El ministro de Desarrollo Social de la Provincia admitió hoy que hay más demanda de asistencia en alimentación en toda la provincia. El 90% de los pedidos al Ministerio es comida. Expuso en la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes por las estimaciones de gastos y recursos para 2019. Un Ministerio desbordado por los reclamos básicos de los pobres. Se invierten 238 millones en dar de comer, aunque con precios de abril, antes de la disparada inflacionaria.

Posadas (Lunes, 24 de septiembre) El ministro de Desarrollo Social, la Mujer y la Juventud, Lisandro Benmaor, expuso hoy en la comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes que viene analizando el proyecto elaborado por el Ejecutivo. Por donde se lo aborde es un Ministerio desbordado por las demandas, que el presidente de la Comisión, el diputado Marcelo Rodríguez asoció a los efectos de las políticas macroeconómicas, la inflación, la devaluación y la apertura comercial que destruye fuentes de trabajo.

Destacó Benmaor que el incremento de partidas para el área representa un 23 por ciento de aumento respecto de que administran este año, incremento superior al 18% general previsto en el proyecto.

A pesar de todo, sostuvo que “vamos a sostener el trabajo permanente e importante con respecto a los sectores más vulnerables y más pobres de nuestra sociedad misionera, que es donde estamos enfatizando nuestro eje”, adelantó.

Informó que “la demanda es permanente y aumenta”, y que casi en un 90 por ciento se trata de alimentos: “tenemos que dar respuesta al termómetro de la sociedad”, graficó. “No estamos en un país ideal, esto es una necesidad imperiosa y urgente, entonces estamos actuando en consecuencia”, agregó.

Afirmó que “cada vez va más gente a los merenderos y comedores”, ante lo cual están “distribuyendo el alimento de manera muy estratégica, con una logística importante, para que llegue a los sectores más vulnerables y a la gente que necesita”.

En la exposición, el ministro reveló varias formas de llegar con la asistencia de comida, desde comedores centralizados, descentralizados, y tarjetas. El total de los programas alcanza una inversión de 237.986.954 millones de pesos, aunque muchos de los programas tienen precios de abril, antes de la disparada el dólar que arrastró la inflación.

Para el ministro, pobreza “no es una persona que le falta plata” sino también “horizontes, estímulos, escolaridad”, condición a la que se refirió como “multicarencial”, enfatizando la multiplicidad de carencias, a la cual se esfuerzan en combatir.

Sostuvo que están trabajando “muy bien con políticas muy serias y con estrategias sumamente acertadas”, las cuales fundamentó en el “misionerismo” que implica “estar cerca de la gente, en cada uno de  los barrios, municipios y parajes”.

“Estar al lado de la gente, verlos cara a cara, con mucha sinceridad y escucharlos: esa es la estrategia, lo más importante hoy por hoy en esta crisis”, concluyó.

Varios son los programas que atienden la demanda de alimentos para garantizar la seguridad alimentaria. Entre ellos: una tarjeta magnética en Posadas asociado con la que se pueden realizar compras de alimentos en los comercios adheridos por un monto de 7.944.800 pesos mensuales. Los beneficiarios son 19.862 personas, con un monto de hasta 400 pesos.

Existe también la tarjeta para guaraníes. El Ministerio de Derechos Humanos pasa el padrón a Desarrollo Social de beneficiarios para su acreditación. Los empadronados son 3.024, con un beneficio de 600 pesos, que implica una inversión de 1.814.400 pesos mensuales.

Existe también una tarjeta del Programa Recuperación Nutricional, que es uno de los beneficios básicos del Programa Hambre Cero. Consiste en el otorgamiento de una tarjeta para la compra de alimentos. La acreditación las realiza el IPLYC con fondos trasferidos por el Ministerio. A septiembre de 2018 la inversión mensual alcanzaba los 1.572.500 pesos,  para 6.290 beneficiarios por un monto único de 250 pesos.

El programa de Fortalecimiento nutricional: niños, adultos mayores y niños en situación de calle. Asiste a 28 Hogares de Niños de la ciudad de Posadas y el interior de la Provincia y ONGs. Asistencia a 24 Residencias de Ancianos de Posadas y el interior de la Provincia. Por un presupuesto anual de 14.331.004 pesos.

Módulos alimentarios (merenderos, ong’s y municipios), es una asistencia mensual a 110 Asociaciones Civiles y Cooperativas con entrega de: 15.600 Módulos Alimentarios Mensuales, Productos Cárnicos y Víveres Secos y Frescos. Estas Asociaciones Civiles poseen comedores y merenderos en distintos barrios a lo largo de toda la provincia. Asimismo colabora con los distintos municipios de la provincia

Asistencia alimentaria: (destinados a emergencias). Son acciones destinadas al refuerzo y ayuda alimentaria a la población en condiciones de mayor vulnerabilidad de nuestra provincia, contenidos por los respectivos Municipios, Instituciones, Asociaciones, ONGS en general.

Se computan 1.587 sujetos de derecho a la asistencia de módulos alimentarios por 704.628 pesos mensuales; leche por 227.815 pesos mensuales y azúcar por 135.617 pesos mensuales. Esta asistencia demanda una inversión anual de 12.816.725 pesos.

Las cocinas centralizadas operan en Itaembé Mini, que abastece a 18 comedores; ene l Mercado Central que abastece a 23comedores y en Santa Rita que abastece a 17comedores. Tienen un presupuesto anual de 63.239.488,20 a precios de abril de 2018. Por mes se entregan 132.800 raciones.

cocinas centralizadas raciones DESARROLLO SOCIAL PRESUPUESTO 2019

Cocinas descentralizadas: el objetivo es reforzar el menú diario elaborado en cada una de las Instituciones. Este refuerzo comprende víveres frescos y víveres secos, que servirán para la confección 1 menú y 1 copa de leche diarios. otal de instituciones beneficiadas: 19, que implica  1.500 personas beneficiadas aproximadamente. El presupuesto anual es de 20.066.418,00 siempre aprecios de abril.

 

Anuncios