“Estamos en emergencia electoral que nos obliga a deponer enojos y diferencias para unir el campo popular” sostiene Alberto Fernández que desde el año pasado viene predicando la convergencia de las oposiciones en las Paso como única manera de ganarle a la Alianza Cambiemos en 2019. Llegó a Posadas para presentar en la UOCRA al Grupo Callao, un think tank integrado por cuadros profesionales en una misión que remite a la construcción desde el Grupo Calafate de lo que después fue el kirchnersimo.

Posadas (Miércoles, 24 de octubre) “Estamos en emergencia electoral”, sostiene Alberto Fernández, que desde el año pasado se desprendió del espacio que tiene a Sergio Massa como referente, y desde una actitud más amplia restableció el diálogo con Cristina Fernández de Kirchner para bregar por la unidad del campo popular como única manera de ganarle las elecciones a la Alianza Cambiemos en 2019. Con la categoría de “emergencia electoral”, describe una cuadro de situación dominado por el macrismo en base a la división del peronismo y las oposiciones trabajada desde la instalación de la llamada “grieta”, que abona el odio a los K.
Fernández, que en su trayectoria puede computarse nada más ni nada menos que la construcción de lo que después sería el kirchnerismo desde el Grupo Calafate, viene recorriendo el país presentando el Grupo Callao, integrado por cuadros profesionales e intelectuales del justicialismo.
Ayer llegó a Posadas con ese propósito para dar en horas de la noche una conferencia en el PJ.
En conferencia de prensa fue crítico de lo que está pasando en la Argentina, no sólo por la crisis económica sino también por la institucional. No dudó en ese sentido en afirmar que la causa de los cuadernos está repleta de nulidades y abusos de la prisión preventiva para intimidar a opositores.
En una charla que mantuvo en el Hotel Urbano con el dirigente alfonsinistas Hugo Escalada, que fue uno de los convocados a la reunión política, desarrolló el concepto de “emergencia electoral”.
Trascribimos el diálogo

HE: ¿Qué es la emergencia electoral y el por qué la necesidad de generar unidad para enfrentar la propuesta de Cambiemos el año que viene?
AF: Emergencia electoral es el resultado de un Gobierno que ha hecho todo lo necesario para que la Argentina se divida en dos, a partir de esa famosa grieta, y que desarrolla su política para profundizar esa grieta y seguir dividiendo en dos las opciones. El negocio del Gobierno es poner del otro lado de la grieta a alguien que divida las oposiciones. ¿Y por qué es una emergencia electoral?, porque en las elecciones generalmente uno se nuclea con ideas, con el debate. Y acá es una emergencia porque es la urgencia de la Argentina que nos obliga a estar unidos. Lo que nos obliga a no desunirnos es el caos económico que Macri ha creado.
Cuando yo hablo con los amigos y los compañeros y les digo que estamos en una emergencia electoral les digo que depongan los enojos que tuvieron, depongan las diferencias circunstanciales, dejemos para otro momento el saldar cuentas y ahora démonos cuenta que no podemos discutir todo esto. Porque el riesgo que Macri nos divida y vuelva a ganar, en perjuicio de toda la gente, es muy grande. Por eso insisto con esto y trato de llamar la atención de los dirigentes en éste sentido, todavía hay mucho dolor y heridas no calmadas. Pero hay que calmarlas rápidamente porque estamos en esa emergencia.

HE: decías que la unidad del campo popular, o por lo menos de este esquema que va a enfrentar a Macri el año que viene se va a terminar dando…
AF: se va a dar inexorablemente porque no hay muchos lugares donde ir a buscar votos. Porque como el gobierno propicia esa división de la grieta y el mundo electoral queda entre los opositores y los oficialistas. Para aquel que es peronista es muy difícil ir a pescar a las lagunas de los oficialismos. Porque este oficialismo es muy antiperonista y ha logrado construirse a partir de la reacción al peronismo. Hay que hacer memoria, Macri comenzó hablando de la pesada herencia y repentinamente empezó a decir que los problemas de la Argentina que vivimos hoy es el resultado de 70 años de peronismo. Entonces ha planteado que éste es un debate con el peronismo y por eso no hay muchos lugares donde buscar los votos. Se buscan del lado de la grieta donde está el peronismo o del lado donde está el antiperonismo.
Si la pregunta es si a mí me gusta éste escenario, la respuesta es, lo detesto. Si la pregunta es cuánto tiempo más va a seguir, espero que Macri termine el 10 de diciembre su gobierno y nos pongamos a cerrar esa grieta. Ningún país puede vivir de éste modo, ninguna sociedad puede desarrollarse de éste modo. No es que yo la esté promoviendo, la estoy padeciendo. Y como la padezco es que marco estos puntos en materia electoral.

HE: hablabas también de que recorriendo el país ves divisiones provinciales, pero que confiás que esas divisiones puedan dejarse de lado por lo nacional, más habiendo desdoblamiento de elecciones.
AF: bueno ya hemos visto lo que cuesta dividirnos y el resultado que se impone que la Argentina esté gobernada por la derecha liberal o la derecha conservadora, este engendro ideológico que es el macrismo. Yo entiendo que la política es así, es contradicción de intereses y divide a la gente. Pero tenemos que hacer el esfuerzo de unirnos. Y el unirse no es estar de acuerdo con el que piensa como uno, estar de acuerdo con el que piensa como uno es una zonzera. El secreto de la política es unirte con los que tenés algunos puntos de encuentro y potenciar esos puntos.

HE: en función de eso no se puede prescindir de los votos de la Renovación acá en la provincia de Misiones.
AF: yo no me quiero poner a hablar de la provincia por respeto a los misioneros, yo no soy quien para hablar. Yo lo que diría es que si hay alguna reacción a la Renovación que puede llegar a permitir el triunfo de un dirigente de Cambiemos, por favor no nos desunamos.

HE: me gustaría que me definas el rol de la iglesia católica, cómo está jugando, yo veo que está jugando un papel protagónico y no se si incluirla en la emergencia electoral que dijiste
AF: yo le tengo una enorme admiración y respeto por el Papa, empiezo diciendo esto porque tenemos la costumbre de incluirlo en temas particulares en los cuales él no se involucra. Ahora, yo he sido muy crítico de la iglesia en los años de la Dictadura, esa iglesia que cayó. La verdad que todos deberíamos estar muy contentos de que tenemos una iglesia que se preocupa por los que pierden el trabajo, que lo hace por los que son pobres, por los maltratados, esa es la iglesia que uno quiere. El otro día fui a una tremenda manifestación, absolutamente en orden, no hubo ningún inconveniente y los obispos predicando lo que predica la iglesia: unidad, paz, pan y trabajo. Y me parece que nadie tiene que ofenderse por eso. Y yo prefiero ésta iglesia que se compromete con los más débiles, que aquella que fue cómplice de los poderosos.

HE: hay otros dos esquemas que por ahora al menos mediáticamente se presentan como alternativa. Uno es el que nuclea a Massa con Urtubey (en esa foto de los cuatro) y otro es este incipiente frente progresista donde pareciera que Lifschitz, Stolbizer y Alfonsín estarían dispuestos a ser una alternativa electoral. ¿Crees que esto puede complotar contra el armado de un frente patriótico o van a jugar juntos en el esquema para enfrentar a Cambiemos?
AF: yo lo conozco mucho a Sergio (Massa), la verdad es que ahí de todos esos dirigentes el único que tiene votos es Sergio. Tiene lo que tiene, tendrá entre 7 y 10 puntos. Pero es el único que tiene votos. Ahora me da la sensación de que cometería un error si intenta ir nuevamente por fuera de un armado más totalizador. La verdad que pensar hacer un frente otra vez con Margarita Stolbizer y con otra gente, que yo respeto a todos, y abandonar el peronismo por eso es como dejar la super liga para ir a jugar a la B metropolitana.

HE: el justicialismo entonces tiene un papel fundamental para el armado…
AF: absolutamente. El justicialismo sigue siendo el partido político que más moviliza, que más adhesión convoca, en las provincias tiene un rol importantísimo. Yo de ningún modo podría decir que se puede prescindir del justicialismo

Anuncios