Las organizaciones sociales ya no se confunden y son conscientes de que los aumentos que tienen que pagar los vecinos por el agua y la luz son efecto de las políticas de ajustes del gobierno nacional. Sin embargo interpelan al gobierno provincial precisamente por entender que no son mercancías sino derechos básicos que debe garantizar el Estado.

Posadas (Jueves, 25 de enero) La tesis del 7 a 3, elaborada por el referente social Oscar Mathot, está dotando de sentido estratégico a los reclamos concreto de las organizaciones de base que por propia naturaleza se van diluyendo como colectivo al no encausarse políticamente.
Yendo por partes, los movimientos sociales como la CTD, Aníbal Verón, están logrando organizar a los vecinos para dotar de fuerza los reclamos, concretamente, por la calidad y los precios de los servicios de agua y electricidad. La unión hace la fuerza para hacerse escuchar. En declaraciones a este sitio que se publican en nota aparte, la dirigente Antonella Scappini, fue clara al admitir que las primeras movilizaciones por los tarifazos en la luz fueron infiltradas por Cambiemos y más precisamente por la vieja partidocracia de la UCR, para responsabilizar a EMSA por los aumentos y de abonar de esa manera la permanente campaña electoral que les da vida. Scappini, como anteriormente Fernando Lafere, referente del CTD Aníbal Verón Nacional dejaron en claro que no se dejan engañar. La cuestión de fondo es la concepción neoliberal del servicio. Para Cambiemos, el agua y la luz son mercancías que se venden en el mercado que, además cuando es cautivo, los aumentos de los precios no encuentran techo. Para los dirigentes de base, el agua y la luz son derechos que una sociedad que se precie de justa y equilibrada debe garantizar a todos.
Es la tensión que está en disputa en la arena política. El gobierno nacional desde una cosmovisión neoliberal privilegia el saneamiento financiero de las empresas en tanto, la doctrina del gobierno provincial se inscribe en las tradiciones populares. Esta contraposición de “modelos” de doctrinas y de ideologías, se libra en todo los frentes. Pero la gente común, que es bombardeada con noticias manipuladas y propaganda mentirosa durante las 24 horas del día, a través de la TV de la radio y desde el celular, difícilmente se conmueva por el abuso presidencial de los DNU, la reforma fiscal o las contradicciones en la política internacional argentina que, demonizar a Rusia y China hoy considera que las relaciones con esas dos potencias son “estratégicas”. Pero la gente común sí entiende cuando le llega la factura del agua y la factura de la luz.
Es el contexto en el que la tesis del 7 a 3 elaborada por Oscar Mathot, cobra significación política. El reconocido dirigente social, que es protagonista de todas las marchas que se realizan por reclamos políticos y sociales, propone encuadrar como esquema de referencia para la acción política que trascienda y de curso a los reclamos que la base presente fragmentados, en el hecho fáctico del pronunciamiento popular del O-22: “Acá – reflexionó en una reunión entre las organizaciones- primero hay que partir del hecho de que ganó la Renovación que pudo detener la avalancha de la ola amarilla. “Se le ganó a la Alianza Cambiemos”, remarca casi como axioma para hacer una observación fáctica que es obvia, pero que no es tenida en cuenta lo suficiente para pensar en estrategias y en el qué hacer. Subrayó en ese sentido que “en Misiones se le ganó a Macri 7 a 3”.
Al respaldar y explicar el 7 a 3 como referencia metodológica, el dirigente sindical Aníbal Velázquez, dio una vuelta de tuerca al subrayar que “si en las protestas se considera que el gobierno nacional y el gobierno provincial estamos en el horno”. ,
En las declaraciones a nuestros cronistas, cuando se le preguntó por la tesis del 7 a 3, Scappini la utiliza para interpelar al gobierno de la provincia para que no renuncie a sus concepciones, que concretamente en lo que hace a los servicios de agua y luz sostenga que son derechos.
“Es cierto –subrayó- en la Provincia no ganó Cambiemos, no ganó esa política de ajustes y tarifazos. Por lo tanto esto interpela al Gobierno provincial para la toma de decisiones. Podemos asegurar que el modelo misionerista no se volcó al cambio, sino que pretende profundizar las políticas sociales, las cuales tienen sus logros pero de las cuales aún faltan. Y en eso el pueblo misionero fue claro, en esa relación 7 a 3, apostó a esa profundización propuesta por el gobierno de Misiones.”

El 7 a 3 en el servicio de agua potable

Y vuelve a la problemática del agua potable para subrayar esa interpelación al gobierno provincial en forma concreta. Consideran que resulta clave el papel que juega el EPRAC en la lucha por su consolidación del líquido como derecho humano. La manifestación del Estado presente como garante de un debate sin condicionamientos por parte del escenario político nacional y en favor de los usuarios. Scappini manifestaba “lo que sentimos todos los sectores afectados por el negocio del agua, es que se rige bajo los parámetros del negocio y no lo ven como derecho humano o bien social que corresponde a todos los misioneros. Bajo esa lógica de negocio de los servicios, de verlos como mercancía, los sectores populares no tenemos lugar y ese es un debate que nos debemos como comunidad. Por eso los espacios que vamos construyendo tienen que ver con ese sentido, más allá del color político, la idea es que sea un espacio amplio para que se profundice en esas cuestión. La de generar una legislación que contenga a los misioneros y no que vaya excluyendo, por ejemplo lo que significa el acceso al agua potable es una cuestión que debe ser contemplada. Si bien el EPRAC subsidia a quienes no pueden pagar, la situación y las exigencias que vivimos con altos índices de desocupación, hay mucha gente que vive con la AUH u otro tipo de subsidio que no llegan a cubrir el costo que les representa el servicio de agua. A la inflación se suman casos de irregularidades en la facturación, donde hay familias que tienen facturas de cuatro mil pesos, las cuales hasta es discutible que puedan llegar a consumir las cantidades acusadas de agua potable. Nosotros alcanzamos a la mesa casos testigos y son únicamente de algunas zonas de la zona sur de Posadas.”

Anuncios