Ratier Berrondo fue el claro ganador del debate preelectoral que el miércoles se realizó en el Club de la Política que se emite por Canal 4 Posadas. Participó junto a les candidates López del PO, Balán de la Renovación y Esper del FPays. Fue el único que dirigió sus intervenciones a la gente común mientras les otres tres le hablaron a los ya adherentes. Las consignas y las descalificaciones sólo alimentan lo que Artemio López llama la audiencia redundante.

Viernes, 26 de abril de 2019. El anti-macrismo y su nuevo ensayo neoliberal fallido se coló en el debate por las elecciones provinciales del 2 de junio que moderó en El Club de la Política, que se emite por Canal 4 de Posadas, el periodista Guido Encina.
Convocados para debatir propuestas y el diagnóstico de la realidad provincial, estuvieron en el programa que se emite los miércoles las candidatas de la renovación, Soledad Balán y del Partido Obrero, Flavia López, y los candidatos Jorge Ratier Berrondo de Juntos por el Cambio y Mario Esper por el Frente Popular.
Es sabido que los debates preelectorales y sobre todo si se emiten por televisión tienden a potenciar las consignas sin profundizar en argumentos ni intentar examinar los pros y contras de las propuestas de los adversarios. Después del debate Macri – Scioli en 2015, en la Argentina al menos, los debates perdieron sustancia. Hay una vasta literatura sobre las estrategias de comunicación que incluyen los debates como táctica y por supuesto abundan los análisis de cómo Macri se impuso a Scioli, no sólo gestualmente sino por frases descalificadoras como “en qué te han convertido Daniel” y la referencia a 678, mientras sus promesas contradictorias con su propia trayectoria como jefe de Gobierno en la CABA quedaban en la penumbra.
De todos modos, los debates o las discusiones si se quiere en programas de la televisión siempre enriquecen. Y aunque no se traten de un Boca – River, dejan ganadores, o empates y por supuesto perdedores. Por supuesto que la evaluación también tiene perspectivas. ¿Qué pretendía el candidato? ¿Cumplió sus objetivos?
Pero la evaluación desde los comandos de campaña es diferente al enfoque que prioriza lo que dejó el debate en el oyente, que será un votante y que vive en una sociedad que más allá de las diferencias de clases y de las diversidades culturales, está atravesada por un “sentido común” de época.
Desde este punto de vista, Ratier Berrondo, el candidato del PRO fue un claro ganador del debate del miércoles en el Club de la Política, por la sencilla razón de que fue el único que dirigió sus intervenciones a la gente común, digamos el independiente, mientras les otres tres le hablaron a los ya adherentes. Las consignas y las descalificaciones sólo alimentan lo que Artemio López llama la audiencia redundante.
López y Esper con las conocidas consignas críticas al gobierno nacional eludieron el debate de diagnósticos y propuestas sobre la realidad provincial que vanamente el moderador intentó poner en el centro de la discusión.
Hablar de “complicidad” o de “relaciones carnales” entre el gobierno provincial con el nacional, sólo despierta aplausos al interior de sus agrupaciones. Para colmo, la trotskista desacomodó a Esper cuando amplió esa denuncia de cómplices al Pays por haber votado el Presupuesto y el Pacto Fiscal. Vano y un paso en falso fue la respuesta del kirchnerista al intentar despegarse del partido que es columna vertebral del Frente que integra con el sello del Partido Solidario que integra Unidad Ciudadana.
La candidata del Frente Renovador no pudo evitar quedar atrapada por el encuadre nacional que impusieron los dos opositores mencionados. Fue un desliz político y hasta doctrinario admitir, que “es difícil provincializar el debate porque es imposible despegarse de crisis nacional”. Ese sinceramiento empequeñeció el valor de sus palabras cuando resumió las acciones que bancó el gobierno de Hugo Passalacqua para mitigar los efectos de la recesión.
Ratier Berrondo, quizá interesado en despegarse de Macri, fue el único que tuvo argumentos y llevó el debate a lo provincial. Por eso no es arriesgado sostener que fue el ganador de la noche, además del Canal 4, abierto a todas las voces y cargado en su grilla de programas políticos.
Algunos contrastes
El moderador preguntó si están vigentes las categorías izquierda y derecha para entender las ideologías a más de dos siglos de la Revolución Francesa.
Tomó la palabra Ratier Berrondo para reflexionar sobre las nuevas ideologías que mezclan precisamente las categorías que también se remiten a la obra de Adam Smith. Consideró que hay una predominancia de centro si se abordan desde una perspectiva humanitaria y que puede ser diferente si el análisis es más económico. Coherente con lo que subyace en dar por superada la contradicción izquierda – derecha como motor de la historia hizo referencia a los avances tecnológicos que en el siglo XXI generan subjetividades explícitas en lo que se llama milenials que modifica los paradigmas en “avanzar en el bienestar común”.
Lo interrumpió Esper, pero lejos de argumentar respondió con consignas: como que el neoliberalismo no busca el bien común, sino la destrucción del aparato productivo, la desocupación, la inflación como ideología
En la misma sintonía la trotskista sostuvo la vigencia de las categorías y remarcó que la revolución es de izquierda que asoció al compromiso con los trabajadores mientras dijo que la derecha gobierna en beneficio propio no para el bien común.
La heladera como metáfora
Otros de los contrapuntos que protagonizaron Ratier Berrondo y Esper se dio por la crisis nacional. Mientras el candidato del PRO admitió que la situación del país está muy difícil y nadie puede negarla al mismo tiempo se diferenció del kirchnerista por “negacionista”.
Quedó flotando el interrogante si hoy la situación está mal porque se ha perdido el paraíso.
Esper pasó a la ofensiva al señalar que la diferencia para la gente está en la heladera. De esa manera eludió el debate por la inflación y sus causas que era lo que pretendía analizar Ratier cuando hizo referencia a la emisión descontrolada durante el gobierno anterior.
El marketing se termina en la heladera insistió Esper para redoblar la apuesta y sostener que la crisis no es un error ni que el gobierno de Macri tenga buenas intenciones sino que beneficia a grupos económicos y mencionó a Caputo como remate categórico.
Cuando podía López metía a todos en la misma bolsa y no coincidió con el moderador que habló de cierta anomia en la sociedad. Aseguró que la lucha está en las calles y que los planes sociales no alcanzan.
Balán tuvo una intervención oportuna al rescatar las medidas que en Misiones se tomaron para paliar la crisis, pero lejos de sumarse a la descalificación del clientelismo y los punteros, elogió el trabajo que hacen en los barrios como referentes y gestores de ayudas en los problemas cotidianos que llegan hasta la organización de un funeral. Puso así en valor su trayectoria como militante de Techo la ONG que en los últimos años dio respuestas concretas a los más necesitados.
Federalismo, gestión e institucionalidad
La insistencia del conductor en provincializar el debate llevó a Ratier Berrodno a subrayar que claramente las elecciones del 2 de junio son provinciales. Propuso hablar de números para no hablar sin sustento. De todos modos aclaró que los números fríos son referencias para comprender la realidad. Observó así que los niveles de pobreza fluctúan permanentemente y reflexionó que no salimos de la misma situación que lleva años. Sin negar que hubo avances, mencionó el agua potable y la salud pública, cuestiones en las que afirmó “no se ha avanzado en soluciones definitivas… nosotros desde Juntos para el Cambio tenemos otra mirada, que está expuesta para que la sociedad decida”.
Destacó en ese sentido que en algunos temas las provincias y municipios tienen responsabilidades de gestión y que existen problemas estructurales sin solución. Subrayó que uno de esos problemas es el atraso en la coparticipación y recordó que a fines de los 80, Misiones tuvo una mala negociación y quedó atrás y hoy tiene casi un punto menos que otras provincias con la misma cantidad de habitantes. En consecuencia consideró que esa discusión por el sistema federal debe sumar a todos en la provincia reconociendo que siempre los gobiernos nacionales sometieron a las provincias.
El moderador orientó entonces el debate a la construcción del federalismo y la significación del misionerismo que caracteriza a la Renovación.
Pero Esper volvió a retrucar con eslóganes para tratar de diferenciarse y volver a denunciar a la Renovación de “cómplice” de las políticas de Macri y de tener relaciones carnales. Consideró que es la lectura necesaria “desde el momento que la Renovación ha votado a todo en el Congreso Nacional, a todas las medidas de ajuste y entrega, todo el paquete socio económico, nivel de relaciones carnales con gobierno de Macri…Misiones no es una isla, no compartimos la idea de misionerismo.”
López sin embargo lo corrió por izquierda cuando recordó que si bien es cierto que la Renovación acompañó las medidas de ajuste “también me parece que la complicidad es del Pays que también ha votado el presupuesto en la provincia y el pacto fiscal. No tiren la pelotita afuera que también son responsables”, remató
Por reflejo autodefensivo Esper quedó aún más descolocado al diferenciarse del Pays. “Este es Frente, no el Pays, que tiene dos meses de vida”.
En la intervención anterior, Ratier le dio una lección del significado de la democracia y de respeto al pronunciamiento popular. Cuando hizo referencia a las diferencias en las ofertas electorales había agregado que son puestas a consideración de la sociedad, que elige “después respetamos esa decisión, si gana el Frente Renovador respetaremos, no nos dedicamos a acusar ni a hablar mal, sino a ayudar en la gestión y dar gobernabilidad”.
Le hablaba a la gente, que sabe que pierde siempre si hay caos. Hay una lección histórica reciente, en 2001. La calle volteó un presidente, pero los costos lo pagó el pueblo.
Esta actitud colaborativa, de respeto a lo que elige la gente volvió a estar en el debate más adelante. Ratier Berrondo abogó para avanzar en acuerdos después de las elecciones y llevar adelante algunas leyes. Y volvió a dar una lección cuando destacó que el debate es necesario, pero sólo sirve si hay voluntad de escuchar al otro y hasta tomar las ideas del otro y al a vez admitir que uno se puede equivocar. E insistió en que buscan el bien común, por supuesto “desde nuestro modo, pero entendiendo que hay otras propuestas”.
Balán aportó en el mismo sentido al expresar “¡Ojalá que podamos construir a partir de las diferencias para el bien común!” y destacó que “en la provincia se vive con más clama gracias a la gestión apelar continuidad al modelo misionerista”.
Cruces que no son diálogos
Encina: “Parece que Misiones es una isla. No hay turbulencias está todo tranquilo”
Ratier Berrondo: Hay estadística Misiones no es la mejor provincia del país, tiene salarios de miseria. Recauda mucho dinero con carga impositiva un 30 a 40% más que las provincias vecinas. El NEA es la región más pobre del país y no es nuevo, viene de muchos años. No hemos sabido salir de esta situación en el país y las provincias. Tiene que ver generar políticas de Estado a mediano y largo plazo y llevarlos adelante y sostenerlos… Rápidamente miramos para otro lado, los vaivenes en las decisiones políticas nos hace no poder salir nunca. El gasto público enorme financiado con emisión a con endeudamiento externo…Darle un plan complementario termina siendo el único, no puede planificar nada. Esos sistemas no hicieron más que aumentar, y cada vez más gente necesita del Estado. Misiones gasta el 60% de su presupuesto en asistencia social y el gobierno nacional más o menos lo mismo.
Esper: ahora hay endeudamiento.
Ratier: Antes con emisión y una inflación que no se medía.
Esper: Tenía heladera llena, ahí están los números. Había científicos, computadoras en las escuelas.
Ratier: Este gobierno se animó a poner el impuesto al sistema financiero. Nadie lo hizo.
Esper: Se llevaron la plata del país.
López: no hay que quitar responsabilidades al kirchenrismo. Busca contener socialmente a las personas como salida electoral. La real alternativa es la lucha en las calles. Pobreza viene desde hace un montón de años…
Encina: Qué reflexión le merece que haya sólo cuatro fuerzas en las elecciones
López: el PO en Misiones es el único coherente. El PRO, la UCR, el Pays, todos salen a despotricar contra la ley de lemas y presentan más sublemas incluso que la Renovación.

debate canal 4 posadas 2

Foto: Gentileza de El Club de la Política – Canal 4 Posadas.