesta de aumentar el federalismo, no disminuirlo” y precisó que los impuestos distorsivos, como los ingresos brutos, se irían eliminando progresivamente a medida que la masa coparticipable vaya aumentando, pero –remarcó- a través de mecanismos que garanticen la automaticidad y terminen con las discrecionalidades en el reparto. Subrayó también, con toda intención que la reforma no es una imposición sino un entendimiento que busca precisamente más federalismo en una nuevo esquema de relación nación – provincias”.
Diez días después, firmado el Pacto Fiscal, Hugo Passalacqua Mientras enfatizaba que es la primer vez que un pacto de este tipo no avasalla derechos federales, y exaltó la atmósfera de diálogo político que en sí supera el propio acuerdo y abre caminos de consensos”.
Cuando los acuerdos mostraban los primeros frutos y los gobernadores dialoguistas lograban aumentos en las partidas presupuestarias para obras públicas, el mismísimo Luis Pastori, que según nuestras fuentes fue el redactor e inspirador del comunicado del sábado, el mismo Pastori en el debate por el Presupuesto reivindicó la decisión política de los acuerdos y sugirió “no subestimar a los gobernadores ni a la gente que los vota”. Eso fue hace apenas dos semanas.
El Pacto establece obligaciones que las encuadra en una grilla y es cierto que el espíritu del consenso si bien es parte de la apuesta de la Presidencia a crear un clima de inversiones aliviando las cargas impositivas al sector privado, tiene un sustento político en la reconstrucción del federalismo. En ningún lado del consenso fiscal se delegan las atribuciones de las provincias en la toma de decisiones.

Anuncios