Si bien paraguayos y brasileños aprovechan mejores precios en alimentos, la inflación y aumento de los alquileres comerciales hace que la situación de ventaja cambiaria todavía no pueda ser beneficiosa del todo para los misioneros, sostiene un informe publicado en Ámbito Financiero Nacional.

Posadas (Jueves, 25 de octubre) Ámbito Financiero Nacional publica hoy un informe elaborado por nuestro colaborador Alejandro Spivak sobre el movimiento comercial en las fronteras de nuestra provincia. Después de estar dos días en Posadas y en Puerto Iguazú y Foz, habló de una postal inversa que muestra ahora a paraguayos y brasileños cruzando diariamente hacia nuestro país para aprovechar mejores precios. Pero insiste en que todavía el movimiento no alcanza porque la devaluación que incide a favor en un sentido, como arrastra los precios de los alquileres y de los servicios.
Señala el informe que la devaluación del peso comenzó a revertir lentamente la otrora postal del éxodo de argentinos a los países vecinos, como Paraguay y Brasil, cuyos ciudadanos ahora optan por hacer sus compras diarias en las ciudades fronterizas misioneras como Posadas, Iguazú, Bernardo de Irigoyen o San Antonio.
Pese a la mejora del escenario nacional, los comerciantes misioneros ubicados sostienen que aún no pudieron equiparar las pérdidas que vienen teniendo desde hace tiempo atrás debido a la fuerte caída en las ventas, y que provocaron el cierre de cerca del 50% de los locales en la capital provincial.
“Debido a la fuerte suba del dólar los misioneros ya no van tanto a Paraguay o Brasil hacer compras. Lo mínimo e indispensable lo adquieren aquí”, dijo el presidente de la Cámara de Comercio de Posadas, Carlos María Belgbeder.
El dirigente sostuvo que “el dólar a 40 pesos y el Real a 10 pesos no ayudan, pero el problema grave es que no podemos seguir sosteniendo los alquileres”.
Las largas filas que se registraban meses atrás, de argentinos intentando cruzar diariamente el puente Posadas-Encarnación en busca de mejores precios, se terminaron. Tampoco se ven los tours de compras que hasta hace un tiempo atrás copaban la costanera de la ciudad de Posadas para cruzar hacia la paraguaya Encarnación.
Según el presidente de la Cámara de Comercio de Posadas, en Encarnación se terminaron los negocios golondrinas. “Muchos comerciantes de Asunción, ante la cantidad de argentinos que cruzaba para hacer compras, habían puesto negocios que debieron cerrarlos ante la baja en las ventas. También tuvieron que hacer lo propio algunos comerciantes posadeños que habían abierto locales en la ciudad paraguaya”, contó.
“Y, si bien la situación mejoró, tampoco es para tirar manteca al techo”, recalcó el dirigente comercial.
“El grave problema es la inflación que produce la constante suba de la mercadería. Además, el aumento de los alquileres hace que muchos comerciantes tengan que cerrar sus puertas y dejar el centro de la ciudad para instalarse en barrios o directamente habilitar sus casas para ventas”, agregó.
En tal sentido, dijo que “la Cámara de Comercio de Posadas tiene registrado el cierre de unos 500 locales comerciales en lo que va del año”.
Para Belgbeder, en tanto, los programas que propuso el gobierno provincial mejoraron las ventas: “El Ahora Misiones; Ahora Pan; Ahora Gas, Ahora Sanitarios o Ahora Mamá que permiten que los ciudadanos compren con tarjeta de debido o crédito con importantes beneficios o que los comerciantes, como los panaderos puedan subsidiar el costo energético hizo que, las ventas crezcan un poco y que los comerciantes puedan paliar un poco su situación”, reconoció.
En Puerto Iguazú el movimiento comercial brasileño es mucho mayor que en otras ciudades misioneras.
Según los comerciantes, el dólar a cerca de 40 pesos mejoró las ventas, pero no en favor de los ciudadanos que residen en esa localidad fronteriza del norte de Misiones, sino en favor de los brasileños: “Vienen en búsqueda de mercadería más que nada alimenticia”, dijo Rosa Vallejos, del rubro supermercado.
Al igual que en Posadas el grave problema son los altos valores de los alquileres. “Se pactan con un incremento del 15 por ciento semestral y es imposible aguantar”, dijo Jorge Gonzezki, quien tiene un negocio de ropa en pleno centro de Iguazú.
En esta ciudad los comerciantes también reconocen que ya no se ven aquellas largas filas de argentinos ávidos de cruzar a Foz do Iguaçú o Ciudad del Este. “Los precios se equipararon. Los paraguayos y brasileños ahora prefieren venir a Iguazú”, destacaron.
San Antonio y Bernardo de Irigoyen son las otras dos localidades misioneras con frontera seca con Brasil, más precisamente con Santo Antonio Do Suoeste y con Dionisio Cequeira.
Allí los comerciantes de ambas localidades también sostienen que la situación mejoró un poco, pero que todavía no alcanza.
“No tenemos tanta fuga de ciudadanos con el objetivo de hacer sus compras en Brasil”, dijo el presidente de la Cámara de Comercio de San Antonio, Ricardo Silva Dico.
“Hoy el real se cotiza a unos 10 pesos y, si bien Brasil no tiene inflación (un 4 por ciento anual), las mercaderías para los argentinos están caras”, agregó.
Silva Dico recalcó sin embargo que, pese al fin del éxodo de argentinos, el nivel de brasileños que cruza a la Argentina “no es significativo”.
La situación comercial en Bernardo de Irigoyen es similar a la de Santo Antonio. “Hay mayor movimiento comercial de brasileños pero igualmente la situación sigue siendo crítica”, aseguran desde la cámara que nuclea a los comerciantes de esa pequeña localidad misionera lindante con la brasileña Dionisio Cerqueira.

 

 

 

fuente: AMBITO.COM

Anuncios