“Hay que ser cautos con los proyectos para no afectar recursos del Estado” recomendó ayer el diputado Marcelo Rodríguez al cuestionar un proyecto del diputado José Rocholl que insistía en reducir ingresos brutos en los servicios arrojando fuego para apagar el incendio de la media sanción de la emergencia tarifaria en el Congreso de la Nación. Su ocurrencia parece de lo más inadecuada en el contexto más complicado de la Casa Rosada y extemporáneo a las relaciones de Macri y Passalacqua.

Posadas (Miércoles, 16 de mayo) “Hay que ser cautos con los proyectos para no afectar recursos del Estado” recomendó ayer el diputado Marcelo Rodríguez que preside la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes. De esa manera puso un marco referencial para el debate en la Comisión que tendrá más centralidad que otros años por el cuadro general de la economía argentina ya que por allí pasan las decisiones legislativas que deben tener correspondencia presupuestaria en la hacienda pública.
Con un encuadre en el momento político – económico, y en el supermartes lleno de incertidumbres por la renovación de las Lebacs y la corrida cambiaria, se puso en cuestión así un proyecto del diputado José Rocholl que volvió a insistir en la iniciativa de reducir a cero la alícuota de ingresos brutos aplicadas a los servicios como la electricidad, como si ese fuera el problema del precio que paga el consumidor.
Aunque integra la bancada del PRO, el diputado de Oberá no fue acompañado por su bloque en el reclamo, en el que subyace la demonización mediática de EMSA, que ya fue refutado con datos que son suministrados por el propio Ministerio de Energía de la Nación y además es de lo más inoportuno desde el punto de vista político. En un debate con marcado respeto por los argumentos de las partes y bien lejos de las chicanas que derivan en agresiones y terminan ocultando las cuestiones de fondo, la propuesta de Rocholl fue refutada por los diputados Roque Gervasoni, que conoce EMSA desde adentro y por el contador Rodríguez.

La causa es la quita de subsidios

Con cuadros estadísticos publicados por el Ministerio de Energía de la Nación, dato que adquiere valor político en el debate ya que son avalados por el ministro Aranguren, se desarticuló por una vez más la falacia de imputar a la carga tributaria el precio que pagan las familias y las empresas por la luz.
Aunque esta cuestión parecía saldada con reiteradas publicaciones de la empresa y la Secretaría de Energía de la Provincia, Rodríguez abundó en datos.

DIAPOSITIVA 300 KWH MES COMPARATIVO DISTRIBUIDORES CON IMPUESTOSComo lo precisa claramente el cuadro, que está en el sitio web de la Presidencia, sólo una empresa es más barata que EMSA en impuestos. Evidentemente, no es el problema ya que en ese porcentaje de impuestos que figura en gris en cada pila, se computan todas las cargas. Una lectura atenta y comparativa llevó a los diputados a señalar que la carga en Misiones es cuatro veces menor que la de Buenos Aires, 4 contra 16. En consecuencia, el anuncio de la gobernadora María Vidal de bajar la carga, es relativo. Redujo la carga por decreto en un 10% de ese 16, es decir 1,6.

DIAPOSITIVA 300 KWH MES COMPARATIVO DISTRIBUIDORES sin impuestos

Rodríguez mostró también el cuadro comparativo del valor de la tarifa sin impuestos para los usuarios residenciales con consumo de hasta 300 kwh por mes. Nuevamente quedan al descubierto las inconsistencias de la campaña anti-EMSA que pretenden responsabilizar a la provincia por el valor de la electricidad.
En el país hay sólo cinco provincias con tarifas más baratas, incluso por debajo del promedio.

Diapositiva Costos Promedio de Distribución Comparativo

Finalmente, la realidad de los números que desnudan la demagogia de las denuncias contra EMSA, se encuentran en el cuadro de costos propios de distribución y su carga en la tarifa final. Nuevamente EMSA es la empresa más eficiente.
Señaló el presidente de la Comisión que es evidente que el aumento registrado en el precio del servicio es consecuencia directa de la quita de subsidios. “La cuestión no es tributaria sino la quita de subsidios”, enfatizó con el propósito de contextualizar el debate.
Abundó también en datos sobre el aumento de los costos que tuvo la empresa que compara la energía de CAMMESA y reveló que de 15 millones que pagaba en enero de 2016 paga ahora 282 millones de pesos.

El descuelgue político de Rocholl

El proyecto del diputado Rocholl ingresó también en medio de un contexto político convulsionado que, el obereño pareciera no tomar en cuenta. Su proyecto de reducir ingresos brutos cobró estado parlamentario en el momento más crítico del gobierno nacional, cuando las oposiciones lograron dictamen y después media sanción de una ley que retrotrae el valor de las tarifas a noviembre. La idea de transferir el costo político del “tarifazo” a las provincias había sido un boomerang para la Casa Rosada ya que disparó la contraofensiva de algunos gobernadores de avanzar también sobre el IVA, que pesa mucho más sobre el valor final del precio que los IIBB. Un escenario que arrojaba nafta al fuego de la corrida bancaria y las presiones de los bancos que llegaron a recomendar “salir de la Argentina”. El jueves 10, mientras Rocholl defendía su proyecto en el recinto, en ese mismo momento, Mauricio Macri recibía en Olivos el respaldo de Hugo Passalacqua materializado con el Congreso con la decisión de los cinco diputados nacionales renovadores de no avalar la ley llamada de “Emergencia tarifaria”, que tiene el propósito político de arrinconar al Presidente y obligarlo a vetar la ley.
Rodríguez hizo referencia a ese contexto político y sin medias tintas subrayó “nosotros no nos escondemos para dar gobernabilidad”. Este posicionamiento político, que tiene reconocimiento explícito en la Casa Rosada, contrasta así con la iniciativa de Rocholl que tuvo el respaldo de Gustavo González de la UCR y al mismo tiempo deja en evidencia el desconcierto de algunos diputados locales de Cambiemos que no terminan de digerir las relaciones institucionales y de mutuo respeto que tienen Macri y Passalacqua.

Cautos con los proyectos

Situado más allá de las disputas partidocráticas, el diputado Rodríguez, aprovechó la ocurrencia de Rocholl para formular la advertencia de que hay que ser cautos en los proyectos que afectan recursos del Estado.
Desde una mirada integral, para reforzar la necesidad de ser cautos, puso también sobre la mesa el cumplimiento del gobierno provincial con el “consenso fiscal”, firmado con la Presidencia y aprobado por el parlamento misionero. Recordó, que resignaba recursos estimados en 1,4 mil millones de pesos, que en realidad –dijo- constituyen una transferencia de ingresos a los contribuyentes. “No nos salimos de la grilla”, insistió pero observó que la estrategia de reducir la carga impositiva estaba vinculada al crecimiento económico que se calculaba en 3,5%, pero que ahora, desde el Fondo Monetario se estima en 2%, con suerte.
El dato no es neutro. Menos crecimiento, menos recaudación.
Es el contexto en el que la Comisión de Presupuesto cobra una gravitación especial en el debate de Cámara y por el cual Rodríguez pide a sus pares el mayor cuidado en presentar proyectos que impliquen afectación de recursos del Estado que son escasos.

Al ir por más…

Al ir por más, el diputado Rocholl se quedó sin lo posible. Al montarse en la campaña anti-Emsa y esa movida de trasferir a las provincias el costo del tarifazo, el diputado de Oberá no hizo más que perjudicar el mismo proyecto que en el artículo 1° sugería excluir de la obligación de actuar como Agentes de Percepción del impuesto a los Ingresos Brutos, a las entidades prestadoras de servicios públicos.

presupuesto 15 de mayo 2018 2

Anuncios