El ya tradicional debate empresario que organiza el sitio Economis dejó muchas pálidas ya que adelantan que en 2019 será muy complicado mantener el empleo. Más allá de las permanentes quejas por la “presión” impositiva nacional y provincial aparece en la superficie el rechazo al modelo neoliberal que privilegia al sector financiero sobre el productivo, pero el sector del Capital no termina de asociarlo a la política y al rol del Estado al punto que se llega a confesar que a pesar de todo volverían a votar a Macri si enfrente tiene a CFK.

Posadas (Miércoles, 26 de diciembre) “Va a ser muy complicado mantener el empleo el año que viene” fue la conclusión central del debate entre empresarios convocados por el sitio Economis que dirige Juan Carlos Argüello y que en poco tiempo de existencia se está convirtiendo en referencia de las noticias económicas de la provincia.
¿Qué piden los empresarios para mantener el empleo? En el resumen del debate Economis destaca que si “hubiera que hacer una lista de lo que los empresarios juzgan necesario para poder mantener el empleo, sin dudas esa lista incluiría:
1) Bajar las tasas de interés en forma urgente
2) Bajar las cargas impositivas al trabajo (no los salarios) en forma permanente, pero si no se puede, al menos hacerlo en forma transitoria
3) Disminuir la presión impositiva del fisco nacional y provincial
4) Tener una política económica más acertada en el rumbo, donde prevalezca lo productivo y no poner la prioridad en lo financiero.
Es decir que ponen las dificultades en el contexto y en el rumbo de las políticas económicas, sin embargo, es de subrayar que a pesar de todo, Economis revela que uno de los empresarios convocados para el debate confesó que volvería a votar a Macri si tiene enfrente a CFK.
Se podría observar que esa confesión pone en evidencia la fuerza de lo ideológico en la toma de decisiones de los empresarios. El sector del Capital se queja siempre, en cualquier lugar del mundo, de la “presión” impositiva. Habría que recomendarles menos Netflix y que se den tiempo de leer el libro: “El costo de los derechos. Por qué la libertad depende de los impuestos”, de los economistas norteamericanos Stephen Holmes y Cass R. Sunstein. Ante la resistencia del Capital a enfrentar cargas tributarias, los autores, que no son para nada de izquierdas, sostienen que si no se invierten recursos en un derecho, éste no pasará de ser una declaración sin efectos concretos, entre ellos la propiedad privada, y el derecho a la ganancia.
La tesis del libro es provocadora ya que interpela a los hombres de negocios a sostener el Estado como garante de los derechos y de la protección de sus beneficios.
Pero más allá de la cuestión impositiva, el debate empresario en Economis, en su cuarta conclusión: “tener una política económica más acertada en el rumbo, donde prevalezca lo productivo y no poner la prioridad en lo financiero”, forzosamente abre un interrogante que se articula a lo político. Y el empresario que admite que volvería a votar a Macri debe entender que viene con fritas, es decir con el esquema neoliberal de inserción en la globalización financiera.
La excelente iniciativa de Economis que podríamos decir genera un debate que se está institucionalizando por la convocatoria que tiene, deja ese interrogante que ya está formulado en la academia. Remite a los análisis de Mario Rapoport y sus discusiones con Aldo Ferrer sobre la burguesía fallida. Pero veamos la nota textual de Economis que gentilamente habilitó su reproducción.

Debate empresario de fin de año en Economis: desesperación por el nivel de las tasas y elevada preocupación por el empleo

Como un medio de comunicación dedicado a los temas de política, economía y empresas, Economis siempre trató de fomentar el debate sobre cuestiones que hacen al desarrollo de la provincia.
¿Cómo generar más empleo y oportunidades para la población más joven del país? ¿Cómo atraer inversiones? ¿Qué necesitan los emprendedores para prosperar? ¿Cómo mejorar las condiciones en sectores como la yerba, té, tabaco o madera?
En esa línea de trabajo, convocamos a diez empresarios y dirigentes de distintos sectores para hacer un cierre de año y analizar las perspectivas de lo que será -coincidieron todos-, un año “dificilísimo” con el gran desafío de preservar el nivel de empleo.
Los elegidos esta vez fueron Rubén Henrikson (director de Rosamonte), Pablo Ratti (Cámara de la Construcción filial Misiones y Ratti Construcciones), Rogelio Bertone (titular de LUG Argentina), Gerardo Vallejos (titular de Piporé), Guillermo Fachinello (empresario forestal y flamante titular de APICOFOM), Maria Bower (titular de la Cámara de Mujeres Empresarias de Misiones y empresaria inmobiliaria), Leticia Espinosa (gerencia la constructora de la familia, Alpha Ingenieria SRL y preside la Comisión de Mujeres de la CEM), Guillermo Vázquez (titular de Consultora Misionera, que construye la emblemática Torre Aymará y otros emprendimientos), Carlos Beigbeder (titular de la Cámara de Comercio de Posadas y de la distribuidora JB) y Fernando Vely, comerciante, integrante de la Cámara de Comercio posadeña, y conocedor de las negociaciones con Nación por beneficios de fondo para recuperar competitividad.
En este nuevo debate de fin de año, la conclusión principal fue dura: “Va a ser muy complicado mantener el empleo el año que viene”.
Este año decidimos convocar a una mayor cantidad de empresarios, sumar voces. Armamos una suerte de ronda donde no faltó el mate y alguna chipa. Queríamos escucharlos y que interactuaran entre ellos (algunos no se conocían personalmente), tratar de sacar conclusiones de cara a un 2019 que preocupa a cualquiera.
Así fue surgiendo el relato de un año cambiante como pocos. Porque el 2018 arrancó de una forma –economía creciendo poco, pero en ascenso- hasta que en mayo empezó la corrida cambiaria, la disparada de las tasas de interés, los pedidos de auxilio al FMI y las marchas y contramarchas de un equipo económico que no parece acertar con la receta.
Los empresarios coincidieron. Termina un año durísimo, pero lo peor podría estar por venir y habrá que trabajar mucho desde todos los sectores para seguir sosteniendo el empleo.
En otras palabras, que la recesión no se transforme en una crisis más aguda aún y comience lo que hasta ahora la provincia de Misiones pudo evitar en estos últimos años de una economía de “vacas flacas”: los despidos masivos y repetidos en empresas de distintos sectores.
La reunión se realizó un día después de una noticia que impactó a todos. La firma Dass despidió a 175 empleados de su planta en Eldorado, el mayor recorte de una sola empresa misionera en la era Macri.
La reunión comenzó al final de la tarde y después de una fuerte lluvia. Nada mejor que comparar nuestras notas y apuntes sobre aquel encuentro a finales del 2017, con este cónclave 12 meses después para entender la difícil situación que enfrenta la economía misionera (y argentina).
En el debate 2017, el título que elegimos para darle marco a ese encuentro fue: “Queremos crecer y generar empleo”. Estuvieron Fernando Vely, Gerardo Díaz Beltrán y Pablo Ratti. La economía ya había superado la recesión corta (en V) de los primeros meses de Macri en el Gobierno y por delante había perspectivas de un crecimiento suave, que si bien no generaba un boom ni un gran entusiasmo, alcanzaba para ponerle buena cara al año entrante. El resto eran expectativas y ganas de ir hacia adelante, tan importantes para la evolución de la economía.
Esta vez no hay por delante perspectivas positivas
Esta vez, la principal conclusión que se puede compartir es la de la honda preocupación de los empresarios por una economía que está en plena recesión, con una caída del consumo y unas tasas de interés que están ahogando a las pequeñas y medianas empresas.
¿Qué piden los empresarios para mantener el empleo?
Si hubiera que hacer una lista de lo que los empresarios juzgan necesario para poder mantener el empleo, sin dudas esa lista incluiría:
1) Bajar las tasas de interés en forma urgente
2) Bajar las cargas impositivas al trabajo (no los salarios) en forma permanente, pero si no se puede, al menos hacerlo en forma transitoria
3) Disminuir la presión impositiva del fisco nacional y provincial
4) Tener una política económica más acertada en el rumbo, donde prevalezca lo productivo y no poner la prioridad en lo financiero.
El tono con la gestión del presidente Macri fue muy crítico en todos. Pero eso sí, nadie pareció extrañar que vuelva Cristina Kirchner. “A mí Macri no me gusta, pero si se presenta Cristina, voy a volver a votar a Macri”, dijo uno de los presentes. De todos modos, uno de los empresarios aseguró -con información fresca- que Macri no buscará su reelección porque “pierde”.
Tasas de interés que “matan” a las pymes
“Las tasas de interés nos están matando”, coincidieron casi todos, que padecen desde hace tiempo la receta del Banco Central de poner unas tasas de interés altísimas para calmar la corrida cambiaria.
Los empresarios vinculados a la construcción explicaron que la caída de las inversiones en obra pública está agudizando la crisis de empleo en el sector y que el panorama es desalentador, sobre todo teniendo en cuenta la falta de fondos para obras en el Presupuesto 2019.
“Achicamos mucho el plantel de personal y no habrá posibilidades de recuperar si no hay un cambio en esta situación”, explicó Leticia Espinosa. La joven empresaria agregó que los certificados de obras se pagan con un retraso importante y a las empresas les genera un cuello de botella financiero imposible de afrontar con las actuales tasas de interés.
“Es un año difícil, la devaluación subió los costos muchísimo y las obras presupuestadas a un determinado monto, cambiaron”, explicó Ratti, quien tiene a su cargo la reforma principal del aeropuerto de Iguazú.
“La tasa de cambios fluctuante complicó los presupuestos. Vos hacías un presupuesto y a la semana estaba desactualizado. El hierro subía un 9,5% por semana, una locura. Los proveedores, el producto estaba atado al dólar y el dólar bajaba y el precio del producto no”, describió Guillermo Vázquez.
La yerba, algo mejor
Los representantes del sector yerbatero, algo más aliviados que el sector de la construcción, adhirieron sin embargo a la dificultad que generan las altas tasas de interés. Sobre todo en un sector que está muy endeudado con el sistema financiero desde hace tiempo.
“El tipo de cambio más competitivo ayudó, sin dudas, pero no hay que perder de vista que nos impusieron nuevamente las retenciones, eliminaron los reintegros y ya estamos trabajando con un tipo de cambio e 32 pesos y los costos subiendo, la competitividad se va licuando rápidamente”, explicó Vallejos, que de todas formas cerró con una sonrisa un 2018 donde Piporé creció mucho en el mercado interno y es una de las tres principales exportadoras de yerba (junto a Amanda y Grupo Kabour).
La presión impositiva
A la hora de pensar en medidas para paliar la crisis, todos coincidieron en que las empresas de todos los tamaños, pero principalmente las pequeñas y medianas necesitan, sí o sí, de un alivio en la presión fiscal.
“Pero no hay que hacerse muchas ilusiones, el Gobierno nacional está muy apretado para llegar al Déficit Cero y necesita cobrar todos los impuestos que pueda. Ahora bien, si ahogan a las empresas y empiezan a cerrar y despedir, a quien le va a cobrar esos impuestos?”, reflexionó un empresario del rubro comercial.
Todos pidieron además un alivio al Gobierno de la provincia por el lado de Ingresos Brutos. “Hay que empezar a bajar los impuestos a los Ingresos Brutos, tenemos una de las presiones impositivas más altas y en el actual contexto se hace imposible pagar impuestos, algunas empresas tienen que elegir, sueldos o impuestos, no hay plata para pagar ambas cosas”, explicaron.
A continuación, algunas de las sentencias de cada uno de nuestros invitados en este debate de Economis. Un buen reflejo de la cambiante economía argentina, que deja en el aire una pregunta: ¿Cómo será y qué se dirá en el tercer debate a finales del 2019?

1.Carlos Beigbeder, presidente de la Cámara de Comercio de Posadas “Mantuvimos la cantidad de empleados, pero ahora vamos a tener que hacer recortes que es lo último que uno quiere hacer”
“El consumo se cae, la gente empieza a buscar segundas marcas, si salía al restaurante y tomaba un vino, hoy toma jugo. Si salía todos los fines de semana, hoy lo hace un fin de semana sí, y uno no. Nosotros nos mantuvimos en cantidad de empleados, pero ahora vamos a tener que hacer recortes que es lo último que uno quiere hacer”.

2. Gerardo Vallejos, presidente de Cooperativa Piporé: “Hace seis meses pagábamos de luz 100 mil pesos, hoy viene 600 mil pesos”
Para nosotros fue un año bueno, hemos tenido un crecimiento en el mercado interno que se nota en las estadísticas. Somos desde hace unos 40 años, exportadores muy fuertes de yerba, el 40% de nuestras ventas son de exportación. Eso nos dio una tranquilidad muy fuerte al principio, suave después y, efímera al final. La alegría nos duró poco. El Gobierno nos aplicó una retención de 3 pesos por cada dólar que exportamos. Estamos cerrando el cambio a un dólar de 32 pesos, aproximadamente. Eso nos ha hecho bajar mucho la rentabilidad y el plan de inversiones que teníamos para seguir creciendo. Hace seis meses pagábamos de luz 100 mil pesos por toda la planta, hoy viene 600 mil pesos, en una localidad donde de las 24 horas, catorce hay cortes de luz y tenemos generadores que tenemos que pagar el combustible a un precio altísimo, para que nuestra producción siga marchando.

3 María Bower, Presidenta de la Cámara de Mujeres Empresarias de Misiones: “La sensación es que hay un desinterés en Buenos Aires cuando conversamos sobre medidas para paliar la situación”
En la cámara, la sensación es que el sector más golpeado es la construcción. Muchas de las empresas de construcción están golpeadas fuertemente, hubo despidos porque no se puede sostener la actividad de esta manera. El rubro inmobiliaria también es un área que está muy golpeada, la sensación es que hay un desinterés desde Buenos Aires cuando conversamos sobre medidas para paliar la situación.

4 Rogelio Bertone, presidente de LUG Argentina: “La política del Gobierno beneficia claramente a alguien en perjuicio de los que producimos en la Argentina”
“Nosotros arrancamos hace unos seis años, cuando el Gobierno dijo: “Ponemos el 35% de aranceles a la importación de luminarias LED y resulta que después lo bajaron a 18%. Hoy lo que es un componente importante de una LED como la fuente, bajó el arancel a 10%. La política del Gobierno beneficia claramente a alguien en perjuicio de los que producimos en la Argentina. Nada de esto viene sucediendo por casualidad, hay errores en las decisiones, pero hay otras medidas que son intencionadas.

5 Fernando Vely, Ex presidente de la Cámara de Comercio de Posadas: “Tuvimos 9 meses de caída en las ventas, en términos reales y en unidades”
Fue duro el 2018, lo único que se puede rescatar fue el primer trimestre, después de eso tuvimos 9 meses de caída en las ventas, en términos reales y midiendo unidades. ¿Se terminaron las asimetrías? Vos podés corregir la asimetría con un tipo de cambio alto con Brasil, porque Brasil tiene una estructura impositiva similar, donde están formalizados, incluso más que nosotros. Pero acá tenemos a China-Paraguay, donde tienen mucho margen para bajar. No se va a solucionar sin un arreglo de fondo, quizás haya sectores que no convengan, pero la realidad es que si ellos tienen ganas, desploman los precios a la mitad, Para finalizar, Comercio cerró una paritaria del 45% con un bono, que es imposible de pagar para muchos.

6 Rubén Henrikson, Directivo Rosamonte: “El costo financiero, a la cadena de la yerba se le hace imposible”
“La yerba fue creciendo algo con respecto a los años anteriores, pero tenemos un costo muy alto que es el costo financiero, que es la queja de todo el mundo. Con ese costo financiero, a la cadena de la yerba se hace imposible. Quizás las cooperativas están un poco mejor porque se pueden apoyar en sus socios que entregan la materia prima”.

7 Pablo Ratti, Presidente de Ratti Construcciones . Las tasas complicaron más que la devaluación
“Después de la devaluación todo se incrementó y nos complicó a todos. Esto se notará un poco el año que viene, no va a ser fácil continuar, porque las tasas altas condicionan totalmente. Una Pymes no puede trabajar así, las tasas altas impactaron más que la devaluación”.

 

 

fuente: economis

Anuncios