Acordaron la distribución de los 11,50 pesos que fijó el laudo. Pero consideran que el monto los somete a la pobreza. Vuelven a lamentar el papel que juega en Inym en beneficio de la industria y del precio en góndola en los supermercados del país central, en detrimento de la producción.

Posadas (miércoles 3 de abril). Con un fuerte rechazo discursivo pero sin definir acciones, la asamblea de productores yerbateros que se reunió el martes en San Pedro decidió acatar el precio fijado a través del laudo de la Nación que benefició a la industria en detrimento de la producción.
Fue una asamblea tensa, con acusaciones cruzadas donde se reprocharon las pertenencias partidarias en un año electoral y no hubo consenso para definir las anunciadas medidas de protesta en rechazo a los 11,50 pesos que estableció el Gobierno Nacional para el kilo de hoja verde de yerba mate en lugar de los 13,50 pesos que los productores mantenían como piso, en un reclamo al que se habían unido la mayoría de los pequeños productores de yerba mate, con pocas disidencias.
El desencuentro de los productores jugó a favor de la industria, que logró -una vez más- mayores márgenes de ganancia. Y del Gobierno nacional, que volvió a favorecer al sector más poderoso de la cadena productiva de la yerba mate. De todas maneras, era probable que el precio sea más beneficioso para la industria que para los productores ya que el titular del Instituto Nacional de la Yerba Mate, Alberto Re -el hombre del exgobernador radical Ricardo Barrios Arrechea dentro del Inym- adelantó la posición oficial al declarar que siempre, unos quieren pagar menos y otros, quieren cobrar demás, poco después que el desacuerdo de la sesión de fijación de precios en el Inym trasladó la decisión al laudo de Agroindustria.
Un dirigente yerbatero advirtió en ese mismo momento la posición del Gobierno, confirmada este lunes con la publicación de los valores de la yerba mate en el Boletín Oficial. “Te dije que Alberto Re dijo en una entrevista con radio República que queríamos cobrar demás; se le escapó, porque en todo momento jugó a ser imparcial pero finalmente sentó su posición, otra vez del lado de la industria y de los consumidores porteños, sometiendo a los productores y al resto de la cadena productiva a una situación de miseria”, recordó el productor al cronista de Misiones Plural, consultado para esta nota.
De esta manera, entiende, la misión de Alberto Re, puesto en ese cargo por el Gobierno de la Nación, es cuidar el precio de la yerba en góndolas, “para que los porteños paguen menos”. Poco después, la prensa porteña -incluida la prensa progresista- a alertaba a través de la televisión que los productores habían recibido 65 por ciento de aumento, una cifra que parece escandalosa cuando la presentan sin contexto.
Este martes en San Pedro, la Asamblea sacó un documento donde se comprometieron a cumplir “a rajatabla el reparto de los 11,55 pesos del laudo” que los somete a la “pobreza y la indigencia social”, dijeron.
En ese sentido, acordaron 1,75 pesos libre por kilogramo de hoja verde cosechada para los trabajadores y 2,80 pesos para los cuadrilleros, incluido en ese monto el costo de la corresponsabilidad gremial -incluye transporte de personal y de la yerba, pago de capataz y gastos varios- y los 7 pesos restantes para los productores -en plata- “para construir un precio desde el sector más débil de la yerba mate para poder salir a trabajar, donde cada uno nos comprometimos a cumplir a rajatablas” los 11,50 pesos del laudo de la Nación.
También repudiaron “rotundamente la miseria que nos impone el Estado nacional con las malas políticas agrarias y en particular de nuestro sector”, según expresa la nota que difundieron.

RP – Misiones Plural