Si la mesa nacional de Competitividad Foresto – Industria pretende potenciar y respaldar el desarrollo de las pymes en el agregado de valor a la madera perderá tiempo si pretende inventar algo y se enloquece con el lobby de las grandes empresas. El diseño estratégico ya está definido en el Plan Maestro que en Misiones es ley. La 25.080 que será revisada debe priorizar la industria ya que en la Argentina hay 1,3 millones de hectáreas cultivadas y sólo se está industrializando el 50 por ciento.

Posadas y Eldorado (Martes, 16 de enero) La sola inclusión del pedido de la multinacional Arauco para eliminar la “Ley de Insalubridad de la Industria de Celulosa y de Papel” que rige en Misiones desnuda las presiones que se ejercen sobre el poder político en la Mesa de Competitividad Foresto – Industrial conformada para escuchar a todos los sectores antes de la toma de decisiones. Otro reclamo puesto sobre la mesa, en este caso la Mesa con mayúscula, es derogar la ley que regula la compra de tierras a extranjeros. Tiene la misma cosmovisión. Como en la mesa es consultiva y no ejecutiva, los representantes de las empresas, de los trabajadores, de los profesionales y de las provincias tienen voz, pero las decisiones las toma el Ejecutivo nacional, el lobby de los poderosos puede llegar a perforar opiniones en contra por más generalizadas que sean.
Entre los logros que, según el informe del Ministerio de Agroindustria se deben a la Mesa, el más concreto es el referido a la promoción de la construcción de viviendas de madera. Se dirá que las soluciones a problemas estructurales configurados durante décadas en el sector4 no pueden resolverse de la noche a la mañana. Paso a paso. Es cierto. Pero los funcionarios siguen sin explicitar plan alguno. El gradualismo que caracteriza al gobierno nacional en las reformas, en este caso puntual desnuda la ausencia de un objetivo concreto. “La competitividad” no es una meta sin el resultado del desarrollo del sector que demanda la definición de prioridades.
Hay dos o tres datos contundentes para establecer un marco de referencia operativo. La Argentina tiene 1,3 millones de hectáreas de bosques implantados y no industrializa ni la mitad. No se trata entonces de incrementar la oferta de materia prima como sucedió en los 90 cuando se plantaron 100 mil hectáreas por año de promedio.
Esto se complementa con el hecho de que La Argentina históricamente ha sido importadora neta de productos forestales con alto valor agregado (láminas, madera aserrada de bosques nativos y muebles) y exportadora de bienes primarios o semielaborados (rollizos, madera aserrada). La balanza comercial forestal de la Argentina, considerando los productos provenientes de bosques nativos así como implantados, es históricamente deficitaria. Los datos oficiales indican que en 2013 la exportación argentina de productos forestales alcanzó los 720,8 millones de dólares, mientras que la importación fue de 1529,3 millones de dólares.
La Argentina compra muebles del Brasil. No es extraño en una política que alienta el librecambio. Hay que recordar la propaganda de Martínez de Hoz cuando promovía las importaciones con el famoso aviso de la silla industria nacional que se destartalaba toda. ¿Las sillas de China, Taiwán y del mismo Brasil son macizas? Pura ideología.
El IPEC tiene un informe que revela que en los últimos años el sector forestal de la Provincia de Misiones ha disminuido su participación en el valor bruto de la producción provincial. Aunque la foresto industria es el sector de mayor gravitación en las exportaciones provinciales., sin embargo, en los últimos años ha reducido su participación. En el año 2007, las maderas y sus manufacturas, los productos celulósicos papeleros y los muebles constituyeron el 62,70% del total exportaciones provinciales. Sin embargo, con el último dato disponible, el acumulado de los diez primeros meses del 2015, los productos forestales representaron sólo el 42,9% del total de exportaciones provinciales. En el año 2014, representaba el 43,9%, es decir, en el orden de los US$ 208.962.104. Es decir, que se confirma la tendencia decreciente en la gravitación del sector forestal en el total de exportaciones provinciales.
De los datos deben surgir las prioridades. No son las plantaciones lo más urgente sino la industrialización de la madera.
La idea de revisar la ley 25.080 que en los años de Menem logró el objetivo de superar el millón de hectáreas implantadas hoy debería subsidiar el desarrollo de las pymes. El secretario general de la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Asociados, Faima, Pedro Reyna, reveló que se conformó una comisión de estudio para analizar la continuidad de la ley de promoción. “Concretamente se plantea la prórroga simple o agregar algunos elementos que tienen que ver con la industrialización”, admitió para señalar que “no hay una posición única en cuanto a la prórroga con las modificaciones de la 25.080”.
Por supuesto Reyna, en declaraciones a Radio Spika de Eldorado, hizo hincapié en que “además de la prórroga solicitamos que los fondos que están destinados a la promoción de la forestación se incrementen. Y el otro tema que se planteó es el tema operativo para que se le pague a la gente”. Un gran defensor de las pymes, calificó de todos modos de “muy positiva” la tercera reunión del lunes con el presidente Macri. “Pudimos avanzar en distintas hipótesis, el tema logístico; puertos y bitrenes. En este último punto específicamente se planteó ampliar las rutas para el transporte de los contenedores”, explicó. Coincidió en que el espíritu de la mesa la mesa forestal “no se debe apartar del Plan Maestro por la que fue creada”

El Plan ya está diseñado en Misiones

El qué hacer, que paraliza a la política ya en Misiones fue resuelto con el Plan Maestro Forestal, que tiene además carácter de ley. Está concebido como la estrategia del sector para la Provincia, pero no fue elaborado desde los escritorios. Como se resumió en los fundamentos del proyecto presentado por Carlos Rovira, “fue un proceso de construcción intersectorial, interdisciplinaria, participativa y permanente… su nacimiento fue gracias a un grupo de consultores que en distintas etapas participó del proceso de formulación y fueron quienes convocaron a un equipo consultivo de la región, como ser PF OLSEN de Nueva Zelanda, Theo Vos y John Ropper; STCP de BRASIL, Ivan Tomaselli enfocado en un Plan Estratégico para el desarrollo de las Pymes madereras de Misiones y Corrientes que fue financiado por Secretaría de Agricultura de la Nación; Fundación Chile, Patricio Montecino; Universidad Federal de Paraná: Joao Carlos Garzel; Facultad de Ciencias Forestales de la U.Na.M.; INTA Montecarlo. Mientras que por otro lado el equipo que participó de la consulta específica, de los distintos talleres y de la revisión de los informes de los consultores, sus ajustes críticos e incorporación de proyectos a los Planes de Actividades, fueron: AFOA NEA, AMAYADAP, APICOFOM, ATAM, UnaM, CoIForM, CIAM, Facultad de Ciencias Forestales, Centro Tecnológico de la Madera, INTA, AGyPFSur, Consorcio Ftal. Zona. Centro, Consorcio Ftal. Alto Paraná, Consorcio Ftal. Iguazu, Comunicadores sociales Forestales, Fundación Vida Silvestre, FUCEMA, Asociación Ecologísta Tamandúa, UATRE, SOIME, Entidades Gubernamentales de la Pcia. De Misiones, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Secretaría de Agricultura Ganadería y Pesca y Alimentación de la Nación. – Proyecto Forestal de Desarrollo”.
¿No es suficiente? No tiene sentido entonces volver a discutir todo y generar fisuras para que se filtren las presiones de las multinacionales.
La visión del Plan es pasar de la actual concepción maderera del bosque a otra que lo considere un ecosistema integrado y sustentable, lo cual implica un profundo cambio cultural, tanto en los productores como en la población en general. Solo de esta forma se logrará un uso maderable y no maderable del recurso forestal con manejo sustentable.

VER LEY DEL PLAN MAESTRO FORESTAL

Anuncios