La ganadería misionera está en expansión, pero muy lejos todavía de cubrir el autoconsumo. Con el corrimiento de la frontera ganadera del país se favoreció principalmente a las zonas norte y centro y creció más el ganado del sur. Hay cerca de medio millón de cabezas.

 

Posadas (Martes 19 de junio). Misiones tiene entre 450 mil y 500 mil cabezas de ganado, según las estimaciones oficiales y de los propios ganaderos, distribuidas en cerca de unas siete mil unidades productivas. Poco frente a las casi cinco millones de cabeza de Corrientes pero bastante más frente a las 200 mil unidades que habían en el año 2000.
El corrimiento de la frontera ganadera a causa, principalmente de la extensión de plantaciones como la soja, benefició a Misiones: tanto las zonas norte, centro y sur están identificadas en la actualidad como regiones ganaderas. Comandante Andresito, Montecarlo y las llanuras del sur de la provincia son las que más crecieron en ganadería.
Si bien el fuerte es el ganado vacuno, también creció la producción ovina y caprina en distintos puntos de Misiones. El sur es, quizás, donde más creció, ya que se estiman que hay unas cinco mil cabezas de ovejas (producidas por Gabriel Montiel) mientras que en Comandante Andresito esta producción también está en crecimiento (de la mano de Diego Oszurkiewicz).
Este desarrollo del ganado en general cuenta con el acompañamiento de un organismo provincial, el Centro de Mejoramiento y Alta Genética de Aristóbulo del Valle, donde la inseminación artificial ayudará a los productores a mejorar la ganadería.
La ganadería en Misiones es relativamente nueva y su crecimiento comenzó con el traslado de la frontera ganadera que llevó a que el país pierda cerca de 12 millones de cabeza de ganado para dar lugar a la soja, mientras por esa misma razón, Misiones pudo más que duplicar la cantidad de cabezas de ganado en menos de veinte años.
Esta situación ayudó a que la ganadería se expanda a toda Misiones, beneficiando particularmente a Comandante Andresito y Montecarlo. Hasta hace dos décadas, la producción ganadera de Misiones estaba casi exclusivamente la zona sur. Los especialistas del sector todavía hablan de mejorar la genética y de sumar más vientre, porque el potencial ganadero de Misiones todavía no se acercó a su techo. Mientras, los estudios genéticos e, incluso, para mejorar las pasturas son herramientas que están en desarrollo.
El medio millón de cabezas de ganado que tiene Misiones no alcanza todavía para el autoabastecimiento. “Estamos lejos -admiten desde el sector-, para asegurar también que hay mucho consumo en el mercado interno. Pero no alcanza”. Las políticas de incentivo buscan que los pequeños productores también se sumen al mercado para que esta actividad siga en crecimiento.
Este año, desde la Legislatura misionera impulsan un proyecto para que el Ministerio de Agroindustria de la Nación continúe con la provisión de vacunas contra la fiebre aftosa para garantizar la cobertura vacunal de la totalidad de la hacienda bovina de esta provincia: unas 460 mil dosis de ganado aunque estimaban que serían de cuarenta mil a cincuenta mil cabezas más.
Ese proyecto indica que según las estimaciones, el 87 por ciento de esas 453 mil cabezas de ganado que existen en la provincia están en manos de pequeños productores que no cuentan con los medios económicos para hacer frente al costo de la vacuna, a razón de un dólar por cabeza, y que Misiones, por su ubicación geográfica, es una provincia de riesgo para la aftosa.
La producción ganadera de Misiones es, en su gran mayoría, minifundista. La totalidad del rodeo de Misiones –ese medio millón de cabezas- representa el 0,8 por ciento del rodeo bovino nacional.

Anuncios