El periodista de Encarnación fue brutalmente agredido por guardias de los Carnavales Encarnacenos cuando cubría la fiesta popular. También le destruyeron la cámara fotográfica. El repudio a la agresión y la solidaridad con el trabajador de prensa fue unánime.

Posadas (Martes 23 de enero). Un grupo de guardias del Carnaval encarnaceno propinó una golpiza al periodista de Encarnación y corresponsal del diario ABC Color de Asunción, Juan Augusto Roa Bartz, y le destruyó la cámara fotográfica durante el inicio de la fiesta popular, con la excusa de que el trabajador de prensa se ubicó en un lugar prohibido y que desoyó la orden de abandonar el lugar.
Juan, un colega conocido en ambas márgenes de la frontera vernácula por su impecable trabajo como periodista pero también por sus cualidades humanas, su solidaridad e integridad, terminó con visibles lesiones en el rostro y otras en el resto del cuerpo, y con su herramienta de trabajo destrozada.
La solidaridad y el repudio fue inmediato: “Juan Augusto Roa tiene una de las trayectorias más íntegras y coherentes de todo ABC Color. Un señor profesional molido a golpes entre tantos cobardes gorilones”, escribió en las redes sociales la reconocida periodista Mabel Rehnfeldt, colega de Roa en el diario.
Andrés Colman Gutiérrez, del Última Hora, también condenó el ataque y rescató la trayectoria del periodista agredido: “es uno de los periodistas más reconocidos y respetados en el interior del país” con una “larga y límpida trayectoria de narrar lo que pasa en la región Sur y ha realizado varios importantes trabajos de investigación y de denuncia sobre casos de corrupción”.
Colman Gutiérrez recordó que Juan Roa salvó milagrosamente su vida “cuando regresaba de una cobertura desde Mayor Otaño, donde investigaba acerca de una mafia fronteriza, cuando desconocidos dispararon contra su móvil y destrozaron el parabrisas a balazos”, y lamentó “que esta vez haya sido víctima de unos gorilas uniformados como guardias privados, cuando estaba tratando de informar sobre un tema tan frívolo como el Carnaval encarnaceno, pero sobre el cual, en su tarea de corresponsal, no podía dejar de cubrir”. Responsabilizó además de esta situación “a las autoridades del Gobierno, que no ejercen controles, como quienes organizan eventos, en este caso la Comisión del Carnaval de Encarnación”.
El fin de semana, los periodistas y reporteros gráficos de Encarnación repudiaron la agresión a Roa frente al sambódromo de la ciudad y pidieron más seguridad y justicia ante el hecho. En ese mismo sentido, desde Misiones Plural condenamos el acto violento, nos solidarizamos con el colega, esperamos que los responsables sean sancionados y anhelamos que las garantías necesarias para que los periodistas puedan realizar su trabajo, en cualquier tema y en cualquier ámbito.
Desde la comisión organizadora del carnaval emitieron un tibio comunicado de prensa donde si bien lamentan la agresión y manifiestan su solidaridad con el trabajador agredido, tratan de desligarse del hecho aduciendo que el sistema de seguridad dentro del predio está tercerizado, aunque dicen que exigirán sanciones.

Anuncios