Buenas expectativas en el sector forestal ya que Macri apuesta al sector como una de las industrias de base a desarrollar para un cambio estructural de la economía argentina. El subsecretario de Desarrollo Forestal de la Nación coincidió con los funcionarios provinciales que dan prioridad a las inversiones industriales en la reformulación de la Ley 25.080 que se debate en la Mesa que asesora a la Presidencia y se reúne mañana lunes.

Eldorado (Domingo, 21 de enero) “Los árboles están, lo que falta son industrias para transformar la madera como generadora de energía; viviendas, celulosa y papel, entre otros. Tenemos 13 millones de metros cúbicos de madera listos para ser cortados que no pueden ser transformados. El desafío es ver como logramos inversiones industriales”, sostuvo Nicolás Laharrague, subsecretario de Desarrollo Forestal, anticipando expectativas por la reunión que se realizará mañana en Buenos Aires para tratar la continuidad de la ley de incentivos forestales.
En declaraciones formuladas a nuestros periodistas, no eludió ningún tema de los que están en debate en la Mesa Forestal, como la ley de Tierras, el dólar y los factores que inciden en la competitividad del rubro. Pero lo central de sus palabras está en la convicción de que el presidente Mauricio Macri apuesta a la foresto-industria como uno de los sectores básicos para la transformación estructural de la economía argentina.

La entrevista:

¿Con qué postura irá la Subsecretaría de Desarrollo Forestal a la reunión de este lunes en la que se comenzará a analizar la posible prórroga de la Ley de incentivos e forestales para bosques cultivados, la famosa 25.080 que vence hacia fin de año?
“El objetivo es lograr el consenso general con los autores de toda la cadena forestal. Si amerita reformar algo de la actual ley, como por ejemplo incorporar todo lo referente al cambio climático que no está dentro de la actual ley; o la terminología del uso de los bosques. Habrá muchas cosas que mejorar en el tema de terminología y otras que son más profundas”.

En una entrevista que le hiciera al ministro del Agro y la Producción de Misiones José Luis Garay planteó que hay que preocuparse más por la industrialización de los bosques implantados. ¿Coincide con él?
“Claramente el régimen de promoción forestal en los 19 años de vigencia de la ley logró incrementar en un 70 por ciento la superficie forestal argentina. Hoy gracias a la ley tenemos las forestaciones logradas con una necesidad de industrializarla y darle valor. Los árboles están, lo que falta son industrias para transformar la madera como generadora de energía; viviendas, celulosa y papel, entre otros. Tenemos 13 millones de metros cúbicos de madera listos para ser cortados que no pueden ser transformados. El desafío es ver como logramos inversiones industriales”.

¿Cuál es su opinión sobre la Ley de Tierras que hoy por hoy, en cierta forma divide a las grandes empresas con las pequeñas y medianas por el planteo del límite de compra de tierras por parte de los empresarios extranjeros?
“Cualquier inversor forestal, como sucede en Uruguay donde la empresa celulósica UPM plantea una inversión de unos 4 mil millones de dólares necesita tener una mínima garantía de acceso a la tierra para tener su abastecimiento asegurado en un importante porcentaje. Si la empresa celulósica UPM decidiera invertir en la Argentina como mínimo va a solicitar tener unas 70 mil hectáreas de bosques cultivados propios, el resto lo comprará en el mercado. Con la restricción de la ley de Tierras el sector lo que está solicitando tener una excepción con los casos particulares para que puedan venir inversiones y asegurar el abastecimiento. Aclaro que la Subsecretaría de Desarrollo Forestal no tiene una postura tomada; la Mesa Forestal integrada por pequeños, medianos y grandes empresas plantean la flexibilización para la forestoindustria. El planteo es lógico; se debe estudiar”.

Específicamente; ¿cuál es la situación de Misiones?
“En Misiones por re ordenamiento territorial son 3 millones de hectáreas; de los cuales hay 1,4 millones con bosques nativos; el resto destinada a ganadería, otros cultivos, municipios, privados y demás son unas 420 mil hectáreas lo que demuestra que no hay muchas más superficies para forestar”.

¿Y en el caso de la provincia de Corrientes?
“Ahí se apunta el pedido porque en la provincia de Corrientes hay entre 8 y 9 millones de hectáreas; de las cuales hay sólo unas 500 mil forestadas y se podría ampliar a unos 3 millones de hectáreas”.

Misiones reclama unos 250 millones de pesos de deuda por la Ley 25080. Hay una reconcomiendo del presidente Mauricio Macri, más allá de que se trata de una deuda heredada. Concretamente. ¿El gobierno nacional va a pagar esa deuda”?
“Depende del presidente Mauricio Macri. Existe la voluntad política, fue el propio presidente quien escuchó el planteo de la Mesa Forestal y entiendo yo que está buscando la manera de resolver el tema. Es decir, poner a foja cero la deuda antes de comenzar con la nueva ley. El planteo de la subsecretaría es buscar los mecanismos para acordar saldar esta deuda más allá de que el desfinanciamiento viene desde el 2012”.

El ministro del Agro y la provincia de Misiones dijo que una de las soluciones sería pagarle al pequeño y mediano productor al contado y al grande con bonos del Estado Nacional…
“Eso es lo que planteó la Mesa Forestal también. A mi entender podría ser viable esa propuesta. Sé que el Ejecutivo Nacional está analizando el tema”

¿Confía en que vendrán más inversiones del rubro forestal a la Argentina? (En Uruguay, Chile y Brasil, las celulósicas aumentaron la producción y se plantean nuevas inversiones. En la Argentina; más allá de la compra del grupo Zucanor, Arcor de Papel Misionero Sociedad Anónima, la última gran inversión la hizo Arauco hace más de 30 años y la producción de celulosa se encuentra estancada. Hoy la inversión para la instalación, por ejemplo, de una celulósica se ubica en torno a los 4 mil millones de dólares).
“Estoy convencido que tenemos todo para crecer más aún cuando el presidente Macri tiene el tema de la forestoindustria en su agenda como prioridad. Así como Uruguay hace 20 años no tenía industrias forestales y Brasil en industria celulósica hace 30 o 40 años generaba menos volúmenes que la Argentina y hoy son potencias, es evidente que se trata de una decisión política y veo que Macri está decidido a apoyar a la forestoindustria para que tengan mayor competitividad”.

¿Cuáles son los mercados que la Argentina debería salir a conquistar? ¿Cómo se logra mayor competitividad?
“El mundo está ávido de madera. Estados Unidos, por ejemplo, es uno de los país que mayor consumo ´per capita´ de madera tiene. Lo que tenemos que lograr es la competitividad del sector que debe exportar sin descuidar el mercado interno. ¿Mayor competitividad? En eso estamos trabajando, por ejemplo, en los bitrenes; la navegabilidad de los ríos, organización de las industrias; energía; la baja de la alícuota de los ingresos brutos a las exportaciones; etcétera. La Argentina debe estar por lo menos a la altura de los países vecinos”.

¿Cómo analiza el valor del dólar? ¿Es competitivo para la exportación?
“Obvio que un exportador querrá un dólar competitivo porque así corrija sus asimetrías. El gobierno nacional no va a ir por la por la corrección fácil que es la modificación del tipo de cambio abruptamente porque, si bien al exportador lo beneficiaría, a la vez generaría consecuencias colaterales que ya sabemos cuáles son. Tendría que haber un corrimiento del dólar, pero que no signifique inflación. Debemos trabajar, insisto puertas adentro para ser más competitivos, por ejemplo, en la logística; burocracia; tema laboral, entre otros puntos. Un dólar competitivo y ser eficiente en todas estas cosas va a permitir que nos posicionemos para poder exportar en volúmenes”.

¿El sector forestal está preparado para satisfacer la demanda de viviendas de madera?
“Sí. Sobre todo, el sector forestal de la provincia de Misiones. Sobre todo Apicofom está haciendo un muy buen trabajo en lo que es capacitación de los industriales. Inclusive está en carpeta la instalación de la fábrica de construcción de viviendas de madera que se ubicaría en el parque industrial de Posadas. Algo muy bueno que se logró es que el 10 por ciento de la construcción de viviendas a nivel nacional debe tener componentes de madera. Ahora el tema está en las Cámaras porque el gobierno nacional da esa oportunidad y, por tal motivo es función de los privados garantizar calidad y el volumen en la construcción”.

 

 

 

 

 

foto: MOL

Anuncios